BLOGS
03/11/2018 10:51 CET | Actualizado 03/11/2018 18:55 CET

Deseo que fracases (y ojalá sea pronto)

Getty
La percepción lo es todo. Foto: Getty

"Es imposible vivir sin fallar, a menos que vivamos con tanta cautela que no vivamos en absoluto. Y, en ese caso, hemos fallado por 'default'". J. K. Rowling

En serio deseo que fracases y espero que sea muy pronto. Deseo que el fracaso sea tan grande que llegues al punto de tener que cuestionar todo lo que has hecho, deseo que tengas que cuestionarte quién eres, por qué haces lo que haces y por qué tienes la vida que tienes. Deseo que el fracaso sea tan rotundo que no tengas otra alternativa que comenzar de nuevo. Porque tengo la absoluta certeza de que en el momento en el que logres sacudirte el polvo, entonces serás una mejor versión de ti, sabrás quién eres y recordarás que eres invencible.

En la vida hay muchos más fracasos que éxitos, lo que resulta increíble es que a pesar de ser una experiencia común y constante, nunca nadie nos enseña cómo lidiar con esa sensación. El miedo al fracaso es un asesino en serie de millones de sueños. El problema no es el fracaso como tal, sino lo que nos han enseñado que es y el peso emocional que aprendemos a darle conforme crecemos.

Tengo la absoluta certeza de que en el momento en el que logres sacudirte el polvo, entonces serás una mejor versión de ti.

Piensa en un niño pequeño. Ellos no tienen miedo al fracaso, ni siquiera piensan en ello, únicamente hacen las cosas una y otra y otra y otra vez hasta que consiguen lo que quieren. La fortuna es que tú y yo estamos cableados de esa manera. Adentro de nosotros hay un poder enorme para sobreponernos de los peores fracasos y alcanzar la vida que deseamos. Pero vamos creciendo y vamos aprendiendo a vivir con una cautela absurda en la que el miedo al fracaso se convierte en miedo a la vida y poco a poco va apagando el espíritu.

Te comparto dos ideas que puedes integrar a tu vida hoy mismo para que comiences a caminar con paso firme hacia el fracaso que tiene el potencial de transformar tu vida.

1. Es normal tener miedo, pero no está de moda seguirlo.

Hoy está de moda seguir tus sueños, seguir tu pasión y seguir tu intuición, pero seguramente nadie te ha dicho que está de moda seguir tus miedos. Pues hoy eso va a cambiar, porque para que de verdad puedas triunfar vas a tener que conocer tus miedos, confrontarlos y avanzar en esa dirección. ¡Bienvenido a la era en la que seguir tus miedos se va a convertir en tu mayor atributo!

Cualquiera que no tenga miedo avanza con facilidad, pero el reto no está en no tener miedos, sino en atreverse a avanzar aún a pesar de ellos. El miedo es parte de la vida y su misión es advertirte que estás a punto de hacer algo nuevo, algo que va a sacarte de tu zona de confort, recuerda que la magia, el éxito y la vida de tus sueños están afuera de tu zona de confort. Deja de tenerle miedo al miedo y no te resistas, mejor aprende a usarlo como si fuera gasolina. Recuerda esto: Si tienes miedo y al mismo tiempo te emociona la posibilidad de lograrlo, entonces vas en el camino correcto.

Deja de tenerle miedo al miedo y no te resistas, mejor aprende a usarlo como si fuera gasolina.

Asume que es posible que falles y que te equivoques, pero recuerda que ese es el camino, cada equivocación, cada fracaso te acerca a tu mejor versión, lo único que no puedes permitirte es rendirte. No naciste caminando, te caíste miles de veces y jamás te rendiste, hoy como adulto tendrás que caerte varias veces antes de lograr tus sueños. Acepta esto como una máxima en tu vida y verás que poco a poco deja de ser tan incómoda la idea de fallar.

2. Ganar o aprender, pero jamás perder.

Cada vez que no consigues algo no estás perdiendo, estás ganando experiencia y aprendiendo. En una entrevista le preguntaron a Tomás Alva Edison qué se sentía haber fracasado más de mil veces a lo que él contestó: "Yo no fracasé mil veces, encontré mil formas de cómo no hacerlo".

La percepción lo es todo y el secreto está en poner tu enfoque en tus objetivos. Cada vez que algo no salga como quieres pon a trabajar a tu mente creativa y busca qué cosas puedes hacer diferente la siguiente vez para que consigas el éxito. En el fracaso obtienes información muy valiosa, aprende a aprovecharla porque con ese material se construyen las escaleras que conducen al éxito.

Hoy celebro mis fracasos y espero que muy pronto podamos celebrar los tuyos. Sigue tus miedos, avanza y cuestiónate, fracasa fuerte, fracasa en grande y después ve y sé EXTRAordinario.

Este post se publicó originalmente en el HuffPost México.

ESPACIO ECO