INTERNACIONAL
09/09/2013 09:24 CEST | Actualizado 09/09/2013 09:24 CEST

La oposición a Putin liderada por Alexéi Navalni pierde las elecciones a la alcaldía de Moscú

EFE

Los opositores moscovitas tendrán que esperar a las siguientes elecciones para intentar de nuevo cambiar a su alcalde.

El oficialista Serguéi Sobianin, uno de los hombres de confianza del presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha sido reelegido alcalde de Moscú con el 51,33 % de los votos, según ha informado este lunes la Comisión Electoral de la capital rusa.

Según la Comisión, estos datos corresponden al escrutinio del 99,83 % de los colegios electorales, por lo que ya se ha descartado una segunda vuelta (se realiza cuando ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta de los votos).

El gran derrotado en estos comicios, en los que ha participado sólo el 32% del electorado, ha sido el bloguero y líder opositor Alexéi Navalni, que ha recibido el apoyo del 27,27 % de los votantes. Tras él, el comunista Iván Mélnikov, que obtenido el 10,7 % de los sufragios, en unos comicios en que la participación fue apenas del 32 %.

Los otros candidatos han sido el líder del partido liberal Yábloko, Serguéi Mitrojin, consiguió el 3,51 % de los votos; el ultranacionalista Mijaíl Degtiarov, el 2,86 %, y el socialdemócrata Nikolái Lévichev, el 2,79 %.

LA OPOSICIÓN NO RECONOCE LOS RESULTADOS

Nada más conocerse las primeras cifras preliminares, Navalni declaró que no reconoce los resultados electorales, ya que en su opinión se cometieron numerosas irregularidades para garantizarle a Sobianin la mayoría absoluta.

"Nuestros sondeos a pie de urna muestran de manera innegable que habrá una segunda ronda electoral", ha declarado el dirigente opositor.

Navalni, que fue uno de los principales promotores de las protestas que recorrieron Moscú por el supuesto fraude en las elecciones legislativas celebradas el 4 de diciembre de 2011 en Rusia, fue condenado a cinco años de prisión en julio acusado de malversación de fondos. Sin embargo, la Fiscalía solicitó su puesta en libertad hasta que se resuelva el recurso de apelación presentado por el bloguero.

Según el opositor, la persecución judicial en su contra es por motivos políticos.