POLÍTICA
29/09/2019 10:27 CEST | Actualizado 29/09/2019 14:44 CEST

Un partido político PARA la Convivencia

Javier Moltó, fundador del partido PARA: "Este país necesita que ayudemos entre todos a gestionar con sensatez".

Twitter
Javier Moltó

Las ideas no son de nadie. Están al alcance de todo el mundo. No son un arma para que nos la arrojemos unos a otros, son una herramienta para hacer el mundo mejor. La discrepancia es beneficiosa, ayuda a pensar, a matizar, a mejorar lo que pensamos. Todos podemos estar equivocados. De hecho, lo estamos. Aceptémoslo. ¿Cuál es la solución perfecta y definitiva? La desconocemos. Pero tenemos que probar. 

Javier Moltó propone con estas líneas dar forma a un partido político –PARA la Convivencia–, y así lo ha registrado.

El diccionario define “para” como una preposición que indica la utilidad, el destino o el uso de algo y Moltó considera que esa finalidad se traduce en gobernabilidad y se consigue con actitud, disposición y diálogo.

“El objetivo de PARA no es ganar las elecciones, sino ayudar a la convivencia promoviendo el debate. Tenemos nuestras ideas y nuestros principios, cada uno los suyos, porque entre quienes formamos PARA tampoco hay homogeneidad, no somos uniformes, pero sí tenemos una voluntad común: trabajar por una convivencia mejor”, asegura.

Se considera una persona que siempre ha tenido interés por la política e ideas muy determinadas, hasta que hace algún tiempo se dio cuenta de que luchar exclusivamente por las suyas era “algo absurdo” en una sociedad en la que existen opiniones tan variadas y en la que compartirlas y debatirlas, nos hace más ricos.

Un partido político abierto es imprescindible, en el que se gestione la diversidad, que defienda la convivencia de ideologías diferentes de forma sensataJavier Moltó

Para Javier, el panorama actual está marcado por políticas cortoplacistas, y por el ansia de poder, algo de lo que busca alejarse. “Los ciudadanos nos cansamos de proyectos a corto plazo, este enfoque genera muchas insatisfacciones y corrientes peligrosas”. 

“Una sociedad mejor se consigue con mejor educación, con menos prejuicios, con menos prepotencia, con menos vanidad, con la duda perenne, con el escepticismo como bandera, sin fe en milagros y con el convencimiento de que todas las ideas pueden tener su sentido en diferentes momentos y que las personas que defienden unas u otras no lo hacen por maldad o solamente en beneficio propio, sino porque están convencidas de que lo que defienden es bueno para los objetivos que consideran adecuados para el conjunto”, apunta.

Él mismo admite que el riesgo de que esta iniciativa resulte “un esfuerzo inútil” es alto, sin embargo considera que los ciudadanos nos quejamos a menudo, pero no damos el paso para casi nada. “Me siento responsable, tenemos que implicarnos y buscar movimientos ciudadanos para gestionar, lejos de la confrontación”.

“Levantemos la vista, tracemos un plan entre todos. Caminemos juntos en busca de un futuro mejor para el mayor número posible de ciudadanos. Sin guerras partidistas. En las guerras perdemos todos. Necesitamos construir y no destruir, y para construir, necesitamos todas las manos”.

Puedes consultar su propuesta en el blog: 

https://blogs.km77.com/teletransporte/el-partido-para-la-convivencia/

Photo gallery Los partidos políticos más raros See Gallery