NOTICIAS
19/02/2020 13:45 CET | Actualizado 19/02/2020 14:28 CET

El campo "aprieta" en Granada, Pamplona y A Coruña para exigir precios justos en el campo

El mensaje es claro para el Ejecutivo de Pedro Sánchez: “Dar más trigo y predicar menos”.

EFE
Una multitudinaria tractorada ha partido de la zona Norte de Granada, pasadas las 11.00 horas.

Coincidiendo con la petición de este miércoles -al más puro estilo Torra- de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a los agricultores de que “aprieten para defender sus derechos” porque “tienen razón”, las organizaciones agrarias han convocado nuevas protestas multitudinarias en Granada, Pamplona y A Coruña para reclamar lo que llevan exigiendo desde hace mucho tiempo: soluciones para el campo y precios justos en origen.

La protesta en Granada, en la que participan entre 700 tractores y un millar y más de 15.000 personas, se ha iniciado en las inmediaciones de la Delegación de Agricultura de la Junta, en la zona Norte de Granada, donde pasadas las 11.00 horas ha partido la marcha. 

El mensaje es claro para el Ejecutivo de Pedro Sánchez: “Dar más trigo y predicar menos”, al tiempo que han rechazado medidas como la reducción de peonadas o endurecer la inspección de trabajo con las empresas agrarias, que han calificado de “contraproducentes”.

Situación límite

Los representantes de las principales organizaciones agrarias convocantes de la protesta han reclamado medidas urgentes al Gobierno contra la situación “límite” que vive el campo. 

“Lo único que ha hecho es tomar dos medidas que son contraproducentes para la agricultura y la ganadería”, ha relatado el secretario general de Asaja en Granada, Manuel del Pino

“Necesitamos medidas urgentes, estamos cansados de palabras balsámicas”, ha dicho el secretario provincial de UPA, Nicolás Chica. Más lejos ha ido el secretario provincial de COAG, Miguel Monferrer, quien ha reclamado precios justos para que las explotaciones agrarias sean rentables y que las circunstancias del sector sean consideradas como un “problema de Estado”, creando una mesa interministerial para abordar la situación. 

“La ciudad no come”

La manifestación, en la que según los convocantes participan 20.000 personas, la abre una pancarta con el lema “Granada, precios justos para nuestros agricultores y ganaderos”.

“Si el campo no produce, la ciudad no come” es otro de los lemas de los agricultores que se manifiestan, muchos de ellos ataviados con chalecos amarillos. 

La tractorada de Granada, que se celebra en la quinta semana de manifestaciones en todo el país para reclamar soluciones para el campo y precios justos en origen, ha causado esta mañana importantes retenciones en la A-92, dado que no se permite a los turismos acceder a la ciudad por el kilómetro 241 de esta autovía, y en la A-44.

En la provincia de Granada hay unos 35.000 agricultores que ocupan 140 de sus 174 municipios, según el sector.

Las movilizaciones han sido convocadas por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA. 

Pamplona, colapsada

Al igual que en Granada, agricultores y ganaderos colapsan las calles de Pamplona (Navarra), con demandas calcadas a las de los granadinos.

La concentración se ha nutrido de dos marchas simultáneas que han partido una a pie, desde la cuesta de Santo Domingo y atravesando parte del recorrido del encierro sanferminero, y la otra desde el estadio de El Sadar y compuesta por varios cientos de tractores, que se han juntado en la puerta de la Delegación del Gobierno.

A Coruña reclama una mesa ganadera

En La Coruña, alrededor de trescientos agricultores y ganaderos se han concentrado ante la Delegación del Gobierno en Galicia, donde el delegado Javier Losada los ha recibido y les ha prometido trasladar al Ejecutivo las especificidades del campo gallego.

Los manifestantes gallegos, que quieren dar continuidad a las movilizaciones que se están desarrollando a nivel nacional, echan en falta una mesa ganadera en las negociaciones en Madrid.

Sánchez viaja a Bruselas para negociar la PAC 

En este contexto de protestas en el campo, Sánchez viaja este jueves a Bruselas para participar en la negociación de los presupuestos europeos y en el que el presidente del Gobierno defenderá que se mantenga la Política Agrícola Común (PAC).

La negociación se prevé difícil en un contexto internacional marcado por la salida del Reino Unido de la UE lo que supone, financieramente hablando, la pérdida de 10.000 millones de euros anuales para las cuentas europeas.

Además, la UE necesita recursos para hacer frente a nuevas necesidades como la lucha contra la emergencia climática, la digitalización o las migraciones.

La postura del Gobierno español siempre ha sido la misma: defender que el marco financiero plurianual que se tiene que negociar incluya las denominadas políticas tradicionales, como la PAC o la Política de Cohesión.

El Gobierno español siempre ha defendido la necesidad de mantener el presupuesto para estas políticas porque son vertebradoras y han hecho mucho bien al medio rural en España en todos estos años.

Además, España apuesta por mantener el volumen total del presupuesto en el 1,114 % de la Renta Nacional Bruta de la UE.