Mucho más que un beso: el amor de los Macron con el que derriban prejuicios

La historia de amor de Emmanuel y Brigitte sigue fascinando a medio mundo.
El presidente Emmanuel Macron celebra su reelección junto a su mujer, Brigitte Macron, a los pies de la Torre Eiffel.
Jean Catuffe via Getty Images
El presidente Emmanuel Macron celebra su reelección junto a su mujer, Brigitte Macron, a los pies de la Torre Eiffel.

Emmanuel Macron será, por segunda vez consecutiva, el inquilino del Elíseo durante los próximos cinco años. Una victoria que ha sido recibida con alivio por el resto de Europa pero, sobre todo, ha sido festejada con alboroto por el protagonista y su familia, especialmente su mujer, Brigitte Macron, con la que a lo largo de la noche tuvo numerosos gestos de complicidad, cariño y ternura.

De entre ellos, algunos medios franceses han coincidido en destacar uno muy especial: rodeado por su equipo, Macron esperaba los resultados de las elecciones y en el momento en el que se enteró de su victoria, su primera reacción fue besar tiernamente a su mujer, mientras ella se tapaba la cara para disimular su emoción. La foto del momento fue captada por Tristan Bromet, el jefe de gabinete de la primera dama.

La imagen también fue difundida por Soazig de La Moissonnière, la fotógrafa oficial de Macron: el mismo momento pero desde distinto ángulo.

Tras la euforia de esos primeros instantes de la noche electoral —vividos en cierta intimidad— la pareja puso rumbo al Campo de Marte, donde aparecieron caminando cogidos de la mano, rodeados de niños y al son de la Oda a la Alegría. Después, en una estudiada escenografía, el matrimonio celebró a los pies de la Torre Eiffel el triunfo del presidente de Francia, entre tiernos gestos de amor que, además de una estrategia de comunicación muy americana, son un gesto de orgullo y admiración entre la pareja, y un reconocido agradecimiento por parte de él, pues ella es una de las piezas fundamentales en la victoria de Macron.

La historia de amor que rompió prejuicios

Tras la noche vivida ayer en París, la historia de amor del matrimonio Macron se ha vuelto a colocar en el foco de titulares e imágenes echando por tierra todo tipo de prejuicios sociales atribuidos a la diferencia de edad entre ellos: Emmanuelle tiene 44 años y Brigitte, 69.

Se casaron en 2007, pero la relación entre ellos comenzó mucho tiempo atrás, cuando Brigitte era profesora de literatura y teatro de Emmanuel en el colegio jesuita La Providence de la ciudad de Amiens. Entonces él era un adolescente de 15 años y ella una señora casada y con tres hijos. Entre la clandestinidad y el rechazo familiar y social vivieron sus primeros años de amor. Hasta que ella logró el divorcio en 2006.

La confirmación de la candidatura del joven carismático Emmanuel Macron en noviembre de 2016 a las elecciones presidenciales de Francia sacó a la luz las luces y sombras del matrimonio, poniendo en cuestión la sinceridad de esa relación.

Cinco años después, el nombrado presidente de la república francesa de nuevo —es el primero que es reelegido desde que en 2002 se abrevió el mandato de 7 a 5 años— y su mujer siguen fascinando a medio mundo, derribando tabúes y enterrando convencionalismos de género.

Macron, reelegido como presidente de Francia

Sugiere una corrección