INTERNACIONAL

El Parlamento Europeo adopta sus líneas rojas en la negociación del Brexit

El pleno ha aprobado su posicionamiento sobre las negociaciones sin incluir a Gibraltar, en la línea que defiende España.

05/04/2017 11:01 CEST | Actualizado 05/04/2017 13:43 CEST
REUTERS

ESTRASBURGO.- Como una olla a presión que en cualquier momento puede estallar: así ha sido el debate de este miércoles en el Parlamento Europeo sobre el Brexit. Cada grupo tenía que exponer su postura sobre las condiciones de la Eurocámara para las negociaciones, recogidas en el informe que han aprobado por 516 votos a favor frente a 133 en contra, pero sus opiniones no ha sido lo único que han mostrado. También se ha puesto de manifiesto hasta qué punto a la gran mayoría de los 27 les duele la ruptura y hasta qué punto Reino Unido quiere llevar la voz cantante. Pero los eurodiputados, liderados por su presidente, Antonio Tajani, han sido claros: ese no es su papel ya, son los británicos los que se van y son los británicos los que están en minoría. El Parlamento Europeo juega, además, con la baza de ser quien tiene que verificar el acuerdo de divorcio. Por lo que tendrán que escuchar su voz sí o sí.

Claro que Reino Unido, representado por el euroescéptico Nigel Farage y sus habituales salidas de tono, también ha lanzado sus propias píldora vinculadas, cómo no, a la deuda británica y Gibraltar: "Será esa cuestión la que rompa las negociaciones". Al británico no le ha debido gustar que en el texto aprobado por el Parlamento Europeo no se haya incluido a Gibraltar, en la línea que defiende el Gobierno de España y algo que apoyan los grandes grupos de la Eurocámara. Tampoco han salido adelante ninguna de las tres enmiendas que pedían nombrar a Gibraltar, que habían sido interpuestas por eurodiputados británicos: una laborista, un conservador y un euroescéptico.

Más allá de la cuestión de 'La Roca', los líderes europeos han querido mostrar su firmeza, defendiendo una y otra vez en sus exposiciones que los intereses de los ciudadanos deben estar en el centro de las discusiones, tal y como se señala la resolución. Quieren un trato justo tanto para los ciudadanos de la UE en Reino Unido como para los británicos en otros Estados miembro. El estatuto y los derechos de ambos deben estar sujetos a los "principios de reciprocidad, equidad, simetría y no discriminación", subrayan. Además, en el texto también hay una advertencia explícita a Reino Unido contra cualquier intento de tocar los derechos de los europeos antes de que la salida sea oficial.

Marcar las líneas rojas y exponerlas ha llevado a momentos en los que el tono conciliador no ha sido la nota predominante. Esto ha obligado a Tajani a dejar claro, cuando sólo habían pasado 15 minutos del inicio de la sesión, que lo que quería es que se respetaran "los límites" y se expusieran las posturas "con educación". "Visto el carácter delicado del debate no voy a aceptar tarjetas azules —son las que levantan los eurodiputados cuando quieren hacer una pregunta a la persona que acaba de intervenir— durante el desarrollo del mismo. Esto no se va a convertir en un estadio de fútbol", ha dicho. La advertencia llegó después de las intervenciones de los líderes de los grupos popular y socialista, ambas en tono desafiante.

Tardaron nueve meses en redactar una carta de seis páginas, pero finalmente la recibimos

"Tardaron nueve meses en redactar una carta de seis páginas, pero finalmente la recibimos", ha empezado diciendo el líder del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, el alemán Manfred Weber. Ha sido él, el primero en intervenir tras la presentación de Tajani, el que ha sacado la cuestión de Gibraltar, tan de actualidad estos días. "¿Se nos ha ido la cabeza? No llevamos no hace ni una semana que se activó el Brexit y la primera ministra británica ya ha tenido que aclarar que no habrá una intervención militar", ha ironizado. En el mismo tono severo se ha dirigido el líder de los socialistas europeos en la Eurocámara, Gianni Pittella: "Sus mentiras a los británicos han creado el caos, no voy a mentir aquí".

REUTERS
Manfred Weber

Más conciliador se ha mostrado el jefe negociador de la Eurocámara para el Brexit, el liberal belga Guy Verhofstadt, que ha optado por un mensaje cargado de sentimiento hacia lo que la UE ha significado y lo que puede hacer en esta nueva etapa. "El miércoles pasado —cuando se activó el Brexit— fue día triste, pero reconozcamos que la relación entre Reino Unido y la UE siempre fue como un matrimonio de conveniencia. Estoy seguro al 100% de que algún día un joven líder británico solicitará volver a la UE", ha asegurado el liberal. Pero este mensaje más optimista, con cierta autocrítica y con ganas de empezar una nueva etapa basada en la "libertad, justicia y paz", se ha venido abajo tan pronto ha intervenido el euroescéptico Nigel Farage.

