INTERNACIONAL

La adicción a los opiáceos en EEUU es una "emergencia nacional" y primera causa de muerte accidental

Los muertos por sobredosis ya son más que los de armas de fuego y accidentes de tráfico sumados.

11/08/2017 09:24 CEST | Actualizado 11/08/2017 09:24 CEST
AFP
Jeringuillas y medicamentos tirados en el suelo de un campamento de heroinómanos en Filadeldia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, va a declarar una "emergencia nacional" por la adicción a los opiáceos en el país, que causa la muerte a 91 estadounidenses cada día y ya es la primera causa de muerte accidental, superando la suma de los muertos por arma de fuego y en accidentes de tráfico.

"La crisis de los opiáceos es una emergencia. Y estoy diciendo oficialmente ahora que es una emergencia. Esto es una emergencia nacional y estamos redactando documentos para certificarlo", ha afirmado Trump a los periodistas desde su club de golf de Nueva Jersey, donde pasa sus vacaciones.

"Nunca ha habido algo como lo que ha sucedido en este país durante los últimos cuatro o cinco años", ha agregado el mandatario republicano. Esta declaración permitirá destinar más fondos y recursos para combatir la adicción a los calmantes y a la heroína.

Muchas de las víctimas se vuelven adictas después de que se les recete este tipo de fármacos y acaban recurriendo a la heroína en el mercado ilegal.

Trump hace esos comentarios tras abordar el martes con su equipo la crisis generada por la adicción a analgésicos opiáceos con receta, como OxyContin o Vicodin, que lleva a muchos estadounidenses a engancharse después a la heroína, más barata en el mercado negro.

Muchas de las víctimas se vuelven adictas después de que se les recete este tipo de fármacos y acaban recurriendo a la heroína en el mercado ilegal, una vez desarrollada la dependencia de la droga.

"Nadie está a salvo de esta epidemia, que amenaza a todos, los jóvenes y los viejos, los ricos y los pobres, las comunidades urbanas y las rurales. Todo el mundo está amenazado. Las sobredosis por drogas son la causa principal de muerte accidental en Estados Unidos", dijo entonces Trump.

Las sobredosis por drogas son la causa principal de muerte accidental en EEUU, superando la suma de los muertos por armas de fuego y los de accidentes de tráfico.

La estrategia del mandatario pasa por "ser duros en la frontera sur, donde entra mucho de esto", en aparente referencia a la heroína consumida en EEUU, de la que alrededor del 90% proviene de México. Trump también está "hablando con China", desde donde llegan ciertos tipos de drogas sintéticas.

"También estamos trabajando con los agentes que aplican la ley para proteger a los ciudadanos inocentes de los narcotraficantes que envenenan a nuestras comunidades. Para tener una sociedad libre de drogas, es absolutamente vital tener unas agencias de seguridad fuertes", considera el magnate.

El tercer ingrediente, según Trump, es "evitar que la gente use drogas", porque "si no empiezan, no tendrán un problema, y si empiezan, es terriblemente difícil dejarlo".

CONTRA LA OXICODONA, CODEÍNA Y FENTANILO

La Agencia Antidrogas de EEUU (DEA) ha propuesto reducir un 20% la producción de opiáceos en 2018, sobre todo de los calmantes más comunes, como oxicodona, codeína y fentanilo.

"Los médicos, farmacéuticos y pacientes deben reconocer los riesgos inherentes a estas fuertes medicinas, especialmente en el uso a largo plazo", ha afirmado el director interino de la agencia.

La estrategia de Trump es "ser duros en la frontera sur, donde entra mucho de esto".

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han instado a los proveedores de salud a ser más cautelosos en la prescripción de este tipo de medicamentos y advertir a los pacientes sobre los riesgos que conllevan.

El Fiscal General Jeff Sessions, cuyo departamento de Justicia va a crear una Unidad de Detección del Fraude y el Abuso de Opio, ha añadido: "Esta nación nunca ha visto muertes por sobredosis cercanas a estas cifras, y por cada muerte hay muchos que sufren adicciones debilitantes".

ENTRE DOS Y TRES MILLONES DE ADICTOS

Entre dos y tres millones de personas son adictas a la heroína o a fuertes medicamentos para el dolor vendidos bajo receta médica, y 95 millones de estadounidenses los consumieron en 2016, según la American Society of Addiction Medicine.

Las muertes en EEUU por sobredosis accidental de ambos productos ya superan a las provocadas por armas de fuego y accidentes de tráfico sumadas. Cada día, 91 estadounidenses mueren por sobredosis de opiáceos por el aumento en la venta con receta de analgésicos, cuatro veces mayor que en 1999.

Las muertes en EEUU por sobredosis accidental de ambos productos ya superan a las provocadas por armas de fuego y accidentes de tráfico sumadas.

Las cifras más altas de opioides recetados se registran en ciudades pequeñas de residentes blancos no hispanos, en las que existe más prevalencia de personas con patologías crónicas como diabetes y artritis, y con una tasa de desempleo alta.

El mandatario prometió durante la campaña electoral "luchar la batalla" contra los opiáceos, que en 2016 mataron a casi 60.000 estadounidenses, según los datos preliminares del Gobierno, un aumento de 19% con respecto a 2015, de acuerdo a estimaciones de The New York Times.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

NOTICIA PATROCINADA