¿Y si fuera mejor usar el bidé que gastar en papel higiénico?

Entérate: el agua es la mejor opción para limpiar esas zonas.

Hasta que el papel higiénico se convirtió en uno de los protagonistas de la cuarentena y en carne de meme, pocos se acordaban del bidé.

Aunque son muy populares en ciertas partes del mundo, como en Japón, en España, antes del coronavirus, no vivían su mejor momento.

Sin embargo, durante las últimas semanas las búsquedas de bidés en internet se han disparado para encontrar una solución a la escasez de papel higiénico, provocada, a su vez, por una elevada demanda de este producto.

Como el renovado interés por los bidés es evidente, la edición estadounidense del HuffPost ha recopilado toda la información que necesitas.

¿Qué es un bidé y qué ventajas tiene?

Un bidé es un aparato que dispara agua en las partes bajas después de haber ido al baño y que ofrece una limpieza más exhaustiva que el papel higiénico.

Si todo el mundo usa agua para limpiar el resto de su cuerpo, ¿por qué papel higiénico, y más siendo esas zonas en concreto?

La doctora Samantha Nazareth asegura que al utilizar solamente papel higiénico, no limpias todos los residuos de heces, pero que si lo complementas con un buen chorro de agua, te aseguras de limpiar lo que queda y evitas posibles irritaciones en el ano.

“Al frotarte muchas veces con papel higiénico puedes irritarte la piel del ano, pero los bidés te permiten limpiarte sin frotar”, explica Nazareth.

Si todavía no te convence la idea, piensa en la cantidad de bacterias fecales que se adhieren a tu móvil, sobre todo si eres de los que se llevan el móvil al baño para no aburrirse.

El agua es la mejor opción para limpiar esas zonas, coincide la obstetra-ginecóloga Kecia Gaither, sobre todo en el caso de las mujeres. “Para las mujeres que están con la regla, es una gran ayuda para limpiar la zona perianal. Para las embarazadas o para cualquier persona con hemorroides o con problemas gastrointestinales, es mucho mejor limpiarse con una corriente de agua cálida en vez de irritar más la zona con papel higiénico”, apunta.

¿Es más fácil usar un bidé que el papel higiénico?

Para quienes sufren problemas de movilidad, ciertas discapacidades o acaban de dar a luz, limpiarse con papel higiénico no siempre es una opción.

Si acabas de dar a luz o sufres problemas cutáneos, el agua es una solución más agradable. Pero cuidado con pasarse. Nazareth advierte de que el agua del bidé no debería resultar incómoda ni demasiado fuerte, sobre todo si tienes la piel irritada o úlceras.

Y al igual que es importante limpiarse de delante hacia atrás con el papel higiénico, también deberías apuntar el agua del bidé hacia el ano y no hacia la vagina para evitar que penetre materia fecal y te provoque una infección. Si no puedes ajustar el ángulo del grifo de tu bidé, el remedio es tan sencillo como sentarte al revés.

¿Es más respetuoso con el medioambiente un bidé que el papel higiénico?

Tal vez estés pensando que las toallitas húmedas solucionan los defectos del papel higiénico y, en parte, es cierto. También es cierto que estas toallitas, aunque en el envase ponga que son desechables por el inodoro, forman atascos en las cañerías y pueden generar grandes problemas. Si no te lo crees, pregúntales a los londinenses del área de Whitechapel.

Y aunque el papel higiénico se deshace con facilidad y no suele ocasionar problemas en las cañerías, tampoco es muy bueno para el medioambiente.

Según la asociación nacional de fabricantes Aspapel, en España se consumen 690.000 toneladas de papel higiénico cada año, con el consiguiente coste ambiental que provoca en árboles talados, agua y lejía empleada en su producción.

¿Es más rentable un bidé a largo plazo?

Si cada consumidor español gasta 81 rollos anuales de media, solo hay que hacer cálculos para ver que, a la larga, una familia acabaría amortizando el bidé si renunciara al papel higiénico.

¿Se puede combinar papel higiénico y bidé?

Si no quieres esperar a que se te seque al aire libre y no tienes un bidé de los modernos con secador incluido, probablemente necesites seguir manteniendo el papel a mano.

Quizás hayas visto que algunas personas guardan una toalla cerca para secarse, pero ahora más que nunca, conviene extremar la higiene y secarse con papel, aunque con moderación.

¿Qué diferencia hay entre un bidé y un bidé acoplable?

Al grano: un bidé es un aparato independiente con uno o varios grifos que se instala en el baño. Algunos bidés modernos incluyen distintas configuraciones de disparo de agua, secador, luces y hasta Bluetooth.

Por otra parte, existen bidés acoplables o portátiles que se instalan en el váter para que disfrutes de los beneficios de un bidé sin que tengas que reformar todo el baño. También vienen con opciones como control de temperatura y de potencia, configuración electrónica, etcétera. Depende de lo que estés dispuesto a pagar.

En resumen, y por si todavía no te has convencido: los bidés son una alternativa superior al papel higiénico, ya que tienden a ser más higiénicos, cómodos, ecológicos y baratos a largo plazo.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido y adaptado del inglés por Daniel Templeman Sauco.

12 rincones de casa que deberías limpiar con más frecuencia