INTERNACIONAL

Malala cumple 20 años y lo celebra con una fiesta en el parque de atracciones de Mosul, recién liberado de las manos del ISIS

La Premio Nobel de la Paz viaja a Irak para enfatizar la necesidad de la educación de las niñas frente a la cerrazón yihadista.

14/07/2017 21:10 CEST | Actualizado 14/07/2017 21:10 CEST
MALALAFUND / INSTAGRAM
Malala Yousafzai, en el centro de la imagen, comiendo algodón de azúcar con chicas iraquíes de Mosul.

Malala Yousafzai no es una chica normal. En 2014 ganó el Nobel de la Paz y se convirtió en la premiada más joven de la historia de la academia sueca. Antes, había sobrevivido a un ataque de los talibanes en su país, Pakistán, por defender el derecho de las niñas a ir a la escuela, igual que los varones. Su actitud valiente, su claridad de ideas, su peleón empeño en lograr un mundo más justo, erigido sobre los derechos humanos y la educación... Todo ha hecho de ella uno de los personajes más queridos del planeta. Pero es que cada vez que hace algo nos enamora más.

Por ejemplo, acaba de cumplir 20 años y ha decidido festejarlo de la forma más maravillosa: volando hasta Mosul (Irak), una ciudad que hace menos de una semana que ha sido completamente liberada, tras tres años en manos del autodenominado Estado Islámico (ISIS,EI, Daesh). Allí ha visitado uno de los campos de refugiados, donde las niñas están empezando de nuevo a ir a clase, después de aguantar todo este tiempo encerradas en casa, porque los yihadistas les impedían estudiar. Malala, luego, se ha llevado a sus nuevas amigas al parque de atracciones recién reabierto -la diversión estaba vetada por el ISIS- y se ha divertido con ellas comiendo algodón de azúcar y montando en los coches de choque.

(Puedes seguir leyendo tras el tuit...).

La presencia de Malala en Irak forma parte de su Girl Power Trip, una campaña que la lleva por diferentes lugares del mundo en los que el derecho a la educación de las mujeres está en peligro o brilla por su ausencia.

En su blog, la Premio Nobel ha relatado en su blog las sensaciones y propósitos de este viaje, con el que cruza definitivamente la línea de la mayoría de edad. "Elegí pasar mi cumpleaños de este año en Irak para encontrarme con niñas como Nayir, de 13 años. Cuando los extremistas ocuparon Mosul, ella estuvo tres años sin poder ir al colegio. Su familia escapó de la ciudad en abril cuando su padre fue capturado por el ISIS. No han vuelto a saber de él", relata.

Destaca cómo ha recordado, hablando con estas niñas, el tiempo en el que ella misma temía que los talibanes no la dejasen volver nunca a la escuela, con ataques constantes, hasta que la tirotearon en un autobús, y con su padre, el profesor Ziauddin, defendiendo la presencia de las niñas en las aulas y perseguido por los más radicales.

"Mientras esté en Irak, me reuniré con niñas que comparten mi historia. Todas estas niñas (iraquís, kurdas, cristianas, sirias...) han sufrido la violencia y el miedo en sus cortas vidas", ha escrito.

Un mensaje poderoso de una de las personas de referencias que todo el mundo debería tener.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Malala se abre Twitter

- Malala, la Nobel más joven del mundo que pelea para entrar en Oxford como cualquier estudiante

- Trump le "destroza" el corazón a Malala

- Cadena perpetua para diez talibanes por tratar de matar a Malala