POLÍTICA
23/12/2012 13:45 CET | Actualizado 23/12/2012 21:11 CET

El presidente canario, Paulino Rivero, aboga por limitar la inmigración para reducir el paro

Gtresonline

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha dicho que en las islas no será posible reducir los índices de paro mientras la llegada de activos extranjeros siga incrementándose como lo ha hecho hasta ahora; por eso cree oportuno establecer ciertos límites que permitan dar trabajo a los demandantes de empleo y ofrecer un nivel de servicios públicos adecuado.

En su blog personal, Paulino Rivero ha querido dejar claro que defender la articulación de mecanismos para regular el crecimiento poblacional es "un ejercicio de responsabilidad tan razonable como inaplazable", pues el constante incremento de activos -provocado por la inmigración- "seguirá impidiendo que se reduzca los índices de paro".

Rivero ha recordado que casi 180.000 extranjeros se han establecido en Canarias en los últimos diez años, y en 2011, fruto de los movimientos migratorios, 23.000 nuevos activos. Y en este sentido, ha indicado que la economía canaria "no tiene capacidad" para dar salida a estos crecimientos poblacionales.

REGRESO DE INMIGRANTES

Sin embargo, en los últimos meses se multiplican los casos de inmigrantes que retornan a sus países ante la falta de expectativas en España. En 2011 descendió el número de inmigrantes desde que existe la serie histórica y la población extranjera se redujo en 40.447 personas, un 0,7% del total, según el padrón. Por comparar, en 2007 llegaron a España 749.208 extranjeros.

Según un estudio elaborado hace unos meses por la Organización Internacional de Migraciones (OIM) y que lleva por título Impactos de la crisis sobre la población inmigrante en España, el paro se ceba especialmente con los inmigrantes, que en 2011 llegaron a duplicar la tasa de desempleo (39,1%) que la de los oriundos (18,4%).

"SIN ALARMISMOS"

Según los datos del INE, Canarias es la segunda comunidad en la que más ha crecido la población en los últimos años, un 22,9 por ciento, pasando de 1,6 millones de habitantes en 2001 a algo más de 2 millones en 2012 (+388.178 personas), incremento que Rivero achaca a que en los últimos diez años han llegado a las islas 178.574 extranjeros, alcanzando los 276.524.

Estas cifras, según el presidente, obligan a hacer una reflexión "sin alarmismos" y a abrir un debate sobre la capacidad de carga del archipiélago, analizando cuántos empleos es capaz de crear la economía canaria y detectando los impactos de este crecimiento poblacional en el territorio y en la prestación de servicios públicos.

UN DEBATE "IMPRESCINDIBLE"

En su opinión, este debate es "imprescindible" y no se debe "contaminar" con acusaciones "gratuitas e injustificadas", y ha querido dejar claro que "no se trata de arrinconar al que es diferente, sino de establecer ciertos límites que permitan dar trabajo a todos los que ahora mismo lo demandan".

Canarias es una de las Comunidades Autónomas que, tradicionalmente, ha sufrido mayor paro que en la Península. Según la Encuesta de Población Activa, en septiembre de 2012 la tasa de desempleo en la comunidad era del 33,63%, muy lejos del mínimo de los últimos años, que fue del 9,93% en marzo de 2001. En los 90, Canarias también registró altas cifras de paro. Por ejemplo, en marzo de 1990 la tasa era del 22,31% y llegó al 28,66% dos años después.

OPINIONES SIMILARES

El presidente de Canarias ha afirmado que la crisis no ha sido un factor disuasorio para la llegada de miles de personas a las islas, lo que hace "muy complicado" adecuar el sistema público de servicios esenciales a este incremento de población. Es más, insiste en que es "materialmente imposible" que el mercado laboral canario absorba la incorporación de tantos nuevos activos.

Rivero no es, en cualquier caso, el único que se ha culpado últimamente a los inmigrantes de los malos datos del paro. El presidente de la CEOE, Juan Rosell, aseguró este verano: "Hace unos años, en España teníamos un paro del 8% y los empresarios intentábamos contratar trabajadores y prácticamente no teníamos oportunidades de contratar. Entonces abrimos las puertas al exterior y durante una serie de años entraban en España cada año alrededor de 500.000 o 600.000 no nativos. Eso fue un problema y hoy, visto en perspectiva, se ve claramente".

También en Europa diversos líderes ultraderechistas se han manifestado a favor de controlar la inmigración. En Francia, , Marine Le Pen abogó el año pasado por controlar la inmigración entre Francia y España."No quiero suprimir el derecho de asilo pero lo que ocurre hoy es que se trata de refugiados económicos, no políticos", aseguró.

En Grecia, crece la popularidad del partido Amanecer Dorado, que ha llevado a cabo persecuciones contra inmigrantes, a los que ve como la causa de buena parte de los males del país. Incluso ha creado una agencia de empleo de la que quedan excluidos los extranjeros.

Para revertir conseguir reducir las cifras de paro y garantizar unos servicios públicos sostenibles, Paulino Rivero aboga por no recortar los fondos del Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC), que el Gobierno del Partido Popular ha rebajado de 42 a 10 millones, pues eso significa "dejar a miles de canarios en una situación de vulnerabilidad inaceptable e injusta".

Así, el mandatario canario reiteró la necesidad de promover una reflexión sobre la capacidad de carga del archipiélago, algo que -recordó- ya está haciendo la Comisión Europea al estudiar la afección del crecimiento poblacional en la prestación de los servicios públicos esenciales.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'