La fotografía salvaje de Tammy Beveridge

La artista se adentra en los lugares más remotos en busca de animales en plena naturaleza para sacar lo mejor de ellos.
La fotografía salvaje de Tammy Beveridge.
La fotografía salvaje de Tammy Beveridge.

Con pasión, trabajo y humildad se puede llegar muy lejos en el mundo de la fotografía. Tammy Beveridge es una mujer que gracias a su maravilloso talento se ha hecho un hueco en el mundo de la fotografía salvaje. Se dedica a viajar y a adentrarse en los lugares más remotos en busca de animales salvajes en la naturaleza para sacar lo mejor de ellos con sus fotografías. Además, ha encontrado en las redes sociales un lugar donde exponer su trabajo de manera muy visual. Publica diariamente en su Instagram imágenes excepcionales de caballos, elefantes o chimpancés.

¿Estudiaste fotografía?

Soy predominantemente autodidacta. A lo largo de los años he tomado algunos cursos aquí y allá. Hace mucho tiempo aprendí que, siempre que fuera posible, debía tratar de pasar tiempo con fotógrafos que tuvieran habilidades y experiencias mayores que las mías, y no temía hacer preguntas en el camino. En mis viajes he conocido a algunos fotógrafos increíbles dispuestos a compartir sus consejos y trucos.

Tomo esos aprendizajes, los combino con el hecho de pasar mucho tiempo estudiando lo que otros están publicando, comparando mi trabajo con el de aquellos de los que aspiro a aprender y descubro que acabo aterrizando en mi propio estilo y arte dentro de la fotografía a lo largo del camino. Mi esperanza es tener dos corrientes de colección dentro de mi galería, una inspirada en el National Geographic (¡porque ese sería mi trabajo soñado!) y otra artística y que atraiga las emociones.

¿Cuándo empezaste a trabajar y cómo?

Me inicié en la fotografía tarde en comparación con otros. Vengo de una familia artística, mi abuela, aunque no sabía leer música, podía tocar cualquier canción que escuchara con en el órgano, mi bisabuela era famosa por su capacidad creativa para hacer a mano edredones en su sótano – mis primos y tanto mi padre como mi hermano tienen habilidades artísticas para dibujar y pintar – siempre me asombraban, deseando poder ser creativa también. Cuando era joven jugué con las cámaras desechables, pero nada serio ni centrado. En mis años de joven adulta, hubo varias ocasiones en las que pensé en coger una cámara.

Cuando me casé pensé en empezar, sólo podíamos permitirnos una cámara entre los dos, y de alguna manera se convirtió en algo suyo en lugar de “algo nuestro”. Después de nuestro divorcio, empecé a salir con alguien que se dedicaba a la fotografía, me volví tímida y lo evitaba, cerca de él me sentía intimidada, y entonces un día pensé ‘¿qué estoy haciendo? Tengo este deseo de hacerlo, ¿por qué estoy permitiendo que otras personas me intimiden para hacerlo?’. Fue entonces cuando cogí una cámara y desde entonces nunca la he dejado. Se ha convertido en una parte de mí.

¿De dónde proviene tu pasión por la fotografía?

Mi fotografía ha evolucionado a lo largo de los años, desde los paisajes de amaneceres y puestas de sol hasta los retratos familiares, pasando por los viajes y la vida salvaje. Al principio eran los amaneceres y las puestas de sol, no me cansaba de ellos, de ver cómo los colores del cielo y del entorno que te rodea cambian ante tus ojos minuto a minuto. Luego, un día salí con mi prima y su hija para capturar imágenes de ellas jugando y divirtiéndose. Fueron esas imágenes las que me hicieron darme cuenta de cuánta alegría se puede recrear con las sonrisas y las risas de la familia. Fue entonces cuando empecé mi negocio de retratos familiares. Publiqué esas imágenes en Facebook y comenzaron a preguntarme si podía hacer fotos de su familia, así que lo hice, ¡y todavía lo hago! A medida que pasaba el tiempo y encontraba oportunidades para viajar por el mundo, fue cuando pensé que había encontrado mi verdadera pasión, la fotografía de viajes. Realicé un viaje con algunos fotógrafos de ideas afines en Francia, ¡combinando nuestra pasión por los viajes, la fotografía y la vida salvaje!

Fue entonces cuando realmente encontré mi pasión. Viajar a nuevos lugares del mundo es la mejor educación en la vida, encontrar nuevas culturas, nuevos puntos de vista sobre la vida. Empecé a centrarme en utilizar mi fotografía para el bien de la naturaleza, y así mi negocio de poner arte en el mundo encontró un propósito. Cuando tienes la oportunidad de pasar realmente tiempo de calidad con animales en libertad, aprendes que son familias como la tuya, se cuidan unos a otros, se protegen, ves cómo se comunican. Funcionan sin tecnología y tienen grandes expectativas sociales. Es innegable ver cómo el ser humano afecta a su existencia cada día.

