Huffpost Spain

Gruenenthal pide perdón por las malformaciones de la talidomida; las víctimas ven el gesto "insuficiente"

Publicado: Actualizado:
Print Article
1
EFE

La farmacéutica alemana Gruenenthal ha pedido perdón por las miles de graves malformaciones provocadas en niños cuyas madres embarazadas tomaron durante los años 50 y 60 el medicamento conocido como talidomida. La disculpa ha sido tachada de "insuficiente" por los afectados, que exigen una compensación financiera.

La talidomida fue administrada a miles de mujeres para combatir los efectos de la náusea durante el embarazo. Fue retirada del mercado en 1961 después de que pruebas médicas constataran relación entre el medicamento y las malformaciones sufridas por los bebés: brazos y piernas más cortos de lo normal, ceguera, sordera, problemas cardíacos y daño cerebral, entre otras.

Más de 10.000 niños de todo el mundo padecen afecciones derivadas de la administración de la talidomida. Entre 5.000 y 6.000 siguen vivos, según la Asociación Británica de Víctimas de la talidomida, Thalidomine UK. Más de 7.500 niños murieron durante la infancia.

"IMPACTO" A LA EMPRESA

El director ejecutivo de Gruenenthal, Harald Stock, se disculpó por el silencio guardado durante décadas por la compañía en el transcurso de la inauguración de una estatua en memoria de las víctimas. La escultura en bronce, del artista de Aquisgrán Bonifatius Stirnberg, representa a una niña sin brazos y con una malformación en los pies, sentada en una silla y junto a otra vacía, y su coste, de 5.000 euros, ha corrido a cargo de Grünenthal.

estatua

"Pedimos perdón por los casi cincuenta años en los que no hemos podido encontrar una forma de comunicarnos de un ser humano a otro. En lugar de eso, hemos guardado silencio", declaró Stock, quien justificó la ausencia de declaraciones como una expresión "del impacto" que ha causado a la empresa "el destino que ha provocado" en los afectados.

CRÍTICAS

Las palabras del gerente de la farmacéutica fueron recibidas con aplausos en la sala de teatro del centro cultural de Stolberg, aunque también se escucharon voces críticas, que ven en el acto una mera campaña de Grünenthal para lavar su imagen.

El presidente de Thalidomide UK, Freddie Astbury, ha declarado a la BBC que las disculpas han llegado tarde y son insuficientes. "Han tardado mucho en disculparse. Hay muchísima gente afectada por la talidomida. Agradecemos las disculpas pero, ¿hasta dónde están dispuestos a llegar?", declaró Astbury, nacido en 1959 sin brazos ni piernas, y que pidió a la empresa que considere "seriamente" una compensación financiera.

Nick Dobrik, otro miembro de la entidad, dijo que "una petición de perdón sincera y genuina debe admitir irregularidades; la empresa no hizo eso y realmente ha insultado a las víctimas de la talidomida". La compañía, sin embargo, asegura que "no se pudieron detectar" los efectos secundarios de la droga antes de que ésta saliera al mercado.

En Australia, los abogados de víctimas de la talidomida, calificaron como "patéticas" e "insultantes" las disculpas de la empresa.