Ivanka Trump

"Hac铆a tiempo que se hab铆a ido", ha argumentado.
Rechaza una moci贸n presentada por los Trump para evitar testificar y defiende que la Fiscal铆a tiene 鈥渦n claro derecho鈥 a interrogarlos.
Ante el veto de la hija de Trump, han ido peregrinando por las casas de Mike Pence y Barack Obama, hasta que han alquilado un s贸tano. No quedaba otra.
Paralelamente, la Justicia investiga una trama de sobornos para obtener indultos del presidente.
La suma: 740.000 d贸lares. Los implicados: Donald Trump y su hija y asesora, Ivanka.
Despu茅s de su periplo en la Casa Blanca el matrimonio se plantea volver a Nueva York, pero no lo tiene f谩cil.
Ninguna hija de un presidente hab铆a tenido un despacho en el Ala Oeste y acceso a informaci贸n clasificada.
El esposo de Ivanka, un empresario del ladrillo sin experiencia p煤blica y jud铆o ortodoxo, ha logrado imponerse a cr铆ticos y esc茅pticos como asesor estrella.
Fue el momentazo de la noche.