BLOGS
13/06/2018 07:25 CEST | Actualizado 13/06/2018 07:25 CEST

Mujeres tenían que ser

Getty Images/ABSODELS RF

Crecí en un matriarcado en el que la educación emocional y cultural la puso mi madre, una mujer que no estudió, en aquellos años no tenía mucho sentido eso pues su objetivo tenía que ser el de buena madre y esposa y eso no se aprendía en la escuela. Sin ella yo no hubiera sido el mismo y sospecho yo que puede que peor.

Desde adolescente las mejores amistades que he tenido en su mayor parte han sido mujeres, escuchan mejor, son más receptivas, tienen una mayor sensibilidad para entender lo más tierno del ser humano, aquello que exige apertura emocional. Es ahí donde puedes encontrar la verdadera complicidad.

Si he de poner nombres a momentos de mi vida, la mayoría de estos momentos lo tendrían femeninos. Tiempos que pueden ir desde unos días a unos años. Momentos que dejaron huella, momentos que hicieron por sanar, días para el placer pero también, en ocasiones, para el dolor. La vida, para ser justa, sólo podría escribirse en femenino.

He sido maestro, mentiría si dijera que no hay diferencia entre niños y niñas, son estas las que responden mejor en el mundo académico, son, en general, con ellas con las que se puede trabajar con una mayor comodidad y un mejor rendimiento. Habiendo quedado atrás los años en los que la universidad era casi exclusiva propiedad de los varones hoy la presencia de la mujer es mayoritaria en ella.

He trabajado y en ese trabajo mi mayor coincidencia se ha dado con las mujeres. De todo ahí en la viña del señor pero cuando hoy recuerdo nombres de compañeros y compañeras es mayor cantidad los de estas últimas a la hora de encontrarme cómodo trabajando junto a ellas y dialogando en los momentos de descanso.

Hoy soy discapacitado total, dependo completamente de los demás, sin ellos a mi lado no podría hacer nada salvo pensar. He dicho ellos pero debería decir ellas, aquella madre de la que hablé al principio y que dedicó buena parte de su vida a cuidar a su madrastra (si me puede reponer el curso este al final le tocó a ella por la razón indiscutible de ser la mujer entre los hermanos) para después ejercer de abuela. Repito, soy un gran inválido y necesito alguien que me cuide, ese alguien es mi esposa. Me es difícil imaginar otra persona con más nivel de sacrificio y que hace aquello por un evidente único motivo: amor. En esta vida sólo he visto a mujeres sacrificar su carrera profesional para cuidar a otros.

Soy varón, no sé si por eso tengo derecho a disponer de un lugar para el reposo del guerrero, si tengo o no ese derecho la verdad es que aquí está: mi hogar. Nunca he tenido a mi lado a una persona en la que poder confiar tanto, mi esposa, mi compañera. Con nadie he llegado a hablar con mayor profundidad e incluso, a veces, crudeza, la misma que muestra la vida. Espero que en algún momento de esa vida yo también haya podido ser su reposo.

Sacrificadas, vitales, inteligentes, buenas profesionales, rigurosas en su trabajo, cómplices, sensibles, confidentes, significativas, dispuestas, donde se gesta la vida y aún así condenadas por una ley no escrita a un segundo plano. Mujeres tenían que ser.

Este artículo se publicó originalmente en el blog del autor

ESPACIO ECO