reforma constitucional

manosLo que realmente deberíamos plantearnos es una revisión del acuerdo constitucional que nos permita un orden social pacífico y justo en las coordenadas del siglo XXI. Es decir, necesitamos otro contrato con el que podamos renegociar el poder, la ciudadanía y las relaciones entre ambos. Un contrato que, por supuesto, debería asumir las lecciones de casi 40 años de experiencia constitucional y que debería responder a una proyección de valentía que no fue precisamente la que caracterizó la transición.
constitucionLa reforma que viene debería ser extensa y profunda. Una reforma en serio. Meditada y adecuada en un ciclo de diálogo, negociación, acuerdo y, finalmente -solo finalmente-, consenso. Un consenso tan ambicioso y valiente como requiere la situación de cansancio de la sociedad y desenchufe generacional de los más jóvenes: y para ello hace falta liderazgo.
Dos meses y un día para las elecciones generales, y los partidos se encuentran inmersos en sus programas electorales y en
tribunal constitucionalSi la Constitución incorpora cláusulas materiales acerca de la justicia y del bien común, entonces sus concretos términos competen a todos los miembros de la sociedad actual y la última palabra ha de residir en el Pueblo, no en una aristocracia judicial.
Hace falta contemplar Europa en nuestra Carta Magna remozada, revisar la sangría desigual del modelo de financiación autonómica y que no se privilegie unas regiones sobre otras, reformar el Senado para convertirla en una cámara territorial y que no siga siendo la Academia de los Ociosos.
¿Acaso no son importantes los terrenos que estudia el PSOE en su reforma de la Cosntitución? Lo son, sin duda. Y cambian cuestiones importantes, ¿qué duda cabe? Pero no estamos tan seguros de que con ellas se dispongan realmente los escenarios innovadores y valientes que no solo modifiquen procedimientos, sino que transformen la mentalidad ciudadana y nuestra política a través del acuerdo jurídico de la vida pública. Y de eso debe tratar una Constitución, ¿no?
constitucion 1978 Todas las Constituciones son producto de una coyuntura, y su futuro se garantiza por su capacidad de adaptación a las necesidades sociales. Si no lo hacemos, el sistema democrático más largo y fructífero de nuestra historia saltará por los aires. Es necesario reformar la Constitución.
articulo 53 consti La Constitución española, y en particular su artículo 53, establece un tratamiento y protección desigual e insuficiente de los derechos humanos, creando derechos "de primera" y "de segunda", lo que tiene consecuencias para la población, especialmente la más vulnerable.
Las dudas continúan en torno a Grecia, pero hay dos certezas que se imponen en la prensa de esta mañana... Hace calor y los
banderas En España, pedir un referéndum molesto equivale, de hecho, a quedarse seguramente con un buen palmo de narices, a no ser que sirva para consolidar el statu quo de la clase económica y política o se solicite solo para tierras tan lejanas como la República Árabe Saharaui Democrática o el Tíbet.