García-Page, sobre el cese de la directora del CNI: "Tontos, tontos, no somos"

El presidente castellanomanchego se ha mostrado crítico con el relevo al frente del servicio secreto.
El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.
El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.
Youtube / TVE

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha pronunciado sobre el cese de la hasta ahora directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, enmarcada en el caso Pegasus. El mandatario socialista ha mostrado su disconformidad con el relevo anunciado este martes, tras la reunión del Consejo de Ministros.

En un acto ligado al vino, García-Page ha dejado entrever que la destitución de la responsable del servicio secreto español está relacionada con una suerte de cesión para cerrar heridas con el independentismo. “A ver si ahora resultar que los culpables van a terminar siendo los que pasen por víctimas”, ha criticado, enfatizando que “hasta ahí podía llegar la cosa”.

“Tontos, tontos, no somos”

- Emiliano García-Page, presidente de la Junta de Castilla-La Mancha

Asimismo, García-page ha subrayado aún más su disconformidad con el cese de Paz Esteban con una clara frase. “Tontos, tontos, no somos”, ha aseverado desde la tribuna. Además ha lanzado una advertencia: “De manera que ojo, si la estabilidad de un país pasa por la gente menos fiable de la que hay en política española, como comprenderán, pues habrá que pensarlo”.

El cese de Esteban

El Gobierno ha decidido la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, tras la polémica por el espionaje a dirigentes independentistas por este centro y el sufrido en sus teléfonos móviles por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles. A los que se ha sumado el del titular de Interior, Grande-Marlaska.

La posibilidad del relevo de Paz Esteban comenzó a ganar fuerza después de que la directora del CNI reconociera el pasado jueves ante la Comisión de Gastos Reservados del Congreso que los servicios de inteligencia habían espiado con autorización judicial al actual presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y a otra veintena de políticos independentistas.

Tanto Unidas Podemos, socio del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez, como ERC y otros partidos independentistas, apoyo parlamentario del Ejecutivo, pidieron inmediatamente que se asumieran responsabilidades políticas por estas escuchas.