Rocío Carrasco: "Sí, Antonio David podría ir a la cárcel"

Lo mejor del episodio 11, el penúltimo del documental 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.
Rocío Carrasco en una imagen del capítulo 11 de la docuserie 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'
MEDIASET
Rocío Carrasco en una imagen del capítulo 11 de la docuserie 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'

Juicios y demandas, recursos y apelaciones, indemnizaciones y costas han protagonizado la relación entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores desde que se separaron siendo padres de dos niños.

Los procedimientos aún por resolver han sido el principal argumento del penúltimo de los episodios de la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva, que lleva por título Dejándonos la piel.

Como ya se había anunciado, la hija de La más grande ha intervenido al inicio del programa para aclarar cuestiones relacionadas con la demanda que Antonio David Flores le interpuso por impago de la pensión de su hijo desde 2018 —200 euros mensuales que suponen unos 8.000 euros— y que llevarán al propio David Flores a declarar el próximo viernes ante la juez. Ese día se ofrecerá al joven la posibilidad de tomar acciones legales contra su madre.

“El ser ha vuelto a hacer otra vez lo que intentó hacer con Rocío: me ha presentado una querella en nombre de David pero, como él tiene 18 años, el que tiene que presentar la querella es él, no el padre”, ha asegurado Carrasco. También ha contado durante su intervención que hace dos horas se habían enterado de que la jueza ha sacado una providencia que detalla que, de testificar, David Flores lo haría desde los juzgados de Málaga. Rocío asegura que esa providencia se recurrirá, así que esa declaración podría quedar aplazada.

Rocío Carrasco ha intervenido en directo en el programa de este miércoles.
MEDIASET
Rocío Carrasco ha intervenido en directo en el programa de este miércoles.

Cuando Rocío Carrasco fue llamada el pasado 30 de abril a declarar por esta causa y se acogió a su derecho de no hacerlo pues, según ella, cree que hay un defecto de forma en esa demanda. Ante la insistencia de Carlota Corredera, presentadora del programa, de si es verdad que no ha pagado esa pensión, Rocío ha querido mantener su silencio: “No lo hice en los juzgados, no lo voy a hacer aquí”.

Respecto a cómo vive como madre el que su hijo sea citado a declarar contra ella ha respondido con contundencia. “Lo vivo con desesperanza”, ha asegurado, porque “ha pasado otra vez”. Aunque también ha afirmado que, a pesar de todo, “no pierdo la esperanza de volver a ver a mi hijo”.

La denuncia por violencia de género que no era tal

“Yo sé lo que ha hecho conmigo y lo que ha hecho con mis hijos: ha intentado volverme loca, pero no lo ha conseguido”, ha declarado Rocío Carrasco antes de aportar todos los detalles sobre la que es la causa judicial más importante para la protagonista.

La famosa denuncia por malos tratos, de la que toda la prensa del corazón y toda tertulia televisiva ha dado buena cuenta desde hace unos años, no era tal en sus inicios, según ha relatado la protagonista. El 23 de diciembre de 2016, Rocío Carrasco interpuso en los juzgados de la Plaza de Castilla una denuncia a su exmarido por lesiones psicológicas. “Todo lo vivido y contenido en mí ha tenido una repercusión hasta el punto de lesionarse psicológicamente”, explicaba Carrasco.

Los Juzgados de Instrucción se inhibieron en la denuncia argumentando que esa demanda pertenecía a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Alcobendas, porque esos daños se atribuyen a una persona había estado casada con ella. “Yo no lo denuncio por violencia de género, es el juzgado el que envía mi denuncia a los juzgados de Violencia de Género”, ha confirmado la hija de La más grande.

Así fue cómo se abrió ese famoso procedimiento que enseguida se intentó notificar al acusado. Notificaciones que, según ha afirmado Carrasco, Flores nunca recogió y que le tuvo que ser comunicado aprovechando sus asistencia a los juzgados para declarar en un procedimiento de insolvencia punible y alzamiento de bienes que aún tiene abierto.

En la denuncia interpuesta por Rocío Flores al padre de sus hijos, ella presenta numerosos informes psiquiátricos y un peritaje oficial privado. Además, pide al juzgado que la unidad de valoración de violencia de género emita un veredicto sobre su estado. “Esa prueba la pido yo, y esa prueba la debería de haber pedido él”, apunta asombrada.

