novela por entregas

2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgMister Proper, que como cada ma√Īana despu√©s de su regreso hab√≠a ido a visitar la tumba de su exnovio, se volvi√≥ para descubrir a un hombret√≥n de f√≠sico impresionante, que iba embutido en un mono azul de superh√©roe.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgAl final, las nubes acabaron por disiparse, pero para entonces, el hambre, la sed y el cansancio ya habían empezado a hacer mella en ellos. Habían transcurrido casi cuarenta y ocho horas desde que abandonaran el barco y se sentían realmente cansados.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgEran las 10 y media de la ma√Īana cuando dos mucamas le abrieron la puerta y le condujeron hasta el jard√≠n de la casa. El corderito estaba pastando apaciblemente en el jard√≠n. Al ver a Mister Proper, se apresur√≥ a saludarle.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgAl poco de volver a Marketinia, le prescribieron reposo en un conocido hospital de monta√Īa, de esos a los que iban a recuperarse de sus excesos las estrellas de cine. Llevaba ya tres semanas all√≠ y empezaba a encontrarse f√≠sicamente fuerte, aunque psicol√≥gicamente segu√≠a muy tocado.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgA√Īos atr√°s, cuando Marketinia daba sus primeros pasos, los ciudadanos hab√≠an organizado un refer√©ndum para decidir el sistema de Gobierno con el que se regir√≠a su peque√Īa ciudad-estado. Y optaron por acogerse a la monarqu√≠a parlamentaria.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgLe despert√≥ el agua salada de las olas del mar al salpicarle la cara. Estaba tumbado sobre la arena. Pesta√Īe√≥. Le dol√≠a todo, pero haciendo un esfuerzo sobrehumano, consigui√≥ incorporarse y descubri√≥ que se encontraba en una playa de aspecto paradis√≠aco.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgLa gasolina se terminó dos horas después y tuvo que sustituir el motor por los remos. Mister Proper se despertó con los primeros rayos del amanecer y se ofreció a coger el relevo, pero el capitán declinó su oferta.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgUna tremenda explosi√≥n sacudi√≥ el barco. Todos los presentes en la sala rodaron por el suelo. El Celta, sin embargo, fue m√°s r√°pido que los dem√°s. Aprovechando el desconcierto, se levant√≥ de nuevo, agarr√≥ a la ni√Īa por detr√°s y coloc√≥ el filo de la espada contra su cuello.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpg¬°Est√°is cometiendo un grave error! ¬ŅOs cre√©is que estoy tan loco como para venir s√≥lo a este barco? Hay muchos m√°s polis a bordo -grit√≥ el Capit√°n Pescanova cuando le esposaron a la cama junto a Mister Proper.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgLa situación era desesperada. El Capitán Pescanova miró a su alrededor buscando algo con lo que defenderse. Unos metros más allá del lugar en que colgaban las espadas, vio otro par de armas: una hoz y un martillo cruzados sobre una bandera roja. Todo sucedió muy deprisa.