Cómo sobrevivir a la ola de calor en 11 consejos

Surfear días con cerca de 45º no va a ser fácil.
Sol en una ola de calor sobre un termómetro.
Xurzon via Getty Images/iStockphoto
Sol en una ola de calor sobre un termómetro.

“Arde la calle al sol de poniente”, cantaba hace más de 30 años Radio Futura en su Escuela de calor. No sabemos si el grupo vivió una ola de calor como esta, pero cualquier símil apocalíptico puede describir la que se prevé para esta semana. Para dar la bienvenida a agosto, en algunas zonas de España se elevará el mercurio hasta los 45 ºC. Como diría la fallecida Rita Barberá, un buen “caloret faller. Es por ello por lo que hay que extremar las medidas de precaución para evitar que las altas temperaturas jueguen una mala pasada en nuestra salud.

Los golpes de calor pueden ser fatales, especialmente para la población de riesgo como personas mayores, niños, personas con enfermedades crónicas renales, cardiacas o neurológicas.

Por este motivo, los expertos dan una serie de consejos para intentar prevenirlo:

1. Si ves que el asfalto se nubla, no es tu miopía, es mejor que te quedes en casa...

El calor en el aire no es constante, la combinación de aire caliente con aire frío provoca subidas y bajadas (vibraciones) que a simple vista parecen borrosas. Así que si ves esto, es que definitivamente hace MUCHO calor.

GIPHY

2. En las horas de máximas temperaturas, mejor cerrar la casa a cal y canto.

Las persianas y las puertas cerradas permiten una mejor refrigeración de la casa y mantener la temperatura fresca. Si se necesita, mejor tirar de ventilador o aire acondicionado.

3. Si tienes que salir, busca la sombrita, a no ser que puedas ir así:

Ya sabes el dicho, los bombones se derriten al sol, así que aunque sea por subir la autoestima, mejor ir por la sombra. Para ponértelo más fácil, la app Shadowmap te indica por dónde da la sombra a cada hora en distintas ciudades de España.

GIPHY

4. Siempre mejor estar en lugares frescos.

Lo mejor es que en las horas de máxima incidencia solar se permanezca en sitios refrigerados. Pero si se está al aire libre lo mejor es estar en el agua, en parques o áreas sombreadas.

5. Descansa en las horas de más calor.

Nunca tuvo más sentido la palabra siesta.

6. Bebe MUCHA... agua.

La regulación de la temperatura por el cuerpo hace que el organismo se deshidrate —hola, sudor— por lo que hay que reponer el líquido aunque no se tenga sed. Es importante beber mucha agua y también líquidos como zumos o infusiones. Es conveniente evitar el alcohol y las bebidas azucaradas por generar más deshidratación en el organismo.

7. Protégete de la radiación del sol.

¿Te acuerdas del anuncio de “tú me das cremita, yo te doy cremita”? Pues estaban en lo cierto, hay que protegerse del sol correctamente con crema fotoprotectora y con sombreros o gorras.

8. El coche no es buen lugar para pasar el rato.

El coche es el vehículo por excelencia de las vacaciones. Aunque muchos optan por el tren o el avión, las operaciones salida y retorno siguen colapsando las carreteras españolas. Sin embargo, más allá de viajar, no es recomendable pasar tiempo de más en el coche, incluso si se tienen las ventanillas abiertas o el aire acondicionado puesto. Por supuesto, no hay que dejar a ninguna persona ni animal dentro de durante largo tiempo.

9. Come bien, pero no cualquier cosa.

La deshidratación y la pérdida de sales minerales también se palia con la comida. Para ello, se recomienda comer bien. Y eso no quiere decir excederse. No hay que hacer comidas demasiado copiosas, hay que evitar los productos grasos y elegir ensaladas, sopas frías y comidas ligeras. Las frutas de verano como el melón y la sandía son los aliados perfectos contra el calor.

10. Presta special atención a los niños y los mayores.

Los niños y los mayores, así como las personas con patologías son los más vulnerables a sufrir golpes de calor y deshidrataciones ya que su organismo no tiene la misma capacidad de regular la temperatura. Ellos deben tomar más al pie de la letra estos consejos.

11. Fresquito también se puede ir a la moda.

Aunque vestir de blanco no siempre ayuda a refrescarse, los expertos sí que inciden en que hay que llevar ropa fresca. Tejidos como el lino y el algodón son los más indicados para favorecer la transpiración.

11. Ellos también pasan calor

No hay que olvidarse de las mascotas. Para ellos también es recomendable evitar las horas de calor y que no hagan ejercicio en estas franjas, además de estar correctamente hidratados y frescos.