La Justicia de EEUU publica el documento (editado y con muchos tachones) sobre el registro en la casa de Trump

De las 38 páginas del informe, alrededor de 15 aparecen completamente tachadas.
|
Trump, en uno de sus gestos
Trump, en uno de sus gestos
ANDREW CABALLERO-REYNOLDS via Getty Images

Otra de las peores pesadillas de Donald Trump ha visto finalmente la luz, aunque a medias. La Fiscalía de EEUU ha publicado la versión redactada de la declaración jurada que llevó al FBI a registrar su casa en Mar-a-Lago el pasado 8 de agosto en busca de documentos ‘sensibles’.

No obstante, el texto, de 38 páginas, aparece con innumerables ediciones y mucha información tachada. Cerca de una quincena de las hojas no dejan ver ni una sola letra.

La llamada “declaración jurada” se ha hecho publica con gran parte del texto censurado tras la decisión del juez federal Bruce E. Reinhart, del estado de Florida, donde está el domicilio de ‘los Trump’, autorizara el jueves la difusión de una versión reducida.

El Departamento de Justicia presentó al juez esta versión reducida del afidávit, tras advertir en una audiencia del pasado 18 de agosto los riesgos a la “seguridad nacional” de la divulgación completa del texto. Entre esos riesgos, la Fiscalía alude este viernes a la necesidad de no difundir las identidades de los testigos, dado que “podrían sufrir daños, como represalias, intimidación o acoso, e incluso amenazas a su seguridad física”.

Por ello, el atestado viene firmado por un agente especial del FBI cuya identidad no se revela, como tampoco aparecen alusiones al desarrollo de la investigación ni se pueden leer nombres de esos testigos que declararon contra Trump.

Por contra, sí se detalla el origen del caso, sobre la pelea con Trump para que este devolviese la documentación a la que le obligaba la ley. Tras sus más que reticencias iniciales, cuando entregó los materiales, había 184 documentos clasificados: 67 documentos marcados como ‘Confidencial’, 92 con la categoría de ‘Secreto’ y otros 25 calificados como ‘Muy secreto’.

Según recoge la edición estadounidense del HuffPost, la declaración apunta que es probable que se hubieran encontrado documentos clasificados, así como “pruebas de obstrucción”.

El magnate culpó directamente a los agentes federales de llevarse conscientemente “material que no deberían haberse llevado”, entre los 11 lotes que decomisaron. Trump apunta que le quitaron “cajas de material con el privilegio abogado-cliente y también otro material ejecutivo”.

La primera reacción de Trump: victimismo y más victimismo

El expresidente republicano ha saltado nada más conocerse la versión censurada del informe, asegurando que “no hice nada malo” y que todo es “un ataque político”. Lo de siempre, vamos.

“Básicamente hemos sido atacados, fuimos allanados. Abrieron las cajas fuertes, llevaron a muchos, muchos agentes del FBI, todo justo antes de las elecciones de medio mandato” de noviembre, ha publicado tirando de victimismo en su propia red social, Truth Social, como recoge EFE.

Trump subrayó que la declaración jurada hecha pública está “muy editada” y sin ninguna mención sobre armamento “nuclear” y tachó por ello lo sucedido de “subterfugio total de relaciones públicas por parte del FBI y del Departamento de Justicia”