BLOGS
14/02/2018 07:31 CET | Actualizado 14/02/2018 07:31 CET

MindTips: 5 Claves para mantenerte enamorado

Getty Images

¿Es posible seguir deseando lo que se tiene? ¿Puede el deseo sobrevivir en parejas estables?

Para vivir necesitamos seguridad y morimos en la rutina consolidada. ¿Cómo unir la brecha que separa lo íntimo, la permanencia y lo confidencial con la aventura, la novedad y la sorpresa?

En el mismo pack queremos al amig@, compañer@, confidente, amante... Un todo en uno que resuelva la contradicción de la polaridad.

¿Vamos al origen para resolver el misterio? ;)

Imagina 2 bebés, cada uno en el regazo de sus progenitores, ambos se sienten seguros, protegidos y confiados. Más pronto que tarde tienen que explorar el mundo.

¿Cómo lo hacen?

El bebé 1 sale mientras los padres le dicen: -¡Tú puedes! ¡Adelante!

Siente la conexión del amor y la capacidad de desconectarse para ir a la aventura. El amor que tiene y el deseo de explorar conviven. ¡Problema resuelto!

El bebé 2 sale mientras le dicen: -Tengo miedo. Me preocupas.

Con semejante mensaje tiene 3 opciones:

1.- Sale de todas formas y regresa con la renuncia a una parte de sí para no disgustar, para no perder el amor. Ha caído en la trampa de asumir como suya la responsabilidad extra de solucionar el malestar del otro.

2.- Sale sin volver la vista atrás y sin regresar jamás. Se lanza a la conquista desde el adiós al amor.

3.- No sale, mutila la curiosidad y la aventura. Auto-destruye su capacidad de evolución.

He visto casos de adultos como el del bebé 2 miles de veces.

La mayoría de nuestros problemas suceden por una distorsión en lo que entendemos como amor y la desconexión con el deseo.

Imagina que eres uno de estos 2 bebés.

¿Eres como el bebé 1 ó el bebé 2?

Si eres como el bebé 1 ¡Te felicito! ¡Enhorabuena! Lo más probable es que tengas una buena relación de pareja.

Si eres como el bebé 2 ¿En cuál de las 3 opciones estás?

¡Píensalo bien!

La crisis del deseo es una crisis de imaginación, curiosidad y falta de motivación por descubrir algo nuevo.

Mira a tu alrededor. ¡Elige un objeto!


¿Sueles indagar en las cualidades de tu pareja como has hecho con este objeto?

¿Cambiaría algo tu relación con una actitud curiosa ante el otro?

Puede que lleves más de 1 año con tu pareja y te empiece a caer mal. ¿Qué puedes hacer?

Dale aire a tu relación y cuando te acerques hazlo como si tuvieras un pie fuera de ella.

Si prefieres las distancias cortas, mira a tu pareja, observa cómo se desenvuelve en su entorno: Segura, confiada y radiante. No hay nada más erotizante que ver a alguien plenamente satisfecho.

Disponte a viajar al misterio del otro.

"El verdadero viaje no consiste en buscar nuevos paisajes

sino en tener nuevos ojos" Proust

Es natural que el deseo suba y baje. ¿Qué lo enciende? ¿Qué lo apaga? La cuestión es saber cómo avivarlo.

¿Quieres despertar el deseo?

Plantéate qué puedes hacer para brillar como pez en el agua en los distintos ámbitos de tu vida: En casa, mientras trabajas, en una reunión de amigos, en una situación difícil, en... en... en...

Si dependes de tu pareja para estar bien ¡Atención! actúas como el bebé 2.

Comparte la alegría y unas buenas risas, practica sexo de calidad, haz del sexo un lugar al que ir.

¿Desde dónde vas hacia el otro? ¿Desde las frustraciones diarias? ¿Desde la reacción emocional? ¿Desde los conflictos no resueltos?

¿Y si te ocupas de resolver tus problemas y acudes al encuentro con curiosidad e imaginación?

El sexo es un espacio común donde recargar las pilas, conectar con las ganas de vivir y de crear.

Puede que todavía te preguntes por las claves:

¿Quieres 5 claves para mantenerte enamorado?

Clave 1.- Ten una buena dosis de egoísmo. Sí, sí, de egoísmo;) Mantente conectado contigo mismo en presencia de tu pareja.

Clave 2 a 5 .- No te acomodes en que te den el trabajo hecho, descubre las 4 claves que te faltan. ¡Reflexiona! ¡Experimenta! ¡Aventúrate!

¡Tú puedes! ¡Adelante!

¡Feliz Cupido!