BLOGS
18/11/2020 12:40 CET | Actualizado 18/11/2020 12:40 CET

Recapitalizar nuestro tejido productivo no es una opción

La descapitalización que han sufrido las empresas por las medidas de distanciamiento social, ha dejado un escenario de empresas al borde de la quiebra.

SOPA Images via Getty Images
Un empleado cierra una tienda, en Málaga. 

La pandemia ha dejado en estado comatoso a nuestro tejido productivo. Recapitalizarlo será crucial para recuperar la economía, en su totalidad.

En lo que respecta a la situación de las empresas en el país, el tejido productivo español se encuentra en un punto de no retorno. La descapitalización que han sufrido las empresas, como producto del shock de oferta que supusieron las medidas de distanciamiento social, ha dejado un escenario de empresas al borde de la quiebra. Y es que, precisamente dicha afirmación, de acuerdo con los últimos informes del Banco de España, no es un mero brindis al sol.

En este sentido, el Banco de España, el mismo organismo que discutía con el Gobierno hace una semana su propuesta de presupuestos, hacía un informe en el que reflejaba la drástica situación que atravesaban las empresas españolas. En lo que respecta a las conclusiones de dicho estudio, el organismo supervisor calificaba la situación de drástica, por la situación de quiebra técnica que presentaban el 25% de las empresas en el país. Una cuarta parte de nuestro tejido productivo, el cual, de acuerdo con la ley de sociedades, presenta un patrimonio neto negativo.

Sin embargo, junto al estudio, el Banco de España, de la misma forma, suscitaba la necesidad de dar seguimiento a dichos estudios, teniendo en cuenta la situación que se presentaba en el horizonte, así como el error que podría presentar el estudio, y que como tal, podía elevar dicho peso. En este sentido, la conclusión que arrojaba el Banco de España, además de que los rebrotes que ya se experimentan, como calificó la OCDE, podrían dañar más a España que a otros países, reflejaba que esa misma situación de insolvencia podría elevarse, alcanzando niveles cercanos al 30%.

El 50% de las empresas encuestadas en el considera que la supervivencia de su negocio está en grave peligro

Como vemos, unos datos que podrían ser aún más drásticos, y que, atendiendo a otros estudios, podrían darle la razón al banco central en sus estimaciones más pesimistas. En esta línea, la patronal Cepyme publicaba otro informe que, de la misma forma, analizaba el comportamiento de la empresa española durante la crisis. Lo que llama la atención de este informe, al igual que ocurría en el publicado por el banco central, es que el 50% de las empresas encuestadas en el considera que la supervivencia de su negocio está en grave peligro, mientras que un 5% de los encuestados ya afirma haber cerrado definitivamente o prevé hacerlo en los próximos meses. 

Además, en lo que respecta a la situación económica, el 92% de las empresas encuestadas afirmó que la situación económica actual es mala o muy mala, mientras que un 64% dice que las expectativas para los próximos doce meses son negativas. Todo ello, teniendo en cuenta que el 53% de las encuestadas ya ha reducido plantilla, mientras que el resto prevé ajustarla en los próximos meses. Como se puede observar, una situación que, como decíamos, podría incrementar el nivel de quiebras, de no contar incluso con la campaña navideña, hasta situarse en niveles cercanos al 35%. 

Y es que, aunque nos guste creer que el tejido empresarial español presenta su más fiel representación en el principal selectivo bursátil del país, el IBEX 35, dicha afirmación no es cierta. En lo que respecta a nuestro tejido productivo, hablamos de un tejido empresarial compuesto, en su mayoría (99%), de pequeñas y medianas empresas; lo que conocemos comúnmente como pymes. Además, del 99% de empresas que componen dicho tejido productivo, el 89% presenta estructuras tan pequeñas que su número de empleados no excede de una plantilla de diez (10) trabajadores. 

El cómputo de liquidez empresarial española, en relación con la liquidez total empresarial europea, representa el 3%; en Francia, dicho indicador asciende hasta el 20%

Por otro lado, centrándonos en lo económico, hablamos de empresas que, como pequeñas que son, también muestran dicha reducción en los recursos de que disponen. En este sentido, hablamos de un tejido empresarial que, ateniendo al criterio de caja, presentan una caja media que, en el mejor de los casos, ronda los 60 días; esto es, 60 días que puede aguantar una empresa, de media, sin recibir ingresos, y con la necesidad de cubrir sus costes fijos. Además, en lo que respecta a la liquidez que estas presentan, el cómputo de liquidez empresarial española, en relación con la liquidez total empresarial europea, representa el 3%; en Francia, dicho indicador asciende hasta el 20%. 

Como vemos, las empresas no solo necesitan sostenerse, sino que necesitan recapitalizarse. Una tarea en la que el control del virus, así como la recuperación de la campaña navideña, será fundamental. 

NUEVOS TIEMPOS