NOTICIAS
12/12/2020 23:12 CET | Actualizado 12/12/2020 23:39 CET

El Madrid desdibuja a un Atlético irreconocible (2-0)

Los de Simeone, que llegaban líderes, no demuestran su categoría ante un rival muy superior.

Juan Medina / Reuters
Carvajal celebra su gol ante el Atlético de Madrid.

El Real Madrid fue muy superior al Atlético en el primer derbi madrileño de la temporada al que los de Simeone llegaban líderes pero en el que nunca demostraron su condición en la clasificación. 

Mejor durante todo el partido, más certero en sus oportunidades y sobre todo bastante mejor tanto en intensidad como en fútbol, el equipo blanco desarmó al conjunto rojiblanco.

Casemiro de cabeza y Carvajal con un gran chut desde fuera del área pusieron los tantos ante un equipo que apenas generó dos ocasiones de gran peligro al final de la segunda mitad, cuando ya perdía por el definitivo 2-0. 

Aunque pudieron ser más, porque Oblak salvó a los visitantes en varias ocasiones. Como en un gran disparo de Modric o en el latigazo de Benzema que repelió posteriormente la madera. 

El delantero francés no marcó esta vez, aunque lo intentó en el segundo palo tras un centro de Lucas Vázquez.

Casemiro premió el mayor ímpetu madridista. Al cuarto de hora aprovechaba un resbalón de su marca, Herrera, y cabeceaba en el primer palo a placer el saque de esquina de Kroos. Era el castigo a un Atlético desdibujado el día que tenía en su mano dar un paso al frente y asestar un golpe a la Liga.

Tras un error de los que cuestan caros, en cesión atrás de Lodi que encontró a Benzema y a Kroos, derribado al límite del área en una acción que el colegiado vio fuera, llegó el momento clave del derbi.

Encontró espacio Llorente a la espalda de Mendy y su centro perfecto, tenso, acabó con Lemar perdonando al segundo palo con todo para marcar. Siete minutos después llegaba la sentencia. Una nueva acción a balón parado con despeje de la zaga y un latigazo repleto de potencia de Carvajal que repelía el poste y la espalda de Oblak mandaba dentro de su portería.

El portero esloveno había encajado dos goles en toda la Liga, los mismos que asestaba un Real Madrid falto de pegada que cura sus males a base de intensidad y criterio con el balón. Era el momento de enfriar el derbi por Zidane, el gran vencedor de la semana, y sostener los intentos atléticos. No surtieron efecto porque Courtois apareció a un testarazo de Saúl a centro de Lodi.

Los de Zidane se quedan a tres puntos del Atlético, que puede perder el liderato en favor de la Real Sociedad. 

EL HUFFPOST PARA ARIEL