POLÍTICA
31/03/2021 12:07 CEST

El Gobierno dice que el informe de EEUU que cuestiona la libertad de prensa en España es el "último coletazo de Trump"

La vicepresidenta Carmen Calvo: "Ningún país puede decirle a una democracia como la española cómo funcionan nuestras libertades".

Europa Press via Getty Images
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, el pasado 28 de enero en el Congreso.

España contesta a EEUU. La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha negado este miércoles que el Gobierno de Joe Biden haya amonestado a España por atacar a la libertad de prensa y ha calificado de ”último coletazo de Trump” el informe del Departamento de Estado estadounidense sobre derechos humanos que destaca los ataques a la prensa de parte del Gobierno español.

El informe, que es anual y que fue publicado este martes, recoge quejas de varias organizaciones sobre las restricciones que, aseguran, ha impuesto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la libertad de prensa. No obstante, Washington no ha expresa ninguna opinión al respecto.

“No es ni un informe ni una amonestación”, ha asegurado la vicepresidenta primera tras asistir junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a la toma de posesión de Mercedes González como nueva delegada del Gobierno en Madrid.

No es ni un informe ni una amonestaciónCarmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno.

Calvo se ha mostrado tajante e incluso molesta: “Ningún país puede decirle a una democracia como la española cómo funcionan nuestras libertades y en este caso nuestra libertad de expresión y nuestros medios de comunicación”.

“Niego la mayor y, particularmente, niego que la administración Trump le pueda decir nada a un país como el nuestro y mucho menos a la libertad y a la dignidad de los medios de comunicación”, ha recalcado.

El ministro de Interior también ha seguido la línea de su jefa y ha sostenido que, en España, el derecho a la información es un “elemento base” del estado de derecho que “no admite discusión”.

El documento del Departamento de Estado de EEUU, equivalente al Ministerio del Interior en España, recoge que el 1 de marzo de 2020, Sánchez acusó a los medios “conservadores” de “agitar a la sociedad” siempre que pierden unas elecciones. Y también apunta como elemento preocupante que ese mismo día, el vicepresidente Pablo Iglesias dijo que los medios críticos con el Gobierno habían “ofendido la dignidad del periodismo”.

El documento del Departamento de Estado de EEUU recoge que Sánchez acusó a los medios conservadores de agitar a la sociedad

El documento también señala que en marzo, Iglesias amenazó con enviar a un periodista a prisión por publicar información comprometedora sobre su partido, especialmente en lo relativo a su financiación. El informe estadounidense apunta que esos comentarios de Iglesias fueron inmediatamente condenados por Asociación de la Prensa de Madrid.

Además, el documento incluye quejas de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre Vox, partido al que acusó de haber provocado ataques verbales y físicos contra periodistas durante unas manifestaciones de mayo en protesta por las restricciones que el Gobierno español había impuesto para evitar la propagación del virus.

El informe contiene un capítulo de cada país del mundo y en el de España afirma que no hubo información sobre violaciones significativas de derechos humanos y que “el Gobierno tenía mecanismos en marcha para identificar y castigar a los funcionarios que cometían violaciones de derechos humanos o cometían actos de corrupción”.

Photo gallery Viñetas por la libertad de prensa See Gallery