POLÍTICA
16/10/2019 17:39 CEST

Interior envía 200 antidistrubios más a Cataluña para hacer frente a los altercados

“Con ello se pretende conseguir mayor seguridad en la gestión de las movilizaciones y facilitar los relevos y el descanso entre los miembros del dispositivo ya desplazados a Cataluña”, ha asegurado Marlaska.

EFE
Antidisturbios frente a manifestante independentista

El Ministerio del Interior desplazará en los próximos días a Cataluña 200 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP, conocidos como antidisturbios) para reforzar el operativo desplegado en los últimos días ante la previsión de altercardos tras la publicación de la sentencia del procés. Fuentes del departamento de Fernando Grande-Marlaska confirman el envío de los nuevos efectivos, que se incorporarán a partir del próximo fin de semana, aunque declinan concretar su número. Estas fuentes aseguran que este refuerzo estaba previsto desde hace tiempo en el plan operativo diseñado inicialmente para reforzar la seguridad de los edificios públicos y las infraestructuras críticas. “Con ello se pretende conseguir mayor seguridad en la gestión de las movilizaciones y facilitar los relevos y el descanso entre los miembros del dispositivo ya desplazados a Cataluña”, recalcan las mismas, que recuerdan que se mantiene la “total coordinación” con los Mossos d’Esquadra.

Hasta ahora, Interior ha enviado a Cataluña 2.000 agentes de policías y guardias civiles. Esta cifra supone una tercera parte de la que Interior envió en 2017 en la Operación Copérnico para hacer frente a la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O. Claro que las circunstancias y misiones son muy diferentes. Ahora los policías y guardias civiles no tienen que ir a los colegios para retirar urnas, y la colaboración con los Mossos d’Esquadra —que aportarán más de 1.000 agentes de sus grupos antidisturbios al dispositivo— se considera asegurada. De hecho, los tres cuerpos policiales están presentes en el Centro de Coordinación (Cecor) que la policía catalana puso en marcha la pasada semana y desde el que se han seguido los últimos días los altercados que se producían para trasladar agentes allí donde se necesite.

En principio, los nuevos efectivos enviados así como los que ya estaban allí se mantienen al margen de los posibles incidentes de orden público, salvo que los mossos se vean sobrepasados y reclamen su ayuda, como ya ha ocurrido estas dos últimas noches. El objetivo principal de policías y guardias civiles siguen siendo los edificios dependientes de la Administración General del Estado —Delegación de Hacienda, comisarías, cuarteles y oficinas de Hacienda—, así como las consideradas infraestructuras críticas de comunicaciones y suministro de energía. Así, la Policía Nacional se a responsabilizado de la protección del interior de la terminal del aeropuerto de El Prat, el puerto de Barcelona y varias estaciones del AVE. Por su parte, la Guardia Civil ha asumido la protección de las zonas de acceso restringido del aeropuerto, la seguridad del puerto y la estación del AVE en Tarragona, y de las centrales nucleares de Ascó y Vandellós.

Photo gallery Las imágenes del tercer día de protestas en Cataluña See Gallery

PULEVA PARA EL HUFFPOST