Un experto en seguridad explica qué hay detrás de la broma a Almeida y valora cómo lo hizo el alcalde

Mucho más que una broma.

En una entrevista en Todo es Mentira, el experto ha recordado que los dos humoristas son conocidos en Rusia y llevan varios años haciendo “humor vinculado al mantenimiento y sostenimiento del régimen” porque, de hecho, ya le hicieron algo parecido a la dirigente del PP María Dolores de Cospedal.

En opinión de Gil, la broma pone de manifiesto que los grandes cargos, antes de aceptar cualquier conversación, deberían someterse a los servicios de inteligencia para que los protejan de estas situaciones.

El experto ha retirado que los dos humoristas “tienen vinculación con el régimen” y que, de hecho, “todas las actuaciones están perfectamente coordinadas con el Kremlin, sobre todo desde 2017″.

Aunque ha admitido que Almeida escapó de la situación “bastante bien”, tanto él como su equipo “deberían haber hablado antes con el embajador de Ucrania para cotejar todo esto”.

“Esto es un humor utilizado para la defensa de un régimen. El humor es algo bueno en sí mismo siempre menos cuando se utiliza como un arma de guerra y esto es un arma de guerra utilizada para lo que llamamos guerra de influencia, la desacreditación de los estados hostiles y vender cómo se han quedado con nuestros líderes, porque no saben si el alcalde es el alcalde de Madrid o un ministro”, ha explicado.

Gil ha insistido en que “el humor usado como el arma de guerra es muy potente y utilizado para el mal, en este caso para los intereses mas paupérrimos del régimen ruso, también sirve”. “Y estos dos llevan haciéndolo mucho tiempo”, ha señalado.

Colocándose la mascarilla...

Martínez-Almeida en Instagram