INTERNACIONAL
17/06/2021 18:31 CEST

La Fiscalía pide un año de cárcel para Sarkozy por la financiación irregular en su campaña de 2012

Aunque solo pasaría seis meses en prisión.

Kiran Ridley via Getty Images
Expresidente de Francia Nicolas Sarkozy.

La Fiscalía francesa ha solicitado este jueves un año de prisión, con seis meses de cumplimiento, para el expresidente Nicolas Sarkozy, juzgado esta semana  por la presunta financiación irregular en su campaña electoral de 2012.

El expresidente está acusado de una supuesta implicación en el ‘caso Bygmalion’, que investiga la falsificación de facturas para que la campaña de Sarkozy se mantuviera por debajo del límite que establece la regulación gala. Los investigadores sospechan que el coste real rondó los 42 millones de euros, ampliamente por encima de los 22,5 millones requeridos.

Los trabajadores del Ministerio Público han recriminado a Sarkozy su “total descuido” en relación a la gestión financiera, razón por la cual solicitan que pase al menos seis meses entre rejas y que pague 3.750 euros de multa.

El exmandatario defendió el pasado martes ante la sala que no estaba al tanto de cuestiones organizativas. Un hecho que ha sido reconocido de forma parcial por la Fiscalía.

Además, otras 13 personas están siendo juzgadas por su implicación en el sistema de doble facturación, en estos casos las penas han ido de los 18 meses a los cuatro años de cárcel y multas por valor de 50.000 euros.

Así, los fiscales han solicitado cuatro años de cárcel contra Eric Césari, exdirigente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) —el partido de Sarkozy—. Para el exdirector adjunto de la campaña Jérôme Lavrilleux, el único que ha reconocido el fraude, los fiscales han solicitado tres años de prisión exentos de cumplimiento y 50.000 euros de multa.

El escándalo también salpica a los fundadores de la firma de comunicación Bygmalion, que es el epicentro de la trama, que han admitido el uso de un sistema de falsas facturas y para los que han pedido 18 meses de prisión exentos de cumplimiento.

Sarkozy ya fue condenado a principios de marzo a tres años de prisión por corrupción y tráfico de influencias, al término de un proceso en el que se concluyó que había ofrecido un trato de favor a un juez a cambio de información privilegiada.