BLOGS
23/05/2014 13:52 CEST | Actualizado 23/07/2014 11:12 CEST

Una tele pionera en basura

Un agujero de 1.300 millones. Ese es el tema. Pues bien, buena parte de la cúpula directiva de la desaparecida televisión autonómica valenciana (que taaaaanta gente echa de menos en el lugar en el que vivo) ha sido imputada por malversación y tendrá que responder de ese agujero.

Un agujero de 1.300 millones. Ese es el tema. Pues bien, buena parte de la cúpula directiva de la desaparecida televisión autonómica valenciana (que taaaaanta gente echa de menos en el lugar en el que vivo) ha sido imputada por malversación y tendrá que responder de ese agujero.

Los que mandaban en esa tele van a tener que dar explicaciones ante el juez, preparar su defensa, (que deberán pagar con su dinero) y volver a estar en la picota. Se ha sabido esta semana, cuando el juez ha admitido a trámite la querella. Se les acusa de:

-Apropiación indebida

-Administración desleal

-Malversación de caudales públicos

Es la primera vez que sucede en el panorama audiovisual español. Nosotros siempre abriendo sendas...

Entre los imputados está la periodista Lola Johnson, que lo fue todo en Canal 9 durante los tiempos oscuros de Camps y lo estaba siendo todo también en el Gobierno de la Generalitat, ya a las órdenes de Alberto Fabra. Su trabajo al frente de las dos instituciones merece un artículo, porque ejemplifica bien la basura en la que nos movemos, así como concepto. Voy por partes.

Lola Johnson. Foto: EFE

Parte 1. Dios y el PP, nos unen

Lola llegó a la tele de la mano de Francisco Camps (ella militaba en el partido desde siempre, incluso cuando presentaba El tiempo en la desconexión regional de TVE). Tenía con el presidente una buena relación de amistad (compartían, por ejemplo, un mismo fervor religioso) y Camps la premió con un puesto de responsabilidad: Lola entró en la tele por la puerta grande, como directora de Punt 2, el segundo canal de la cadena autonómica. Pasó de ser presentadora meteorológica a este cargo.

Parte 2. ¿Gürtel? ¿Ese en qué equipo juega? ¿Abusos sexuales?

Tiempo después fue alzada a directora de informativos y poco después a directora de la tele. Allí ocultó del todo el caso Gürtel, jaleó a Camps, ignoró temas informativos de primer orden que no favorecían a su presidente y, lo peor, ignoró, ninguneó y dejó en la estacada a aquellas tres periodistas que denunciaron al jefe de Recursos Humanos, Vicente Sanz por acoso sexual (está acusado de acoso y abuso, por cierto, a la espera de juicio). Las chicas acudieron a ella y al director general, López Jaraba (otro imputado ahora) en busca de apoyo. Pero era un terreno incómodo, demasiado resbaladizo y ninguno de los dos lo afronta, ninguno las toma de su mano, ninguno emprende medidas. Todo fueron esquinazos, evasivas, excusas, para no recibirlas. Un comportamiento, Lola querida, muy poco cristiano, me parece a mí...

Parte 3. Premio por basurear

La tele que ella dirigió se endeudó hasta el delirio, fue portada día sí y día también por su grosera manipulación informativa, se hundió hasta sus mínimos de audiencia... Camps, pese a la buena campaña que le hizo siempre la tele autonómica, cayó en desgracia y justo antes de dimitir, y cuando ya las aguas fecales le llegaban al cuello a Canal 9, nombró a Johnson consellera de cultura, turismo y deporte, un pedazo de puesto que venía a ¿¿¿¿premiar???? los servicios prestados. Camps se marchó, ella siguió, Fabra llegó, la mantuvo primero y luego la destituyó. Pero se quedó en el partido, en el entorno...

Parte 4. El colofón ACOJONANTE

Un año después, ya con la tele en estado terminal, con un ERE arbitrario, perverso y finalmente anulado, Lola, la mujer que había contribuido al desprestigio, endeudamiento y fatal desaparición de la tele valenciana, fue nombrada (oh, dios mío), secretaria autonómica de Comunicación, un puesto del que dimitió ayer tras ser imputada por malversación.

Manifestación de trabajadores contra el ERE en RTVV. Foto: EFE.

Bonus

Canal 9 no solo ha sido la primera tele en esto, en imputar a directivos. También inauguró muchas más cosas (malas, sí, pero esa es otra historia) en la historia audiovisual de las teles públicas. No me puedo resistir a regalarles un pequeño listado, que demuestra que en esta parte del Mediterráneo somos de verdad tan creativos como todo el mundo piensa. Voy con seis ejemplos.

1. Tómbola. Cuando en el resto de los canales (¡¡¡¡¡¡ni siquiera Vasile!!!!!!!) ni se habían planteado que la información rosa podía ser destroyer, allí estuvimos nosotros, lanzando un modelo sin el que ya no se concibe la televisión. Fuimos la primera cadena (pública, privada, mixta, de todoooo) en poner a sabuesos contra famosetes y machacarlos. Sálvame no existiría sin nosotros. Ahí es nada.

2. Órdenes concretas. Hasta entonces las consignas un poco confusas, etéreas, subliminales... Pocos se atrevían a disparar a matar dando órdenes poco democráticas. Pero entonces llegó Zaplana, puso de directora a su jefa de comunicación, Genoveva Reig y ella, con toda normalidad, reunió a los cámaras y les dijo que a Zaplana, a partir de ahora, no se le podía grabar por el perfil izquierdo.

3. Redacciones paralelas. Cuando uno hereda una plantilla de periodistas de oposición a los que no puede echar y no puede doblegar, lo que hace es crear una redacción alternativa con otros profesionales capaces de decir que "esto es un huevo" cuando lo que se está enseñando es una barraca de feria, por poner un ejemplo al azar. Este comportamiento se extendió pronto por otras teles autonómicas.

4. Traer estrellas de la capital a los debates nocturnos que tienen un 0,3 de audiencia y en los que se habla de temas nacionales (no locales, pese a ser autonómica la tele) siempre y cuando no sean molestos para el PP. Por ejemplo, Garzón y su mundo, o el independentismo catalán. Y pagarles una pasta, claro.

5. Llenar la programación de basura, basurilla y basuraza. Y repetir programas de diez años atrás cuando te quedas sin dinero para seguir produciendo.

6. A negro. Hemos sido la primera tele autonómica que se CIERRA; la primera que hizo un ERE, que después la justicia anuló; la primera que no aceptó la decisión judicial, y la primera que ha mantenido en nómina durante meses a sus trabajadores cuando ya la tele estaba en negro. Gestión impecable, ¿eh?

De aquí, de Valencia, es Calatrava. Otro pionero, otro visionario que ha llenado este país de puentes imposibles...

NUEVOS TIEMPOS