El alto funcionario de EEUU que denunció la gestión de Trump durante la pandemia revela las amenazas que sufrió

El presidente también lanzó a sus seguidores contra él en tuits incendiarios.
Rick Bright, en su comparecencia ante el Congreso
Rick Bright, en su comparecencia ante el Congreso
Getty Images via Getty Images

Se llama Rick Bright y hace tiempo dijo “basta” a las políticas sanitarias de su por entonces jefe, Donald Trump. Este alto funcionario de salud pública de EEUU cuestionó abiertamente las decisiones del magnate para combatir la pandemia y en un reportaje en la revista Science explica los episodios vividos.

Bright, inmunólogo de 55 años, dirigía la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA por sus siglas en inglés) hasta 2020. Allí estuvo varios años hasta que denunció las irregularidades sanitarias. En el medio científico explica que la “gota que colmó el vaso” fue señalar públicamente como inútil la hidroxicloroquina, el fármaco antipalúdico que Trump había promocionado como un remedio contra el coronavirus.

Trump, hoy de actualidad por el primer aniversario del asalto al Capitolio que él mismo alimentó, también lanzó a sus radicales contra este sanitario. Cuenta Bright que tras su renuncia, desapareció de redes y apps durante más de un mes, tras acumular amenazas anónimas. Sus perfiles sociales se llenaron de promesas de que “iban a matarle” y comenzó a recibir numerosas llamadas durante un tiempo.

“Si escuchaba neumáticos rodando por la carretera en medio de la noche en el camino de entrada donde yo estaba sentía pánico”, recuerda el inmunólogo, que llegó a aparecer en el prestigioso programa de televisión estadounidense 60 Minutes.

El testimonio de Rick Bright llegó al Congreso, pese a las presiones de Trump, el 14 mayo de 2020. El magnate intentó desacreditarle con tuits: “No conozco al llamado denunciante Rick Bright, nunca lo conocí o ni siquiera escuché de él. ¡Pero para mí es un empleado descontento, no querido ni respetado por las personas con las que hablé y que, con su actitud, ya no debería trabajar para nuestro gobierno!”.

Sin embargo, Bright habló y caló a los parlamentarios, a los que advirtió entonces de que “sin una mejor planificación, EEUU podría enfrentarse al invierno más oscuro de la historia moderna”. También criticó la gestión del entonces presidente en los momentos previos y primeras semanas tras la explosión de casos: “Creo que los estadounidenses necesitan que se les diga la verdad y creo que durante ese tiempo no se estaba transmitiendo al público estadounidense la mejor orientación y asesoramiento científico”.