INTERNACIONAL
17/06/2021 09:55 CEST

Por qué Pedro Castillo no ha sido proclamado presidente de Perú todavía

Con las actas contabilizadas al 100%, Castillo ha sacado 44.000 votos más que su rival, pero el JNE evalúa todavía los pedidos de nulidad presentados por Fujimori.

Raul Sifuentes via Getty Images
Pedro Castillo, en una imagen durante la campaña electoral.

Este martes, los peruanos dejaron de actualizar la página de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). Casi diez días después de la segunda vuelta presidencial, el organismo electoral anunciaba que había contabilizado el 100% de las actas, en las que el candidato izquierdista Pedro Castillo se había impuesto por 44.058 votos, con el 50,125% de los apoyos, a la derechista Keiko Fujimori, que obtuvo el 49,875%.

Castillo y, literalmente, medio Perú, celebraron su victoria y el aparente fin del estancamiento que se había producido en la contabilización de esos últimos miles de votos. Sin embargo, la agonía no acababa ahí. 

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de Perú ha ratificado que sólo proclamará los resultados de las elecciones cuando haya resuelto todas las actas observadas y los pedidos de nulidad presentados tras el proceso.

Ninguno de los pedidos de nulidad de Fujimori ha sido aceptado

Es decir, a pesar de la finalización del cómputo, aún no se puede proclamar al ganador, debido a que el partido fujimorista Fuerza Popular ha pedido la anulación de cientos de actas de votación por presuntas irregularidades que considera parte de un “fraude en mesa”.

Estas solicitudes están siendo revisadas por las oficinas descentralizadas del JNE, que hasta el momento han desestimado la mayoría por haber sido presentadas fuera de plazo o carecer de un sustento de fondo.

De momento, ni uno solo de los pedidos hechos por Fujimori ha sido aceptado por defectos de forma o por carecer de fundamentación.

Retransmisiones en directo de las sesiones

El pleno del máximo tribunal electoral remarcó que desde el pasado lunes celebra audiencias y sesiones públicas en las que escucha los alegatos de las partes, y luego transmite en vivo sus sesiones de deliberación y vota sobre los recursos “a fin de brindar la máxima transparencia sobre sus decisiones ante la ciudadanía”.

Un laaargo proceso por delante

Las resoluciones sobre las apelaciones son remitidas a los Jurados Electorales Especiales (JEE) de cada jurisdicción para que estos, a su vez, los envíen a las Oficinas Descentralizadas de Procesos Electorales (ODPE) correspondientes para que, de ser el caso, los ingresen al cómputo de resultados.

Posteriormente, cuando los JEE no tengan ningún recurso pendiente por resolver, procederán a proclamar los resultados en el ámbito de su competencia.

Finalmente, el pleno del JNE suscribirá el acta de proclamación general de resultados y entregará las credenciales al candidato que asumirá la presidencia peruana para el periodo 2021-2026, de acuerdo con la Constitución y la Ley Orgánica de Elecciones.

“De esta manera, el JNE como organismo constitucional autónomo procede con respeto a la normatividad electoral vigente y al debido proceso, de tal forma que los resultados de los comicios sean fiel reflejo de la voluntad ciudadana expresada en las urnas”, concluyó.