POLÍTICA
24/04/2019 12:35 CEST

Prisión permanente revisable por asesinar a una mujer tras intentar violarla

La persiguió, trató de abusar de ella y, al no conseguirlo porque opuso resistencia, la mató para que no lo denunciara.

Agencia EFE
El condenado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Sevilla. 

La Audiencia de Sevilla ha condenado a un hombre a la pena de prisión permanente revisable por intentar violar y después asesinar a una mujer en marzo de 2017 en Pilas (Sevilla). Es la primera vez que se impone esta pena en la provincia sevillana y la octava en toda España. 

Tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular el 9 de abril, la Audiencia le condena a la pena de prisión permanente revisable por un delito de asesinato, como solicitó en el juicio la Fiscalía de Sevilla, y a 8 años de cárcel y 10 años de libertad vigilada por un delito de agresión sexual en grado de tentativa.

En una sentencia dictada el día 22 de abril, la Audiencia condena al encausado, E.R.R., a pagar una indemnización de 254.880 euros al marido y los dos hijos de la fallecida, y le impone la pena de prohibición del derecho de residir en el lugar en el que viven o trabajen los familiares de la víctima.


Los hechos probados

Según los hechos probados, el condenado “no logró finalmente su propósito, aunque sí llegó a despojar u obligó a la víctima a despojarse” del sujetador y la camiseta que vestía, y “decidió matarla” tras constatar que “no podía lograr su propósito de mantener relaciones sexuales con ella, dada la fuerte oposición de la víctima, y para evitar que ella le denunciara por haber intentado agredirla sexualmente, logrando así que no se descubriera la comisión de tales hechos”.

De este modo, el acusado mató a la mujer “sin que ella pudiera realmente defenderse, al atacarla por sorpresa con un arma blanca, hallándose la víctima desarmada y desprevenida”.

Así, acabó con la vida de la víctima “tras golpearla repetidamente en cara y cabeza y realizarle pinchazos con el arma blanca que portaba en el abdomen y un muslo”, así como en el cuello.

“El acusado sabía que con todo ello ocasionaba” a la víctima “un sufrimiento innecesario para matarla”, recoge la Audiencia en la sentencia, agregando que, cuando la mató, el acusado tenía su capacidad para controlar los impulsos levemente disminuida como consecuencia del retraso mental ligero que padece y de la ingesta de alcohol y cocaína que había realizado antes de cometer los hechos.

¿Por qué la mayor pena?

Para imponer al acusado la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, la Audiencia argumenta que “el hecho de haber dado muerte el acusado a la víctima a continuación del delito contra la libertad sexual y como medio para evitar el descubrimiento de la comisión de tal delito, debe determinar la apreciación del subtipo agravado” del artículo 140 1 2º del Código Penal, “consistente en haber ejecutado el culpable el asesinato de modo subsiguiente a un delito contra la libertad sexual cometido por el autor sobre la víctima, que trataba de ocultar”.

Dicho artículo sanciona el asesinato, en este caso, con la pena de prisión permanente revisable, resultando “innecesario para la consideración de los hechos como asesinato y para la aplicación de la pena de prisión permanente revisable” la apreciación también de la circunstancia atenuante analógica de haber actuado con sus facultades para controlar sus impulsos “levemente mermadas por el retraso mental ligero que padece y por el consumo de alcohol y cocaína realizado antes de la comisión de los hechos”.

QUERRÁS VER ESTO
Photo gallery La Manada sale de prisión See Gallery

EL HUFFPOST PARA IKEA