BLOGS
18/06/2013 07:18 CEST | Actualizado 17/08/2013 11:12 CEST

'Erdogan habló, Turquía se revolvió'

Como cada noche desde que empezaron las protestas, la cacerolada habitual tuvo lugar a las nueve de la noche del domingo en las calles de Esmirna. Sin embago a las once, los pitos y sartenes volvían a las ventanas, aún con mayor intensidad.

Como cada noche desde que empezaron las protestas, la cacerolada habitual tuvo lugar a las nueve de la noche del domingo en las calles de Esmirna. Sin embago a las once, los pitos y sartenes volvían a las ventanas, aún con mayor intensidad. Y eso que a esas horas la noticia de las cargas policiales en Taksim ya había recorrido Turquía. Horas después de que el primer ministro, en un mitin en Ankara, dijese que el domingo la policía desalojaría a todo aquel que siguiese ocupando el parque Gezi, la policía, como en ocasiones anteriores irrumpió en la zona, por sorpesa, en dónde se empleó a fondo con gases y chorros de agua.

En pocos minutos las redes sociales se llenaban de mensajes y fotografías. Algunas de las más impactactes provenientes del interior y las inmediaciones del hotel Divan que había prestado apoyo a los manifestantes. Informaciones sobre lugares que abrían sus puertas a los protestantes, vídeos de gente que se encontraba cerca de Taksim y zonas cortadas eran algunas de las cosas que circularon hasta altas horas de la noche. Algunos mensajes de apoyo, entre los cuales destacaba el de una mujer eslovaca casada con un turco, y residente en Esmirna desde hace más de diez años: "Toda esa gente está pasando sus noches y días en la calle luchando por su libertad y la democracia, y ¿para quién? También para mis hijos. Juventud turca estoy muy orgullosa de vosotros y de vuestras madres".

Esmirna el domingo por la noche. Foto: Patricia Franco.

En pocas horas muchas ciudades mostraron su solidaridad con Taksim. En Esmirna hacía días que la afluencia a la plaza Gundoğdu, lugar de concentración en las pasadas semanas, había disminuido, sin embargo en cuanto se conoció la noticia la gente no dudó en echarse a la calle. A través de un enlace que te llevaba a una página de Anonymous livestream.com, se podían seguir las imágenes en directo de lo que estaba ocurriendo tanto en Estambul como en Esmirna. Además en la misma página había un chat abierto en el que cientos de personas dejaban mensajes en tiempo real en varios idiomas, algunos de apoyo, otros con informaciones de lo que etaba ocurriendo e incluso de personas críticas con los manifestantes. A la mañana siguiente, de nuevo división de opiniones y titulares, entre la prensa nacional. Erdogan habló, Turquía se revolvió titulaba el diario Sözcü y el diario Sabah, más cercano al Gobierno, estampaba en su portada un Buenos días Gezi.

Hace unos días circulaban por la red unas declaraciones del ministro de Asuntos para la Unión Europea, Egemen Bağiş, en las que calificaba al primer ministro Recept Tayyip Erdogan de "buena noticia enviada por Dios" y hablaba de "un sucio plan ideado en contra de su partido y su líder mundial, el primer ministro Erdogan". Sin embargo el domingo quedaba de nuevo patente que no hay más oposición que la expontanea, proveniente del pueblo. Además el ministro afirmaba, "lo que nos mueve no es inspiración, es fe", en contraste con "la democracia y la libertad" por la que los protestantes dicen luchar.

ESPACIO ECO