La UE anuncia el octavo paquete de sanciones a Rusia y confirma un tope al precio del petróleo

Von der Leyen y Borrell adelantan la propuesta comunitaria, con nuevas restricciones al sector tecnológico y nuevas sanciones a más de 1.000 implicados en la invasión.
|

La UE ha presentado el octavo paquete de sanciones propuesto contra Rusia tras la celebración de los “falsos” e “ilegales” referendos de anexión en regiones del este de Ucrania, de los que presume el Kremlin, que ya ha iniciado el camino para su integración territorial.

En una breve comparecencia compartida entre la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el Alto Representante, Josep Borrell, ambos han confirmado que se ha alcanzado un acuerdo para plantear el tope al precio del petróleo comprado a Rusia, una idea en la que se trabajaba de urgencia en las últimas fechas. El petróleo, ha apuntado, que sigue exportándose, recordando que la UE ya aprobó vetar antes de final de año el que llegase por barco, unos dos tercios de toda la oferta.

Además, se incluyen nuevas restricciones a cerca de 1.000 figuras individuales implicadas en la invasión y los referendos, entre autoridades, figuras militares y propagandistas, así como sanciones sectoriales y extensiones del veto a las exportaciones europeas en ámbitos tecnológicos y militares. “Con esto debilitamos la capacidad de Rusia y su capacidad de modernizarse”, ha añadido la política alemana.

En concreto, Bruselas propone nuevas prohibiciones a importaciones de productos rusos en el mercado único europeo, con valor de 7.000 millones. Y una medida extra, impedir a ciudadanos europeos ser parte de los consejos de las empresas públicas rusas.

En su turno, Josep Borrell ha enumerado las personalidades que serán incluidos en el ya amplísimo listado de individuos sancionados por la UE. En el octavo paquete se incluirá al ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, único sobre el que ha personalizado el Alto Representante. Además, ha adelantado que se actuará contra los responsables y colaboradores en la celebración de los referendos de anexión a Rusia, oficiales militares de alto rango y contra quienes difundan o lancen propaganda y fake news en las zonas ocupadas de Ucrania.

Por qué no hay un veto al petróleo

Von der Leyen ha confirmado que se fijará un precio máximo de compra al petróleo ruso, pero no se ejercerá un veto a las adquisiciones completas por la dependencia de varios estados “en desarrollo” al suministro de crudo de Moscú “a precio bajo”. Desde que se planteó esta idea en la mesa de los Veintisiete, varios miembros, con Hungría a la cabeza, rechazaron cualquier intento de veto, lo que ha dificultado las negociaciones para alcanzar un acuerdo.

Con esta medida, ha anunciado la presidenta de la Comisión, se consigue por un lado “reducir los ingresos de Rusia” y por otro “mantener estables los mercados globales de energía”.

A finales de mayo, Bruselas logró un acuerdo para prohibir la entrada del petróleo ruso que llegase por barco, lo que supone reducir en dos tercios la oferta total de Moscú. Sin embargo, el tercio restante quedaba exento ante la exigencia de, otra vez, Hungría. Así, el crudo comprado por oleoducto no sufrirá ese veto, una decisión clave para Orbán y los gobiernos de Eslovaquia y República Checa.