POLÍTICA
12/06/2021 09:45 CEST | Actualizado 12/06/2021 18:44 CEST

Vistalegre IV: el primer día del futuro de Podemos sin Iglesias

Tras la marcha de Pablo Iglesias, Podemos afronta su renovación con la bicefalia Belarra-Díaz.

Europa Press News via Getty Images
Yolanda Díaz bromea con Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados

Sábado 18 de octubre de 2014. Poco antes de las 10:00 de la mañana, por una calle colindante al Palacio de Vistalegre de Madrid avanza un grupo de personas. En el centro, la silla de ruedas de Pablo Echenique, junto a la que camina Teresa Rodríguez. Caminan juntos porque juntos van a defender, poco después, su propuesta política para Podemos frente a la de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón

Eran otros tiempos. Ahora Teresa Rodríguez ha sido expulsada por Podemos de su grupo parlamentario en el Parlamento andaluz junto con otros diputados de Adelante Andalucía.

Por su parte, Íñigo Errejón lidera Más País, una formación creada después de abandonar Podemos por sus diferencias con Iglesias. 

Un Iglesias que ganó aquella primera Asamblea Ciudadana en Vistalegre y que hoy, siete años después, está fuera de la política tras dimitir de todos sus cargos. 

Ahora, siete años después, nombres que por aquel entonces apenas sonaban en la política española están destinadas (sí, en femenino) a liderar Podemos. 

Ione Belarra será, salvo sorpresa, la próxima secretaria general de la formación morada en sustitución de Pablo Iglesias, que no acudirá a Vistalegre IV. 

Desde que Iglesias dejó el Consejo de Ministros y Díaz llegó a la vicepresidencia, las diferencias entre socios ya no se retransmiten en directo

Belarra heredará un partido en crisis, con las encuestas marcando una tendencia a la baja, pero con presencia en el Gobierno de España, un hito para una formación tan joven. 

Ella es, de hecho, una de las representantes de su partido en el Consejo de Ministros como titular de la cartera de Derechos Sociales y Agenda 2030. 

Pero la que más poder tiene es Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo. 

Ella fue la señalada por Iglesias para ser la candidata del partido en las próximas elecciones. Es más, vaticinó que será presidenta del Gobierno. 

NurPhoto via Getty Images
Ione Belarra y Yolanda Díaz.

Y aunque Díaz, que no es de Podemos, todavía no ha recogido el guante de una futura candidatura, sí que ha empezado a marcar un nuevo tiempo en el Gobierno de coalición con el PSOE. “Soy gallega, no me gusta nada el ruido. Llega a ser ensordecedor”, decía en una entrevista con InfoLibre poco después de ser nombrada vicepresidenta. 

Dicho y hecho. Desde que Iglesias dejó el Consejo de Ministros las diferencias entre socios ya no se retransmiten en directo. Díaz es ahora la que hace el papel de intermediaria con el presidente, Pedro Sánchez, cuando algún asunto se estanca. Como la ley de vivienda, la ley trans e incluso la reforma laboral, que ella misma busca sacar adelante para derogar la del PP.  

Esto, aclara la propia vicepresidenta, no quiere decir que la ciudadanía no conozca “cuáles son los matices” que existen en el Ejecutivo. Eso sí, ella quiere “medir el ruido” porque pretende mantener “un papel institucional”. 

Ya lo advirtió en su discurso presidiendo su primera reunión del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso: “La política de Twitter genera ansiedad y distancia social. Ya hay demasiada ansiedad y ruido, y nosotros no somos gente de ruido”. 

Belarra buscará “un liderazgo más coral, más femenino, más periférico y menos madrileño”

En dicha comparecencia, Díaz animó a los suyos: “Lo mejor está por hacer, vamos a cambiar la vida de la gente. Quedan muchas victorias. Vamos a volver a hacer historia”. 

Para ello, los morados tendrán que aprender a cohabitar el liderazgo de Belarra en Podemos con el de Díaz en el Gobierno. 

Muchos de los que componen su lista para Vistalegre suponen una línea continuista con la de Iglesias, ya que vemos nombres conocidos como Irene Montero, Pablo Echenique, Rafa Mayoral, Juanma del Olmo, Isa Serra o Noelia Vera.

Aun así, también se incluyen novedades como la actriz María Botto y el exatleta Roberto Sotomayor, además de diputados salidos de las elecciones de Madrid como Alejandra Jacinto y Serigne Mbayé.

Europa Press News via Getty Images
Ione Belarra, a su llegada a la Asamblea Ciudadana de Podemos.

De momento, Belarra ya ha dejado claro que no se plantea disputar las posteriores primarias y que trabajará desde el partido para que Yolanda Díaz sea la candidata y “la próxima presidenta de España”. 

Fuentes cercanas a la futura líder de Podemos aseguran a El HuffPost que buscará “un liderazgo más coral, más femenino, más periférico y menos madrileño”. 

Su lema para Vistalegre lo dice todo: “crecer”. “Es el momento de fortalecer Podemos, enraizarlo en los territorios”, repite sin cesar Belarra en diversas entrevistas y actos de partido. Su idea es resolver uno de los principales problemas de Podemos: su estructura territorial.  

Para ello, en su lista también hay guiños a los territorios, con la incorporación de líderes autonómicos como Pablo Fernández (Castilla y León) o Martina Velarde (Andalucía), y a representantes de las confluencias, como Antón Gómez-Reino, portavoz de Galicia en Común, y Jéssica Albiach, de Catalunya en Comú. 

Resolver el problema territorial y desarrollar una estrategia verde, las claves del nuevo rumbo de Belarra, que no competirá con Díaz

Este ánimo de recomponer la presencia territorial se observa en las reuniones que han mantenido en los últimos días la propia Belarra y Yolanda Díaz con Ada Colau, sobre cuyo posible salto a la política estatal se comenta cada vez más, pese a que ella aún no se ha pronunciado al respecto. 

Pero también han acercado lazos con Compromís, como se pudo ver a principios de mes en la reunión que mantuvieron Jéssica Albiach con Mónica Oltra, coportavoz de Compromís y vicepresidenta de la Comunidad Valenciana. 

Por otro lado, Belarra también quiere desarrollar una nueva línea ecologista dentro de la formación, que liderará Juan López de Uralde a través de la plataforma Alianza Verde, presentada esta semana, que se integrará en Podemos. 

Se busca con ello disputar el espacio verde de la izquierda a Más País, con cuya formación se alió en las últimas generales Equo, el partido del que se marchó el propio López de Uralde

Si Sánchez no da la sorpresa convocando elecciones anticipadas, Podemos tiene hasta 2023 para recomponerse tras la marcha de Pablo Iglesias y en Vistalegre IV comenzarán a ponerse las primeras piedras.   

Photo gallery 21 cosas que no sabías de Pablo Iglesias See Gallery

EL HUFFPOST PARA REVOLUT