A menudo, el dinero es el motor de las decisiones y las familias a las que afectamos en la vida silvestre, una vida silvestre que estaba aquí mucho antes que nosotros. Ya sea el comercio de marfil, las capturas de gorilas o las disputas por la tierra sobre cuántos caballos salvajes frente al ganado son aceptables. Hay una necesidad constante de concienciación y espero que mis imágenes ayuden a sacar a la luz lo que corremos el riesgo de perder si no nos damos cuenta.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?

Desde las mascotas de la familia hasta los animales salvajes, todos me hacen feliz, no les importa lo anchas que sean sus caderas o si tienen papada. Soy más feliz viajando a nuevos lugares, capturando diferentes culturas y fotografiando la naturaleza en su hábitat natural.

¿Cómo describirías tu trabajo?

Pura alegría: para mí la fotografía es algo más que hacer una foto. Es rodearme del entorno del que tengo la suerte de ser testigo. Es sentir el aire en mi cara, es revivir los momentos mientras edito las imágenes. Crear arte a partir de la vista que pude capturar, es la alegría cuando alguien se emociona al ver una de mis imágenes colgada en su pared y, en última instancia, es una forma de ayudar a la vida silvestre con una parte de mis ventas que apoya a varios fondos de vida silvestre que trabajan para #helpthewildstaywild.

¿Cómo es tu día a día?

Tengo varios trabajos para poder viajar por el mundo en busca de tierras extranjeras que me lleven a la vida salvaje. Vivo en Canadá, así que o bien estoy volando a la costa este para aterrizar en la playa en avión o helicóptero en la isla de Sable para capturar las familias de caballos salvajes en el “arena-duna en el mar”, o me dirijo al oeste para capturar los caballos salvajes en la costa oeste de Alberta o en los Estados Unidos en diferentes lugares.

Y si no estoy en Norteamérica, me dirijo a tierras extranjeras en busca de las grandes razas de animales que me encantan, como los elefantes en Botswana, los gorilas en Ruanda o la gran migración en Kenia. A nivel local, dirijo mi negocio de fotografía, a la vez que trabajo en una empresa con el sueño de que mi fotografía sea cada vez más un ingreso diario. La clave es que siempre me concentro en hacer crecer esa faceta de mi vida, haciendo crecer mi perfil en las redes sociales y el interés por mi fotografía y mi trabajo artístico a través de la creación de redes y la autopromoción siempre que puedo.

¿Es fácil ser mujer fotógrafa?

La fotografía en general es una industria difícil de reconocer, ya que hoy en día hay tantos fotógrafos increíbles con cámaras digitales y acceso a las redes sociales para crear expectación sobre su oferta… Creo que la clave para cualquier mujer es creer en su trabajo, creer que es tan buena como el siguiente y no renunciar a sí misma. Vale la pena el tiempo y el esfuerzo para ganar impulso y reconocimiento. Ser una mujer artista es fácil, ser aceptada y respetada ha sido reconfortante y acogedor.

Creo que si tienes un talento con una historia que contar, con trabajo duro y persistencia puedes empezar a hacerte notar y hacer algo con tu trabajo. Como fotógrafa que viaja y está in situ, el reto es garantizar mi seguridad. A menudo tengo que tirar de más de un fotógrafo masculino, ya que me siento más segura cuando tengo un guía en tierras desconocidas en las que un hombre podría vagar más libremente. En las sesiones nocturnas debo tener más cuidado. Creo que esto me ha frenado a veces, y he necesitado fuerza interior para hacer un esfuerzo que siempre ha resultado en una gloriosa emoción después de cada sesión.

¿Crees que una mujer tiene las mismas oportunidades que un hombre en el mundo de la fotografía?

Creo que la brecha se está cerrando. En 2019 National Geographic tenía 47 fotógrafas y 67 fotógrafos. Cada vez se trata más de si eres bueno en lo que haces. Necesitas valor para explorar tu punto de vista, tienes que ser capaz de contar tu historia y luego necesitas tenacidad para no rendirte nunca.

¿Cómo concilias el trabajo con tu vida personal?

La vida es una cuestión de equilibrio, pero yo estoy soltera y tengo menos compromisos que otros. Pero también tengo una familia que entiende mis pasiones y, afortunadamente, disfruta de mis locas historias de viajes… así que mientras la cuenta bancaria tenga dinero, y mis facturas estén pagadas, entienden que siempre estaré en busca de una nueva aventura, una nueva cultura, y de alguna manera asegurando que esa aventura me lleve a la naturaleza de una manera u otra. Sin embargo, parte de la razón por la que me divorcié hace muchos años fue porque no sentía que estaba viviendo mi vida plenamente. Debemos ser fieles a lo que es importante en nuestras vidas y vivir eso. Cuando lo hagamos, seremos más felices. Cuando somos más felices, somos más generosos, más resistentes y, en general, mejores personas.

Entrevista publicada por Ana Crespo en White Paper by