INTERNACIONAL
03/11/2020 15:47 CET | Actualizado 03/11/2020 18:21 CET

Trump ya ha preparado el terreno para el pucherazo de esta noche

El presidente de EEUU va a hacer lo posible por anular todos los votos que no hayan llegado antes de acabar el día, pese a que la ley garantiza su legalidad.

JIM RASSOL/ASSOCIATED PRESS
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La campaña del actual presidente de Estados Unidos y candidato republicano a la reelección, Donald Trump, lanzó un mensaje peligroso este lunes y dejó claro que va a hacer todo lo posible por que no todos los votos cuenten:

“Los demócratas están pidiendo a sus votantes y a los medios que creen una cortina de humo para echar culpas. Están imaginando supuestos retrasos postales y defendiendo que las papeletas de voto por correo, incluidas las que simplemente nadie ha enviado, son votos legítimos que habría que contar. Nada de esto va a suceder, pero lo van a pregonar como prueba de que la victoria de Trump se deberá a ese supuesto ‘espejismo rojo’. Que nadie caiga en la trampa”, señaló Justin Clark, subdirector de campaña de Trump.

Durante meses, Trump ha defendido que el ganador de las elecciones debería conocerse en la misma noche electoral. 

“¡Debemos conocer al ganador de las elecciones el mismo día de las elecciones, no días, meses o años después!”, declaró el 30 de julio. 

Clark añadió este lunes que los trabajadores de la campaña de Trump “ya se esperaban que los demócratas acudirían a los tribunales para extender la fecha tope para aceptar los votos enviados y recibidos mucho después del día de las elecciones. El último aliento de la campaña de Biden será desagradable y despiadado”.

Pero, en muchos casos, será imposible conocer los resultados a lo largo de la noche del martes. Hay varios estados que aceptan papeletas por correo después del día de las elecciones, siempre y cuando se hayan emitido antes de dicho día. Algunos estados ni siquiera tienen permitido empezar a contar votos por correo hasta el mismo día, por lo que los resultados casi siempre se retrasan.

Consulta aquí toda la información sobre las elecciones de EEUU  

Este lunes, un día antes de los comicios, la campaña de Trump subrayó que va a hacer lo posible por anular todos los votos que no hayan llegado antes de acabar el día, pese a que la ley garantiza que deberían ser votos legítimos y legales.

“En los estados en los que no se permite contar votos hasta el día de las elecciones, el proceso de recuento y validación de votos va a llevar más tiempo, sobre todo en estados con tantos votantes como Pensilvania”, argumenta Rick Pildes, experto en derecho electoral en la Universidad de Nueva York. “Lo que los votantes deberían esperar es que todos sus votos sean verificados y luego contados. Es inevitable que este proceso lleve más tiempo en estados que empiezan tan tarde”. 

Los retrasos postales son un problema muy real. Este año, las papeletas de voto por correo están tardando más en llegar a las oficinas electorales, sobre todo en los llamados “estados veleta”.

A lo largo del verano, el empresario Louis DeJoy, financiador de Trump y nuevo jefe del Servicio Postal, puso en marcha un plan de recortes que llegó a los tribunales por sospechas de que estas medidas pudieran retrasar el envío y devolución de votos por correo. No pudo mantener todos sus recortes en efecto más de cinco semanas, pero fueron suficientes para que el servicio postal sufriera importantes retrasos.

Los republicanos lo han intentado todo para que sea más difícil votar durante la pandemia, bajo la premisa de que cuanta más gente vote, mejor les irá a los demócratas.

“Necesitan dinero para que funcione el servicio y puedan transportar millones de votos, pero si no llega ni el dinero ni los votos, será inviable que la votación se haga por correo”, explicó Trump a mediados de agosto.

En Estados Unidos se ha hablado mucho del blueshift (giro azul) en referencia al color asociado a los demócratas, pero se espera que este año esté más presente que nunca. Este giro azul es el nombre que Ned Foley, profesor de Ley Electoral en la Universidad Estatal de Ohio, le dio en 2014 a una creciente tendencia por la cual los votos escrutados los días posteriores a las elecciones favorecen de forma muy mayoritaria al Partido Demócrata.

La campaña de Trump quiere que ese resultado basado en los recuentos iniciales e incompletos sea el definitivo

En marzo, el propio Trump lamentó que los demócratas del Congreso estuvieran tratando de aumentar la financiación al Servicio Postal para fomentar el voto por correo: “Reciben tal cantidad de votos que, si accediéramos [a generalizar el voto por correo], en este país no volvería a haber nunca un presidente republicano”. 

En Alabama, el Secretario de Estado (republicano) se opuso a permitir el voto desde el coche para las personas inmunodeficientes, que no quieren acudir de forma presencial a las urnas en plena pandemia por precaución. Por su parte, el gobernador de Texas, también republicano, limitó el número de buzones de recogida de votos a uno por condado, por lo que los condados con mayor población tuvieron que deshacerse hasta de 11 buzones para cumplir la normativa. Y hay muchos más ejemplos

El “espejismo rojo” que mencionaba Clark hace referencia a la posibilidad muy real de que los resultados se conozcan hoy mismo y reflejen una victoria clara de Trump sobre Biden o, al menos, una cifra mejor de la que apuntan las encuestas. La campaña de Trump quiere que ese resultado basado en los recuentos iniciales e incompletos sea el definitivo.

Y no debería ser así, ya que el recuento de votos por correo no se conocerá hasta dentro de varios días y probablemente favorecerán a Biden, que es el que más está animando a sus votantes a ejercer su derecho al voto por correo.

Donald Trump no será declarado vencedor el día de las elecciones bajo ninguna circunstanciaJen O’Malley Dillon, directora de campaña de Biden
 

En algunos estados, como Florida, los republicanos tradicionalmente han obtenido buenos resultados en el voto por correo. Ahora reconocen que las palabras de Trump son un problema y han intentado contrarrestarlas mediante llamadas robotizadas y correos para recordar a su electorado que el voto por correo es un método seguro.

“Donald Trump no será declarado vencedor el día de las elecciones bajo ninguna circunstancia”, ha garantizado Jen O’Malley Dillon, directora de campaña de Biden. “Tener esto en cuenta será fundamental mañana [por este martes] en nuestra forma de proceder”.

Este artículo fue publicado originalmente en el HuffPost Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Las mejores imágenes del día de las elecciones en EEUU See Gallery
Photo gallery Donald Trump See Gallery

NUEVOS TIEMPOS