TENDENCIAS
07/06/2019 18:00 CEST | Actualizado 07/06/2019 18:58 CEST

Muere Chicho Ibáñez Serrador, creador del 'Un, dos, tres...', a los 83 años

El realizador ingresó de urgencia en el hospital por una infección de orina.

TVE

El realizador Narciso Ibáñez Serrador, más conocido como Chicho Ibáñez Serrador, falleció este viernes a los 83 años. Su familia lo ha comunicado a través del Twitter oficial de Prointel, productora creada por el propio Chicho en 1970. El célebre cineasta había ingresado de urgencia en el hospital por una infección de orina.

Ibáñez Serrador padecía desde hacía más de diez años una enfermedad degenerativa que lo obligó a vivir su última etapa en silla de ruedas y que le hizo dejar su carrera a un lado. También hizo que tuviese que reducir sus apariciones públicas.

En una entrevista concedida hace dos años a PAPEL, Ibáñez Serrador aseguró que no tenía miedo a la muerte, sino al fracaso. “Soy creyente y no quiero imaginar que todo esto se acaba aquí. Quizás sea un autoengaño pero es el mío”. 

La última vez que se le vio fue durante la fiesta de nominados a los Premios Goya 2019, donde el director J. A. Bayona le entregó el Goya de Honor. El referente del mundo de la televisión no acudió a la gala de los premios del cine español. El aplauso fue incesante.

Anteriormente se dejó ver en la gala de los premios Feroz de 2017, a la que acudió para recoger, también, el Feroz de Honor. El creador de formatos como el Un, dos, tres... responda otra vez o Historias para no dormir recibió una sonora ovación por parte de sus colegas de profesión, como la que le dedicaron en la V edición del Festival internacional de cine fantástico Nocturna, donde le dieron un premio a su carrera, y la que meses antes José Antonio Bayona le había dedicado al coincidir con él en Late Motiv, el programa de Andreu Buenafuente en #0.

Chicho Ibáñez Serrador nació el 4 de julio de 1935 en Montevideo (Uruguay) y con 12 años vino por primera vez a España para estudiar bachillerato en Salamanca. Solía decir que su niñez era la responsable de la forma en la que se desarrolló su carrera profesional. “La clave es mi infancia. He sido un niño que padeció púrpura hemorrágica, pariente próxima de la hemofilia, desde los seis a los doce años. Me llevaban entre algodones, no podía jugar. En la escuela me sentaron en el último pupitre. Y yo leía, hacía volar mi imaginación. Cuando me recuperé totalmente a los dieciséis años me fui a Egipto”, confesaba en una entrevista en 2015.

Hijo único del actor y director teatral Narciso Ibáñez Menta y de la actriz Pepita Serrador, se instaló definitivamente en España en 1963 cuando empezó a colaborar con Televisión Española. De esta unión nacieron programas como Historias para no dormir, Historia de la frivolidad y el aplaudido Un, dos, tres... responda otra vez, uno de los primeros formatos creados desde su productora Prointel, que fundó en 1970 y que hoy sigue activa.

El concurso, que se exportó a varios países, empezó en 1972 y se emitió en diferentes etapas, siendo la más larga la que presentó Mayra Gómez Kemp (de 1982 a 1988). En este periodo fue cuando se lograron las mayores cuotas de audiencia. Hacia 1987 consiguió reunir ante la televisión a veinte millones de telespectadores. En total se emitieron 411 entregas aunque las últimas —regresó en 2004 con Luis Larrodera (antes, Luis Roderas)— no gozó de demasiado reconocimiento. 

EFE

En este concurso arrancaron su carrera profesional conocidos rostros de la televisión e incluso del cine español. Miriam Díaz-Aroca, Lydia Bosch, Silvia Abascal, Luis Larrodera, Jordi Estadella o incluso Victoria Abril despuntaron gracias al realizador.

Ibáñez Serrador también fue el padre de Waku-Waku, que presentó Consuelo Berlanga; Hablemos de sexo, que condujo la psicóloga Elena Ochoa; El semáforo, que presentaba Jordi Estadella; y de guiones que firmaba bajo el seudónimo Luis Peñafiel. En su última etapa laboral, tras el fallido regreso del Un, dos, tres, realizó la serie Películas para no dormir para Telecinco, que no se emitió hasta 2007. Después se dedicaría a asesorar a su hijo Alejandro Ibáñez, CEO de Prointel.

Alejandro es el segundo de los dos hijos que tuvo con la venezolana de origen holandés Diana Nauta, con la que mantuvo una relación de 15 años y a la que conoció durante la segunda etapa del Un, dos tres. Antes había nacido Josefina, o su Doña Pepa, como la llamaba Chicho. El director estuvo casado en otra ocasión. Su primera mujer fue la Miss Argentina Adriana Gardiazábal, con la que se casó en 1959 y de la que se divorció tras dos años de matrimonio. Después conocería a la actriz Susana Canales y tras separarse de Diana Nauta tuvo una relación con Lorena Martínez, que había trabajado como figuración del Un, dos, tres...

La carrera de Chicho ha sido públicamente reconocida en múltiples ocasiones. Además del Feroz, recibió el premio Nacional de Televisión en 2010. Antes obtuvo cuatro premios Ondas (1969, 1987, 1990, 2004), dos Ninfa de Oro (1967, 1968) y el Premio Lope de Vega (2002). También se le rindió homenaje en el Festival de Cine de Alicante de 2009.

Photo gallery Chicho Ibáñez Serrador See Gallery