INTERNACIONAL

Hungría decreta el estado de emergencia en la frontera con Serbia

15/09/2015 08:25 CEST | Actualizado 15/09/2015 15:45 CEST
AFP

Mientras Europa fracasa en su búsqueda de soluciones para la crisis de los refugiados, Hungría echa el cierre a su frontera y sólo dejará pasar a los refugiados sirios que pidan asilo y que tengan documentación. Pero las nuevas medidas no quedan ahí: el Gobierno decretará la situación de crisis en dos condados del sur fronterizos con Serbia para responder a la llegada masiva de inmigrantes.

El responsable de la oficina nacional de desastres, Gyorgy Bakondi, ha explicado este martes durante una rueda de prensa que la zona fronteriza en esos dos condados se ampliará de los actuales 10 metros a un total de 60 con motivo de la entrada en vigor de las nuevas medidas. Asimismo, contemplan la creación de zonas de tránsito para gestionar las llegadas. "Esto puede ayudar a ubicar temporalmente a las personas que buscan refugios o un estatus de protección, así como a procesar las solicitudes de asilo y registro", ha afirmado Bakondi.

Las autoridades húngaras cerraron el pasado lunes un espacio abierto en su alambrada meridional con Serbia por el que discurre una vía férrea usada como guía de quienes llegan procedentes de países como Siria, Iraq o Afganistán. El cierre llegó horas antes de que entrara en vigor a medianoche la draconiana legislación que establece penas de cárcel por entrar al país de forma ilegal.

ESTUDIO DE LA LEGALIDAD DE LA MEDIDA

Por su parte, la Comisión Europea ha confirmado que estudia la compatibilidad de la nueva ley húngara aprobada para responder a la crisis de refugiados, un asunto que abordará el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, en su visita este miércoles y jueves a Budapest.

"Hemos pedido a las autoridades húngaras aclaraciones sobre la legislación y cómo se aplicará e intentaremos dialogar con las autoridades húngaras antes de hablar de conclusiones", ha explicado en rueda de prensa la portavoz de Inmigración e Interior del Ejecutivo comunitario, Natasha Bertaud.

El comisario de Inmigración se desplazará este miércoles por la tarde a Hungría para reunirse con las autoridades del país, incluidos los ministros del Interior y de Exteriores, y visitar el campo de refugiados en Bitske.

"Esperamos que Avramopolous venga con las respuestas", ha explicado Margaritis Schinas, portavoz del presidente de la Comisión Europea, antes de negarse a aclarar los puntos concretos que suscitan dudas en la Comisión. "Preferimos compartirlos antes con nuestros expertos, con las autoridades húngaras", ha puntualizado.

DESÁNIMO ENTRE LOS REFUGIADOS

Mientras, en la zona, en cuestión de minutos el ambiente entre los refugiados ha cambiado de forma radical, de los rostros cansados pero satisfechos por haber alcanzado Hungría a los gestos de desilusión de quienes venían un poco detrás y veían esfumarse el sueño de alcanzar la zona Schengen.

"Espero llegar cuanto antes a Austria, gracias a Dios que ya estoy aquí, apenas he descansado en los últimos días", declaró a la Agencia EFE Abdalá, un joven iraquí que viajaba con su esposa y una niña de tres años, poco antes del cierre del paso fronterizo.

Ahora se escuchan gritos de desesperación: "¡Abrid la frontera! ¡Abrid la frontera!", han gritado varias personas en la frontera entre Serbia y Hungría, mientras al otro lado de los controles la Policía presenciaba la escena, según ha descrito un periodista de la agencia Reuters.

El portavoz del Gobierno húngaro, Zoltan Kovacs, explicó ayer lunes que Hungría rechazará a los refugiados que no hayan solicitado asilo previamente en Serbia.

"Es la norma jurídica internacional, habrá que hacerlo de esa manera", dijo Kovacs en la frontera sur de Hungría con Serbia, al ser preguntado por si estos inmigrantes que están llegando al país podrían ser obligados a volver hacia atrás.

A esto se suma el cierre parcial del espacio aéreo húngaro en su frontera con Serbia, que prohibirá el vuelo hasta una altura de 1.350 metros y sobre una franja de 20 kilómetros.

Durante el día de ayer, un helicóptero de la policía húngara estuvo sobrevolando territorio cercano a la frontera con Serbia en sus tareas de vigilancia.

Además, Hungría ha levantado una valla en sus 175 kilómetros de frontera con Serbia para tratar de frenar la llegada de refugiados de zonas de conflicto.

Por el momento, la Policía húngara ha retenido a 9.380 inmigrantes que cruzaron al país desde Serbia ayer lunes, la cifra más alta en un solo día en lo que va de año, según confirmaron las fuerzas del orden locales hoy martes.

Así está la situación de la crisis migratoria por países:

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

MÁS SERIES