'Sexify', la descarada serie polaca sobre sexo que ha reventado Netflix

Conseguir el orgasmo perfecto es posible.
Maria Sobocinska en 'Sexify'.
Maria Sobocinska en 'Sexify'.

La palabra película o serie seguida del adjetivo ‘polaca’ no suele ser la opción más atractiva para el tiempo libre de los espectadores españoles. Sin embargo, Sexify —sí, serie polaca— se ha convertido en la delicia de los suscriptores de Netflix España.

Sexify se estrenó hace una semana en la plataforma de streaming y desde entonces se mantiene en el Top 5. Y, aunque sea una obviedad, hay que recalcar que la ficción contiene mucho, mucho sexo.

“El asunto del orgasmo femenino sigue siendo un tema ignorado y omitido”, dice el tráiler. La trama es sencilla: una chica sin experiencia sexual dispuesta a obtenerla —en pareja y de forma individual— para crear una aplicación de sexo con la que ganar un concurso universitario.

Llamémosle drama, comedia o serie excéntrica. Así la cataloga, de hecho, Netflix (por supuesto, para mayores de 18 años).

Ocho capítulos que no superan los 50 minutos y con los que, a través de la historia que narra, se ‘penetra’ en el algoritmo del orgasmo femenino a medida que los personajes van desarrollando una ‘excitante’ aplicación, destinada precisamente a eso, a que las mujeres tengan una ayuda para llegar al orgasmo más intenso.

Una escena del segundo capítulo de 'Sexify'.
Una escena del segundo capítulo de 'Sexify'.

La protagonista, Natalia (Aleksandra Skraba), está perdidísima en todo lo que tiene que ver con el sexo, pero es una friki de la programación, y si quiere la aplicación ganadora tiene que estar al mismo nivel de conocimiento en ambas materias.

Ahí es cuando entran en juego sus amigas Monika (Sandra Drzymalska) y Paulina (Maria Sobocinska) —católica y casada—, para darle ‘el empujoncito’ con todo lo que ellas saben del tema (que es mucho más de lo que conoce Natalia).

El personaje principal dedica horas en su cuarto de la residencia a desarrollar otra aplicación para mejorar la calidad del sueño pero, a sugerencia de su profesor, busca algo que interese de verdad a la gente (el descanso no es tan importante).

Y, claro, un único vistazo a su alrededor —hay que subrayar que su entorno es el campus universitario— le da la clave: sexo. Sólo sexo.

Las críticas

1. “Con un elenco encantador, el tono positivo sobre el sexo y un sentido del humor único, Sexify es más que merecedora de un lugar en tu fila de próximas series que ver”. Decider.

2. “La narrativa es sencilla, entrelazando con éxito las historias de las 3 mujeres mientras empuja la acción hacia su objetivo. Logra que los espectadores se interesen por cada uno de los arcos individuales de los personajes”. The Upcoming.

3. “¿Nos dirigimos hacia un mundo donde el amor y la intimidad se convierten en fórmulas? Tiene un tono Black Mirror (…) Sexify tiene una fórmula adictiva propia. Los personajes son carismáticos y agradan con facilidad”. Ready Steady Cut.

Por qué ha calado

Las claves con las que ha conseguido hacerse con el público español son más que obvias: descaro, nada de prejuicios, locura —¡una app que te produce un orgasmo maravilloso!, tiembla Satisfyer— y muchas risas.

O lo que es lo mismo, un cocktail de evasión que, pese a las primeras etiquetas que se le colgaron, poco o nada tiene que ver con Sex Education.

Series de estrellas de Hollywood que han pasado por España sin pena ni gloria