Arden Las Hurdes: cuatro heridos, seis poblaciones evacuadas y al menos 3.500 hectáreas quemadas

La previsión es que "va para largo" y puede empeorar, mezclándose con otro fuego en Monsagro.
|
Miembros de la UME trabajan en Ladrillar (Cáceres)
Miembros de la UME trabajan en Ladrillar (Cáceres)
EFE / Eduardo Palomo

El incendio que arrasa la cormarca de Las Hurdes “va para largo”. El fuego iniciado en la localidad cacereña de Ladrillar ya ha quemado 3.500 hectáreas en la provincia y otras 100 en Salamanca y ha obligado a desalojar seis localidades de la zona, dejando además cuatro operarios heridos. La previsión es que “se alargue durante unos días” y que “hará daño”. El peligro se multiplica dada la cercanía con otro foco, el de Monsagro (Salamanca), donde ya hay 400 vecinos fuera de sus casas.

Lo ha confesado el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que ha puesto el foco en salvar a las personas, refugiadas en pueblos del alrededor, tanto de Cáceres como de Salamanca. “Todo lo que no sea daño a las personas es recuperable... lo demás lo recuperaremos luego”, ha señalado, mientras que sobre el origen del incendio ha dejado claro que “no hay ninguna duda” de que ha sido provocado por un rayo. “No hay que elucubrar más sobre ello”, ha rematado, en unas declaraciones recogidas por Europa Press.

Aunque el incendio afecta a dos comunidades autónomas, se va a instalar un mando unificado que tendrá un único plan de operaciones, instalado en el municipio cacereño de Vegas de Coria. Con este punto de base, trabajan cerca de 300 profesionales y 17 médios aéreos, recursos tantos de la Junta de Extremadura y de Castilla y León, así como del Ministerio de Transición Ecológica, a los que se ha unido la Unidad Militar de Emergencias (UME) con 50 efectivos trabajando en estos momentos, y cuenta con otros 50 para el refuerzo.

A causa del fuego han sido evacuados de forma preventiva tanto Ladrillar, epicentro del fuego, como las alquerías de Aceitunilla, Cabezo, Batuequilla, La Horcajada y Riomalo de Arriba, desalojada este martes por la mañana. En total, más de un centenar de personas, de los que algunos de ellos han sido acogidos en Montehermoso, otros en Ciudad Rodrigo y otros en casas particulares de familiares o amigos, ha señalado la titular de Agricultura y Desarrollo Rural, Begoña García. A pocos kilómetros al noroeste, arde otro punto, Monsagro, con el peligro de que ambos focos se unan si el viento los expande lo suficiente.

El viento juega en contra

Las altísimas temperaturas que está dejando la segunda ola de calor del año, especialmente notable en Cáceres, dificulta la extinción de un fuego que reavivó el viento durante la madrugada. El coordinador regional del Plan INFOEX, Víctor Pérez, ha explicado que hasta las 3:00 pudieron ir consolidando el perímetro, pero después el viento cambió de dirección y reabrió algunas zonas, por lo que preocupa la evolución hacia Nuñomoral y la alquería de Rubiaco.

No ha habido que lamentar, hasta ahora, daños personales. En cuanto a los materiales, la consejera ha indicado que tampoco hay viviendas afectadas, “salvo algún corralón muy pequeñito”, ha destacado la consejera, quien ha descartado que los vecinos evacuados puedan volver en las próximas horas a sus casas, ya que “es un incendio largo”, en el que “por encima de todo está la seguridad”.

Fernández Vara ha advertido que tanto este lunes como este martes están siendo días “muy complicados”, ya que se han tenido que “tomar decisiones que probablemente sean de las más duras” en la lucha contra los incendios, como es la de evacuar poblaciones, ya que “hay que decirle a los vecinos que se vayan de sus casas, y muchos de ellos piensan que no van a volver”.

Castilla y León, nueve focos activos

Actualmente es la comunidad con más incendios activos repartidos principalmente por el sur de la comunidad. En concreto, los bomberos están tratando de sofocar cuatro focos en Salamanca, dos en Ávila y Soria y uno en Zamora.

En Salamanca, el incendio más grave, se estima que ya ha afectado a más de 1.000 hectáreas, se encuentra en Monsagro. En Candelario, por su parte, las llamas han afectado a 500 hectáreas, si bien el incendio se encuentra en nivel 1 de peligrosidad. El resto de incendios en la provincia se encuentran en Miranda del Castañar y Puerto Seguro, ambos en nivel 0 de peligrosidad y donde trabajan medios terrestres para su extinción.

En Ávila, medios terrestres y aéreos trabajan para extinguir dos incendios que se han originado por tormenta eléctrica en Villatoro y Navalonguilla. En Soria, las llamas afectan a los municipios de Soto de San Estaban y Zayas de Bascones. Ambos incendios se encuentran en nivel 0 de peligrosidad y en ellos trabajan medios terrestres y aéreos.

El último incendio activo se encuentra en Vallesa de la Guareña, en el límite provincial entre Zamora y Salamanca. El fuego se ha originado a las 18.38 horas y se encuentra en nivel 0.

500 personas desalojadas en Collado Mediano (Madrid)

El fuego, que ha arrasado hasta el momento unas cincuenta hectáreas de pinar, se ha originado en torno a las cuatro de la tarde y ha obligado poco después al desalojo de la urbanización Reajo del Roble y parte de la de Serranía de la Paloma, ambas junto al embalse de Navacerrada, localidad hacia la que avanzan las llamas.

Según ha indicado el viceconsejero de Interior de la Comunidad de Madrid y director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo, el incendio evoluciona “favorablemente”, aunque queda “bastante tiempo” de trabajo para los bomberos y agentes forestales debido a la ola de calor que azota la región.