Los hombres también tienen su Satisfyer

Los juguetes no son sólo cosa de ellas.
Hombre desabrochándose el cinturón.
Hombre desabrochándose el cinturón.

Todo el mundo ha oído hablar del satisfyer. Este succionador de clítoris ha roto el tabú existente sobre la masturbación femenina y se ha convertido en un fenómeno. Pero ellas no son las únicas que van a poder disfrutar de estos juguetes, ya que ellos ya tienen sus propias versiones, que promete revolucionar la vida sexual de muchos hombres.

Tanto las tiendas eróticas como los portales de comercio electrónico coinciden en que las ventas de los juguetes eróticos se han disparado este año y apuntan a que se trata de uno de los productos más buscados para regalar estas navidades, según datos del comparador de precios idealo.es.

“En el último año ha habido un incremento de ventas en el sector de juguetes eróticos en general. Las personas están más abiertas a incluir juguetes en su vida sexual”, apuntan Kimi Yamada, directora de marketing de Platanomelón. La tienda SexPlace.es ha vendido más de 100.000 satisfyer en todo el mundo, superando por primera vez en la historia a los tradicionales vibradores.

Tras este éxito de la versión femenina, los fabricantes han lanzado los primeros masturbadores Satisfyer destinados a los hombres, que ya empiezan a causar sensación. ¿Qué tienen de diferente estos nuevos aparatos? La tecnología ayuda a simular prácticas sexuales como el sexo vaginal o el oral, algo que no puede hacerse en solitario manualmente.

Estos nuevos juguetes cuentan con un diseño mucho más sofisticado, que nada tiene que ver con los masturbadores tradicionales. Estos tenían una estética más realista, para que el hombre se imaginara que estaba teniendo sexo con otra persona.

Las sensaciones son totalmente diferentes, ya que estimulan el pene de forma distinta, gracias a texturas, presiones, vibración y calor. “La estimulación se concentra en el glande, una de las partes más sensibles del pene, que reúne cerca de 4.000 terminaciones nerviosas”, asegura Mónica Branni, sexóloga de Platanomelón. Toda una aventura.

Satisfyer Men.
Satisfyer Men.

El Satisfyer Men es la versión más básica de este juguete, tiene un cabezal de silicona con diferentes texturas en su interior y funciona a través de un sistema de vacío de aire que ejerce más o menos presión sobre el pene. El hombre siente al usarlo una sensación de placer mezcla entre el sexo oral y vaginal.

Al ser la versión más básica, el hombre tiene que mover su mano como si se masturbara para disfrutar del juguete. La buena noticia es que no necesita ni pilas, ni batería. Se puede comprar por 28,09 euros en Platanomelón.

Satisfyer Men Vibration.
Satisfyer Men Vibration.

Si se busca todavía más placer, existe una versión más sofisticada: el Satisfyer Men Vibration. Gracias a sus vibraciones y su estrechez, el hombre sentirá al usarlo una sensación similar a que le estuvieran practicando sexo oral, ya que tiene una longitud de 7 cm insertables.

Su placer se elevará a niveles inexplorados con los 14 modos de vibración diferentes que incorpora. En este caso, sí es necesario recargarlo con un cable USB que viene incluido. Se puede comprar por 32,49 euros en Platanomelón.

Satisfyer Men Heat Vibration.
Satisfyer Men Heat Vibration.

La versión más completa de estos nuevos juguetes —y la más vendida— se llama Satisfyer Men Heat Vibration. La gran diferencia radica en que incorpora el efecto calor para que la sensación al usarlo sea todavía más placentera.

La temperatura del juguete puede llegar a alcanzar los 40 grados. El aparato tarda en calentarse unos 5 o 7 minutos desde que se activa, pudiendo disfrutar del aumento progresivo de la temperatura. Cuenta con tres niveles de calentamiento, que el hombre puede ajustar a su gusto.

Además de calor, este masturbador cuenta con 70 combinaciones de vibración, muchas más que la versión anterior, ofreciendo diferentes sensaciones que nunca antes había sentido. Se puede comprar por 45,99 euros en Platanomelón.

¡A disfrutar!

9 beneficios del orgasmo
11 cosas que siempre quiso saber sobre el sexo lésbico pero nunca se atrevió a preguntar