NOTICIAS
16/02/2021 16:44 CET | Actualizado 17/02/2021 11:49 CET

Una prestigiosa experta explica cómo será el final de la pandemia: quizá no es lo que esperabas

Tendremos que ayudar todos.

Devi Sridhar, profesora y presidenta de la Unidad de Salud Pública Global de la Universidad de Edimburgo, ha explicado cómo será probablemente el fin de la pandemia. Y, si te esperabas algo espectacular, rápido y celebrado, estabas muy equivocado.

“Es poco probable que la pandemia termine abruptamente, sino más bien lentamente, país por país, ya que cada uno aumenta su control sobre el coronavirus y lleva al virus hacia niveles de eliminación”, señala en un artículo en The Guardian.

La experta anticipa que los países ricos lo lograrán través de pruebas, vacunas  y mejores tratamientos, pero advierte de que los países más pobres tendrán dificultades para ponerse al día y se enfrentarán a oleadas y estallidos repetidos hasta que obtengan el apoyo necesario para conseguir un buen control. 

“Lamentablemente, esta es la historia de la salud mundial: los problemas que son controlados y luego olvidados rápidamente por las partes ricas del mundo, como el sarampión, las paperas, la rubéola, la tuberculosis y la poliomielitis, siguen siendo problemas importantes y continuos en las partes más pobres”, lamenta. 

Sridhar señala que “los países más ricos como Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Japón, el Reino Unido y los de Europa tienen la opción de seguir una estrategia de eliminación mediante una combinación de programas de prueba, rastreo y aislamiento; restricciones y, fundamentalmente, medidas en las fronteras para detener la reimportación de nuevas cadenas y variantes”. 

Todo eso, afirma, ayudaría a poner fin a la epidemia en cada país y sería un paso, país por país, hacia un mejor control y el fin de la pandemia mundial. La especialista asegura que, si estos países pueden implementar vacunas rápidamente y protegerse contra la introducción de variantes de otros partes del mundo, “es posible que puedan eliminar las restricciones y volver a una vida algo más normal en los próximos seis a ocho meses”.

“Esto significaría la reapertura de escuelas, restaurantes, bares y gimnasios, y el regreso de los festivales de música en vivo y los eventos deportivos”, aclara.

Sridhar insiste en que, una vez que los países ricos hayan logrado eso, deben apoyar a los países menos favorecidos en sus esfuerzos por vacunar a sus poblaciones. “Muchos países más pobres, que carecen de los recursos y millones para negociar con las empresas farmacéuticas, no han podido acceder a las vacunas para la mayoría de su población, mientras que algunos países ricos han comprado nueve dosis por persona”, recuerda.

Photo gallery Las mejores mascarillas disponibles en el mercado, según la OCU See Gallery