Quién es quién en el culebrón por la herencia de Cantora

Capotes, crucifijos, cabezas de toros y trajes de luces enfrentan a dos de las sagas más polémicas de la crónica rosa: los Pantoja y los Rivera.

Fueron las supuestas infidelidades a su mujer, Irene Rosales, las que llevaron a Kiko Rivera a sentarse en Sálvame Deluxe hace ahora un mes. Pero el carácter enamoradizo del DJ pasó enseguida a un segundo plano tras recibir la llamada en directo de su madre, Isabel Pantoja.

Esa noche se abrió la caja de los truenos y desde entonces la idílica relación que madre e hijo han mostrado siempre ante los medios ha ido derrumbándose capítulo a capítulo, entrevista a entrevista.

Las traiciones económicas, las mentiras, los conflictos familiares, las envidias y los problemas de dinero relatados por Kiko Rivera han puesto en tela de juicio el papel de la tonadillera como madre, y al clan de los Pantoja contra las cuerdas de la familia Rivera. Especialmente desde que el DJ confesó que los trajes de luces, crucifijos, cabezas de toro y capotes de Paquirri, que formaban parte de la herencia de sus tres hijos, están “escondidos” en Cantora y que nunca fueron robados, como había denunciando la cantante cuando se vio obligada a repartirlos.

Con el paso de los días han ido sumándose protagonistas al culebrón por la herencia de Cantora, una historia que desde el fallecimiento del torero en 1984 ha supuesto el enfrentamiento público de tres generaciones de dos de las sagas más polémicas de la crónica social: los Rivera y los Pantoja.

Estos son los integrantes del culebrón.

Protagonistas y secundarios del culebrón de la herencia de Cantora

Isabel Pantoja, la gran protagonista de toda esta historia, se mantiene en silencio tras los muros de la casa maldita bajo la protección de su hermano, Agustín, y volcada en el cuidado de su madre, doña Ana. Mientras, en los platós de Telecinco y en las páginas de las revistas aparecen voces y testimonios de aquellos que pasaron por la vida de los Pantoja y que aprovechan el fenómeno para disfrutar de su minuto de gloria.

Por su parte, Kiko va añadiendo apoyos a los que ya tenía, especialmente el de su mujer Irene Rosales, incondicional a las decisiones de su marido. Pero además, también cuenta con el de sus hermanos, Cayetano y Fran, su tía Teresa, su primo José Antonio Canales e, incluso, el de Lolita, la que fuera novia de su padre antes de que apareciese la tonadillera.

Al culebrón del otoño parece que le quedan aún algunos capítulos... y personajes. Y sino, tiempo al tiempo.