El juzgado accedió a esa petición y, días después, las imágenes de Rocío entrando en los juzgados para someterse a la citada valoración fueron comentadas en todos los platós y revistas. La protagonista fue acusada de mostrarse en exceso abatida, demacrada y desmejorada para acentuar su estado.

Parte de las conclusiones del informe de valoración del Juzgado de Violencia contra la Mujer
MEDIASET
Parte de las conclusiones del informe de valoración del Juzgado de Violencia contra la Mujer

“Doña Rocío Carrasco Mohedano presenta un conjunto de síntomas ansioso depresivos de intensidad MODERADA-GRAVE, que interfieren en su situación personal y social, que puede conectarse clínicamente con la grave situación que presenta”, se recoge en el informe. Que también añade: ”(...) Se hace recomendable el establecimiento de medidas de protección que limite la exposición mediática de las cuestiones intrafamiliares”.

La jueza ve indicios de criminalidad y dicta un auto para que se celebre un juicio sobre este procedimiento. Durante la emisión del programa se ha escuchado a Carrasco declarar en sala, completamente abatida, diciéndole al juez: ”No me deja vivir. No consiente que viva. Ha hecho que mis hijos me odien, me ha privado del amor, el cariño, el respeto y la confianza de mis hijos”.

El auto fue recurrido por la otra parte, por Antonio David Flores, y en marzo de 2019, la Audiencia Provincial determinó sobreseer el caso de forma provisional. Es decir, se suspendió el procedimiento a la espera de nuevas pruebas.

La noticia fue recibida con gran alegría por parte del entorno familiar de la propia Rocío: su hermana Gloria Camila, su tío José Antonio, Ortega Cano y su hija, Rocío Flores, celebraron ante los medios la decisión judicial.

Rocío Carrasco recurrió esta resolución ante el Tribunal Supremo, que no cambió la conclusión aunque advirtió de que podía ser reabierto en cualquier momento si tuviesen lugar nuevos hechos. La protagonista lo intentó en una de las etapas más dolorosas para ella, que incluso la empujó al sucidio el 5 de agosto de 2019. Tampoco lo consiguió. “No sé qué más tiene que pasar”, se ha lamentado.

“Rocío, tienes toda la razón”, le decían los juristas a los que consultaba, aunque no le animaban a denunciar porque no existía ningún precedente. Sólo su letrado, Javier Vasallo, se atrevió a llevarlo ante los tribunales. “Todavía no es un caso cerrado. Quedan instancias a las que recurrir. Yo siempre he dicho que creo en la justicia”, insiste Carrasco. Contar su verdad en un juicio, al margen del veredicto o la sentencia es su objetivo: “Que se me dé la oportunidad de que ese procedimiento se dirima en un juzgado”.

Para concluir esta primera parte, la protagonista ha querido dejar claro que Antonio David no ha sido absuelto, como él ha hecho creer a todo el mundo.“Este señor no ha sido absuelto porque para ser absuelto tienes que ser juzgado y él no lo ha sido”, ha afirmado contundente.

Nadie llamó para contrastar

En su batalla por frenar el maltrato al que ella consideraba que le sometía el padre de sus hijos, Carrasco llegó a recurrir al Instituto de la Mujer, organismo público adscrito al Ministerio de Igualdad. De esta institución, Rocío no obtuvo ninguna respuesta, aunque en conversaciones íntimas, según ella misma, se había reconocido su condición de víctima de violencia de género.

Ella tiene claro por qué nunca se la ha creído: “Siempre han tenido una única versión, la que ha interesado en ese momento”. Al tiempo, ha reconocido que hay una parte de responsabilidad suya por mantenerse en silencio. Excusa que no le sirve de cara a las medios, que tenían fácil acceso a la documentación que podía tirar por tierra el testimonio de su exmarido.

″¿Cuántos periodistas han intentado contrastar la versión de Antonio David llamando a tu abogado?”, le ha preguntado Ana Isabel Peces, directora de la docuserie. “Nadie”, ha contestado con contundencia.

