BLOGS
02/08/2013 07:42 CEST | Actualizado 01/10/2013 11:12 CEST

Claves para unas vacaciones sin 'sorpresas'

Internet es el medio más efectivo, ágil y fiable a la hora de buscar información y planificar un viaje, así como para reservar un alojamiento. Pero también es un escenario para timadores y expertos del fraude que tratan de sacar tajada engañando a internautas demasiado confiados.

Entramos en la recta final para elegir el alojamiento para nuestras vacaciones estivales, la sede de nuestras ilusiones, ese lugar en el que soñamos todo el año. Un sueño que podría romperse en mil pedazos si no tomamos una serie de precauciones...

No descubro nada nuevo afirmando que Internet es el medio principal a través del que los viajeros reservamos nuestro alojamiento vacacional. Tampoco si digo que Internet ha abierto un abanico enorme de posibilidades para elegir una gran variedad de alojamientos que se ajusten a nuestras necesidades y gustos más exigentes.

La vivienda de alquiler vacacional es una tipología con una demanda internacional creciente y España ocupa un lugar destacado como destino que atrae a viajeros de todo el mundo. De hecho, España es tras EEUU y Francia, el destino más solicitado a nivel global por los usuarios de viviendas de alquiler vacacional (al menos por los más de 245 millones de usuarios que visitaron todas las webs del grupo Homeaway del 31 de marzo de 2012 al 31 de marzo de 2013).

En resumen, Internet es sin duda el medio más efectivo, ágil y fiable a la hora de buscar información y planificar un viaje, así como para reservar un alojamiento. Pero no es menos cierto que también es un escenario para timadores y expertos del fraude que tratan de sacar tajada engañando a internautas demasiado confiados.

Fuentes policiales indican que es en verano cuando este tipo de malas prácticas aumentan considerablemente. Por ello, es importante desconfiar de las ofertas excesivamente buenas (tan buenas que rocen lo imposible) y tomar determinadas precauciones para no encontrarnos con sorpresas desagradables.

Desde mi punto de vista son 8 las cuestiones clave a tener en cuenta:

1.- Acudir a buscadores profesionales, que utilizan métodos de encriptación informática de primer nivel, además de otros sistemas específicos de seguridad para minimizar la aparición de alojamientos fraudulentos en sus páginas.

2.- Consultar los comentarios que publican otros usuarios en la red. Es uno de los mejores filtros para medir el nivel de calidad de la propiedad elegida ya que aglutina opiniones sinceras que dan una idea clara de la calidad del alojamiento que vamos a alquilar y del trato recibido por parte del propietario.

3.- Contactar con el propietario a través de las herramientas que proporcionan las webs y asegurarse de que el alojamiento está disponible y responde a todas nuestras necesidades. En este sentido, aunque hayamos establecido un primer contacto por email, es recomendable tener al menos un contacto telefónico con el propietario para aclarar dudas y hacer todas las consultas que consideremos oportunas.

4.- Una vez cerrado el acuerdo, el propietario deberá remitirnos el contrato de alquiler firmado con las condiciones en las que se llevará a cabo nuestra estancia. Debe incluir la fecha y hora de llegada y de salida, la dirección del alojamiento, el procedimiento y las fechas de pago, los términos y condiciones en caso de cancelación de la reserva, así como, si fuera necesario, cláusulas específicas (admisión de mascotas, alojamiento para fumadores, etc).

5.- Es importante revisar el contrato cuidadosamente antes de firmarlo y reenviarlo rubricado al propietario, así como conservar siempre una copia del mismo.

6.- Tras la firma del acuerdo hay que asegurar la reserva pagando el depósito que, como norma general, suele estar entre el 10% y el 50% del total de la estancia. Al igual que las condiciones de su devolución, el depósito debe estar incluido en el contrato.

7.- Aunque los métodos de pago variarán dependiendo de los propietarios, es recomendable que los pagos se realicen con tarjeta de crédito o transferencia bancaria en lugar de hacerlo mediante cheque o agencias internacionales de servicios de envío de dinero.

8.- Finalmente, aunque no es crítico, se recomienda contratar un seguro de viaje (cuando el portal que hemos empleado lo ofrece), ya que a las coberturas de un seguro de viaje tradicional como gastos médicos, hospitalización, cancelación, etc. se añaden coberturas y garantías específicas para las vacaciones en alojamientos y casas de alquiler.

Siguiendo estas pautas, estaremos más cerca de disfrutar de unas magníficas vacaciones. Yo, personalmente, estoy a punto de disfrutar de las mías. Os deseo a todos un feliz y excitante verano y con sorpresas de las buenas.