POLÍTICA
14/09/2021 19:01 CEST | Actualizado 14/09/2021 19:29 CEST

"Chantaje", "guerra": la izquierda se enciende con la amenaza de las eléctricas de cerrar las nucleares

El Foro Nuclear dice que el parque soporta una “excesiva presión fiscal" y que las medidas del Ejecutivo pueden llevar a la “inviabilidad económica".

NurPhoto via Getty Images
Central nuclear de Tarragona, en una imagen de archivo.

“Chantaje”, “guerra”... La izquierda política se ha encendido por la amenaza de las eléctricas de cerrar el parque nuclear como respuesta las medidas decretadas por el Gobierno para frenar la escalada de precios de la luz. 

El Foro Nuclear dice que el parque soporta una “excesiva presión fiscal” y que las medidas del Ejecutivo pueden llevar a la “inviabilidad económica”. Pero, lejos de sentirse consternados por la viabilidad empresarial de las eléctricas, los principales partidos de izquierda se han tomado el asunto mal.

Por el momento, la única ministra del Gobierno que se ha pronunciado ha sido la de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra: “Es un comportamiento antidemocrático inaceptable que sólo haría sufrir más a la gente”, ha dicho en Twitter.

El exvicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias ha recordado en la red el artículo 128 de la Constitución Española: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”.

La portavoz de Podemos, Isabel Serra, ha recordado, también en Twitter, que el interés general debe estar siempre por encima. Y ha hablado de “guerra” de las eléctricas.

Y su colega Pablo Echenique, portavoz parlamentario, ha cambiado, a golpe de ironía, la versión de las elétricas.

El líder de Más País y diputado en el Congreso, Íñigo Errejón, también se ha mostrado contundente en la red social: “Cuatro empresas no pueden chantajear al Estado. Si quieren decidir la política energética de España que se presenten a unas elecciones”.

La ONG Facua-Consumidores en acción también ha cargado contra las eléctricas: “El Gobierno y las comunidades autónomas deberían contestar cerrándoles el grifo de sus multimillonarias subvenciones”.

EL HUFFPOST PARA BBVA