Fue en 2005 cuando la hija de La más grande actuó judicialmente contra su exmarido por atentar contra su honor e intimidad por primera vez. Una demanda en la que se aportaban numerosas intervenciones de Antonio David en programas, así como entrevistas y exclusivas en revistas. Se admitieron a trámite unas declaraciones de Antonio David tachando de infiel a su exmujer y el juez condenó a pagar una indemnización de 6.000 euros a la demandante. Se recurrió en la Audiencia Nacional y Rocío perdió. Recurrió al Supremo y volvió a perder.

Mientras tanto, las denuncias a partir de cada aparición de Antonio David en televisión se sucedieron. La mayor parte, perdidas por ella.

El juicio pendiente

El procedimiento pendiente más importante que acorrala a Antonio David Flores se desencadena a partir de la demanda interpuesta por ella al padre de sus hijos por el impago de la pensión alimenticia acordada en el convenio regulador que firmaron en 2006. La justicia reconoció a Flores una deuda de alrededor de 80.000 euros —deuda más intereses y costas—, que luego fue rebajada a 60.000. El demandado se reconoció insolvente y el juez el que comenzó a enviar oficios a productoras de televisión para recabar información sobre todo el dinero que había ingresado Antonio David en esos años.

Es entonces cuando Rocío Carrasco ha detallado, uno a uno, todo lo percibido por su exmarido con sus participaciones en numerosos programas. Unos 5 millones de euros que han sido facturados en la mayoría de las ocasiones por diferentes sociedades. “Este ser lo que ha hecho es ganar dinero durante 20 años a costa de mi vida, pero no por contarla, sino por cagarse mi vida”.

Fue entonces cuando el equipo de abogados de Rocío Carrasco decidió interponer una querella criminal por un delito de insolvencia punible en su modalidad de alzamiento de bienes.

Antonio David Flores el pasado mes de abril en los juzgados.
UATGTRES
Antonio David Flores el pasado mes de abril en los juzgados.

Del desarrollo de esa querella, la protagonista ha querido destacar la declaración de Antonio David ante el juez sobre las portadas que hizo hablando de su hijo. Él había sido sometido a un chantaje por parte de una revista que le había hecho unas fotos en una actitud comprometida y, para que no fuesen publicadas, pidió dos portadas en exclusiva. Esas dos portadas las dedicó a hablar de su hijo y dar detalles de los problemas de la salud del niño. “Me parece deleznable. Es tan sumamente cobarde que para que no salgan unas fotografías suyas pone a su hijo, y no tiene piedad ninguna y no tiene conciencia ninguna”, ha afirmado con desprecio.

″¿Qué le podría ocurrir al padre de tus hijos si pierde el procedimiento abierto de alzamiento de bienes?”, se le ha preguntado a Carrasco durante la entrevista. “Eso te lo tendría que contestar un jurista”, ha contestado. “Yo no he pedido cárcel, yo he denunciado un hecho que lleva aparejado, de ser culpable, una pena de cárcel”, ha explicado. ”¿Podría ir a la cárcel?”, insiste la periodista. “Sí”, ha afirmado categórica al final del episodio.

¿Tiene deudas o es millonaria?

Los últimos minutos del programa se han dedicado a aclarar cuestiones que siempre han sobrevolado al matrimonio formado por Rocío Carrasco y Fidel Albiac y que ella clarifica en unas imágenes inéditas de esa entrevista ¿Tiene la hija de la más grande todos sus bienes embargados? “No. También se ha dicho que la herencia que mi madre me dejó está a nombre de Fidel, y eso no es verdad”, ha aclarado.

″¿Tienes problemas económicos?”, le pregunta la periodista sentada enfrente. La protagonista no ha dudado en confirmar que, efectivamente, tiene que pagar el impuesto de sucesiones y en ello se está trabajando.

Carrasco fue declarad heredera universa de su madre, La más grande, pero reconoce no tener una situación económica tan desahogada como se cree. “Yo tengo que trabajar y hacer cosas para vivir. No tengo árboles que tengan dinero”, ha explicado. ¿Y la figura de rica heredera que se tiene de ella? “Ya llegará el momento de explicar cómo ha sido eso realmente, y no cómo se ha dicho que ha sido”, ha advertido sobre todo lo hablado acerca de la herencia de su madre y su padre.

La vida de Rocío Carrasco