¿Por qué ahora sí, Plácido Domingo?

El tenor acepta toda su responsabilidad sobre las denuncias de acoso sexual.
El tenor Plácido Domingo.
El tenor Plácido Domingo.

Lo asume. Plácido Domingo acepta toda su responsabilidad sobre las denuncias de acoso sexual que empezaron a salir a la luz en agosto del año pasado. Ahora sí, el tenor de 79 años reconoce que lo hizo y va más allá. “He crecido con esta experiencia”, ha explicado tras pedir perdón en un comunicado.

Sin embargo, hay un motivo que parece haber empujado al madrileño a contradecir sus propias palabras cuando salieron a la luz las denuncias. Plácido Domingo asume “su error” justo después de que la investigación independiente del sindicato de trabajadores de la ópera de Estados Unidos (American Guild of Musical Artists) concluya que acosó a 27 mujeres.

Estos casos sucedieron mientras ocupaba la dirección de la Ópera Nacional de Washington y la de Los Ángeles y durante un periodo de dos décadas, entre 1980 y 2000, según ha recogido The New York Times. La investigación también ha encontrado testigos que “conocían la reputación” del tenor.

Al ver cómo Estados Unidos le cancelaba los conciertos, Domingo elogiaba a Europa por ser un continente “diferente, donde la presunción de inocencia prevalece sobre la condena inmediata”, decía en diciembre de 2019. “He trabajado durante décadas en Estados Unidos y sé lo graves que son estas acusaciones que, lamentablemente, ya llevan implícita la sentencia”, explicaba en una entrevista al Corriere della sera.

Plácido Domingo en el Teatro Real

“Siempre he tratado de hacer el bien. Me acusan de cosas que no son ciertas y nunca he abusado de una persona ni aprovechado mi posición. Mi conciencia y mi mente están tranquilas. Puedes cometer errores en la vida pero nunca ofendí a nadie”, se justificaba.

Estas palabras que el artista pronunciaba el pasado mes de diciembre contrastan con las de este martes, cuando se ha comprometido a impulsar un cambio positivo en la industria para “que nadie tenga que pasar por lo mismo”. “Mi ferviente deseo es que esto abra un espacio más seguro para trabajar, y espero que mi ejemplo empuje a otros a seguir mis pasos”, ha declarado.

Todas las acusaciones

Las primeras acusaciones llegaron en agosto de 2019. Ocho cantantes y una bailarina aseguraron haber sido víctimas de situaciones de acoso sexual desde los años ochenta y durante tres décadas.

Plácido Domingo se defendió entonces:

“Las acusaciones de estos individuos no identificados que datan de hasta 30 años son profundamente preocupantes y, como se presenta, inexactas. Aun así, es doloroso escuchar que puede haber molestado a alguien o haberlos hecho sentir incómodos, no importa cuánto tiempo hace ya, a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones siempre eran bienvenidas y consensuadas”

A esos nueve testimonios se sumaron el de once mujeres más en el mes de septiembre. Ya eran 20. Todas coincidían en las fechas y en que Domingo “les pasaba la mano por la falda, les forzaba a besarle en los labios, les solicitaba de manera insistente reuniones privadas o las llamaba por teléfono por la noche”.

Al parecer, se aprovechaba de ocupar puestos de alta dirección en las compañías. Todas las mujeres prefirieron permanecer en el anonimato por miedo a las represalias, excepto la cantante Angela Turner Wilson, con la que coincidió en Le Cid de Jules Massene (1999-2000), y la mezzosoprano Patricia Wulf.

1. “Absoluta y ciertamente, eso era acoso sexual (...) Cuando un hombre se te acerca de esa manera y te pregunta con una sonrisa burlona si tienes que irte a casa, repetidas veces, no puedo concluir más que él quería acostarse conmigo. En especial con su reputación para eso”. (Patricia Wulf)

2. “Aún no había comenzado mi carrera. Me sentí completamente halagada. Y anonadada. Y emocionada (...) Entonces se tornó más aterrador. (...) Decía cosas como: ’Ven a mi apartamento. Cantaremos unas arias. Te asesoraré. Me encantaría escuchar lo que puedes hacer para una audición”. (Cantante 1)

3. “Tuve todo un ataque de pánico. Me puse como loca, y dejé de contestar al teléfono. Él llenó el contestador, llamándome hasta las 3:30 de la mañana”. (Cantante 1)

4. “Finalmente me acosté con él. Me quedé sin excusas. Era como, ’está bien, supongo que esto es lo que tengo que hacer”. Domingo le mencionó una “superstición según la cual tenía que acostarse con una mujer antes de un espectáculo” para relajarse. ‘Cantaré mejor y será gracias a ti’, le dijo antes de dejarle 10 dólares en la cómoda del hotel para pagar el aparcamiento. (Cantante 1)

5. “Estaba totalmente intimidada y sentí que decirle no a él sería como decirle no a Dios. ¿Cómo le dices que no a Dios? (Cantante 2)

6. “Me vino a recoger en su BMW y me subí al coche con él. Él estaba muy emocionado. Me estaba tocando la rodilla. Me puse en modo actuación para poder vivir conmigo misma”. (Cantante 2)

7. “Cuando terminamos se puso de pie y metió la mano en mi falda, y ahí fue cuando tuve que salir de ahí”. (Cantante 3)

8. “Tener una sesión de entrenamiento con alguien que te ofrece entrenamiento no es aceptar tener sexo”. (Cantante 3)

9. “Me llevó a su habitación, se suponía que para coger sus cosas, y me invitó a entrar”, dijo. “Y empezó a abrazarme y besarme”. (Bailarina)

La situación era un secreto a voces en el ambiente de trabajo, hasta el punto de que empleados de la zona se preocupaban por proteger a las jóvenes artistas entre bastidores.

Otra investigación independiente

La del sindicato de trabajadores de la ópera de Estados Unidos no ha sido la única investigación independiente. Desde las primeras denuncias, la Ópera de Los Ángeles —que Domingo presidía desde 2003 hasta su dimisión en 2019— confirmó a EFE que había contratado a una abogada, a Debra Wong Yang, del bufete Gibson, Dunn & Crutcher, para que investigara la veintena de acusaciones a las que se enfrentaba el tenor. Esta investigación todavía sigue abierta.

En Europa no se le cayeron los conciertos de la misma forma que en Estados Unidos, donde incluso tuvo que dimitir de la dirección general de la Ópera de Los Ángeles. “Se han dicho cosas muy hirientes para mí como ser humano. En pocos días, medio siglo de carrera se ha quedado sin aliento”, lamentaba entonces.

Además, Plácido Domingo entiende ahora que todas esas denuncias llegaran en 2019 y no antes, porque “alguna de esas mujeres podrían tener miedo para expresarse honestamente” por temor a que afectara a sus carreras.

Domingo tiene previsto actuar el 14 de mayo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. De momento, no se sabe si el cartel seguirá adelante o no, pero según ha podido saber El HuffPost “es algo que se está valorando”.