El Gobierno defiende su reforma "impecable" para poder renovar el TC ante un PP que no ha "negociado"

Feijóo acusa al Ejecutivo de "romper puentes" y querer controlar el Alto Tribunal. Bolaños le pide al popular que no mienta porque no hubo negociación en "80 días", mientras los socios de UP recelan de la propuesta y la tachan de unilateral.
El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática de España, Félix Bolaños.
El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática de España, Félix Bolaños.
Javier Lizón / EFE

Choque directo y a múltiples bandas. El bloqueo a la renovación de los órganos constitucionales vuelve a copar todos los titulares este viernes, después de conocerse la propuesta del Gobierno para impulsar una reforma en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que permita a éste organismo nombrar a los dos nuevos magistrados del Tribunal Constitucional (TC) de su cupo, a pesar de estar en funciones.

El proyecto de ley, a presentar este viernes por la tarde para su trámite de urgencia, supone un nuevo giro con el que el Ejecutivo busca una salida a la situación de bloqueo a la que el Partido Popular somete el CGPJ desde la etapa de Pablo Casado en la dirección nacional. Y no un giro cualquiera, porque decantaría la ansiada mayoría progresista en el Alto Tribunal, cuestión de extremada importancia ante los asuntos de calado sobre los que tiene que resolver el TC, como el recurso del PP a la ley del aborto.

Según ha confirmado El País, su proposición para reformar un artículo, el 570 bis, de la Ley Orgánica del Poder Judicial dejaría vía libre a que el órgano ejecutivo de los jueces -y, por ende, los que le tocan al Ejecutivo- puedan renovar hasta un tercio del TC. Dos y dos, concretamente. Además, una norma que vendría a corregir una anterior de este mismo Gobierno que impedía nombramientos a un CGPJ en funciones.

Los puentes de Feijóo

La respuesta de un Partido Popular crecido por los resultados de las elecciones andaluzas no se ha hecho de esperar. El líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, se ha pronunciado, con dureza, durante una entrevista en ‘El programa de Ana Rosa’. Ha calificado la medida del PSOE como una forma de “romper cualquier tipo de puente para seguir conversaciones”, en referencia a una supuesta negociación entre ellos y los socialistas.

Mas no solo eso. Feijóo ha asegurado en su entrevista en Telecino que “el Gobierno parece ser que ya no le interesa negociar el CGPJ, sino que lo que le interesa es controlar el Tribunal Constitucional”. En esa misma línea, ha seguido alimentando la tesis de que el PSOE dinamita las conversaciones: “Estábamos negociando y nos enteramos a través de los medios, en plenas conversaciones, que el Gobierno unilateralmente va a modificar el Consejo General del Poder Judicial”.

Bolaños: “No había ninguna negociación”

Reacción inmediata en el PSOE. El encargado de responder a las argumentaciones y al malestar de Feijóo ha sido el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, un Félix Bolaños, que ha defendido como “impecable” la reforma y ha dudado en gran medida de que el PP realmente estuviese en disposición de sentarse a alguna mesa para negociar el desbloqueo de la renovación del CGPJ.

“Por favor, señor Feijóo, deje de mentir. No había ninguna negociación”, ha replicado Bolaños, destacando que a pesar del cambio de dirección no se han producido avances significativos para poner fin a una anomalía democrática de tal magnitud: “Todos los días mareando la perdiz con mil y una excusas para incumplir la Constitución. Cada día bloquean que se renueve el Tribunal Constitucional y CGPJ y ya no es tiempo de excusas”.

Cabe recordar que reactivar el diálogo sobre la renovación del CGPJ fue uno de los primeros puntos que abordaron Núñez Feijóo y Pedro Sánchez en su primera reunión después de que el primero fuese refrendado como presidente nacional del PP. Desde entonces se han designado a los interlocutores de cada formación (Esteban González Pons, por el PP) y los populares ha hecho un gesto de interés reuniéndose con las asociaciones de jueces, a pesar de que la postura de cada una es de sobra conocida.

El otro frente: Unidas Podemos

El choque con el PP no es el único problema con el que se ha topado la propuesta del PSOE. También se han despertado contrariedades en el seno del Gobierno de coalición. Desmarque absoluto. La misma noche del jueves, el coportavoz federal de la formación morada, Pablo Fernández, explica en La noche en 24 horas, en TVE, que la propuesta no había sido pactada. Según la Agencia EFE, desde Unidas Podemos han tachado de “decisión unilateral” esta propuesta de ley.

En este sentido, el ministro de la Presidencia ha defendido que “nadie puede estar en contra de esta modificación que pretende agilizar la renovación del Constitucional” y cree que habrá “una mayoría suficiente en el Congreso”.

Y tendrá que haberla, porque para poder aprobar una reforma legal de este corte es necesario contar con mayoría absoluta, lo que se traduce en tener que buscar los apoyos habituales, además de su propios socios de gobierno, de otras formaciones en el Congreso.

Alberto Núñez Feijóo

Las compañías de Alberto Núñez Feijóo