GIBRALTAR, GIBRALTAR Y GIBRALTAR

El exlíder del UKIP ha dicho directamente que Gibraltar va a romper el acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido, por el veto que España utilizará si se incluye el peñón en el acuerdo en vez de tratarse de forma bilateral entre Londres y Madrid.

Por otro lado, Farage ha afirmado que es "una hipocresía" que los Veintisiete digan que irán una a una en las negociaciones y que no se admitirán acuerdos bilaterales de los Estados miembros con Londres, "pero se incluya una cláusula que dice que España tiene derecho de veto si no están de acuerdo con la solución para Gibraltar". Lo peor de su intervención aún estaba por llegar.

Sus exigencias son vengativas, malévolas, se comportan ustedes como una mafia, como si nosotros fuéramos rehenes. Pero somos libres como un pájaro y nos vamos si queremos

Farage se ha mostrado "satisfecho" de que con el Brexit Reino Unido "vuelva por fin a tener un Gobierno totalmente independiente y democrático", ya que, a su juicio, las condiciones que quiere imponer la UE a la negociación "son malévolas" y ha acusado a la UE de comportarse de forma "mafiosa". "Sus exigencias son vengativas, malévolas, se comportan ustedes como una mafia, como si nosotros fuéramos rehenes. Pero somos libres como un pájaro y nos vamos si queremos", ha añadido el eurodiputado, que ha sido reprendido inmediatamente por el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, por utilizar la palabra "mafia".

REUTERS

Pero él ha seguido en su línea, y ha pasado a las amenazas: ha asegurado que la primera ministra británica, Theresa May, "no piensa cumplir" las exigencias de Bruselas, incluidos "los 52.000 millones de libras de factura que dicen que tenemos que pagar, una cifra que se han sacado de la manga, que parece un rescate" para la UE, ha señalado el líder del UKIP.

La réplica española a Farage ha llegado de la mano del popular Esteban Goznález Pons, quien ha recordado el tono empleado desde que se activó el Brexit: "Han pasado sólo siete días y no paramos de escuchar palabras de desprecio hacia España. Se equivocan si creen que fuera van a tener los mismos amigos o mismos derechos que dentro".

A continuación, tanto el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, como el negociador principal de la UE para el Brexit, Michel Barnier, han rebajado el tono protagonizado por Farage. Juncker ha insistido en la necesidad de una UE "unida más que nunca para ser más fuertes", mientras que Barnier, dirigiéndose directamente a Farage, ha dicho que "nunca" castigarán a Reino Unido por marcharse y que de lo único que se trata es de "saldar las cuentas". "Ni más ni menos", ha sentenciado Barnier, que ha intervenido por primera vez en la Eurocámara.

Prioridades del Parlamento Europeo, asumidas en el informe aprobado:

- Las negociaciones deben llevarse a cabo de buena fe y con total transparencia.

- No puede haber una conexión entre cuestiones de seguridad y la futura relación económica.

- El proceso de paz debe continuar en Irlanda del Norte y evitarse una "frontera dura" con Irlanda.

- Reino Unido debe cumplir con todas las obligaciones que ha comprometido, incluidas las relacionadas con el presupuesto.

- Las bases de la futura relación entre la UE y el Reino Unido sólo podrán discutirse una vez que se hayan hecho progresos sustanciales en las conversaciones sobre cómo el Reino Unido abandonará la UE.

- No habrá mercado único a la carta: pertenecer al mercado único conlleva permitir la libre circulación de bienes, capital, servicios y personas.

- Dato: Pese a que numerosos eurodiputados se han referido durante el debate a la cuestión de Gibraltar, no hay mención de este territorio en la resolución adoptada por el pleno.

- No puede haber negociaciones separadas con países de la UE o con terceros países.

CONDENA DEL ATAQUE EN SIRIA

Siria también ha estado presente en la sesión de este miércoles. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha expresado la condena de la institución del "inaceptable" ataque perpetrado supuestamente con armas químicas en la provincia siria de Idlib, que el miércoles dejó cerca de un centenar de muertos.

"Es inaceptable y contradice los valores que tenemos el deber de defender tanto dentro como fuera de nuestras fronteras", ha declarado al abrir la sesión plenaria de este miércoles en Estrasburgo (Francia).

Tajani ha mostrado también el horror sentido al ver las imágenes de las víctimas del ataque, entre las que hubo decenas de niños, y ha lamentado que el pueblo sirio lleve años "martirizado" por la guerra.

También el líder de los socialistas europeos en la Eurocámara, Gianni Pittella, se ha referido al ataque en Idlib y ha señalado al régimen de Bashar al Assad y a sus aliados por lo ocurrido. "Es una vergüenza para los autores del ataque, para los responsables políticos y para quienes les apoyan y han dado carta blanca", ha concluido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Serán los británicos los que salven a Europa?

Lo que piensan del Brexit algunos británicos que veranean en Tenerife

Los 'eurorehenes' de Theresa May

La embajada en Reino Unido creará una ventanilla para resolver dudas de los españoles sobre el Brexit