INTERNACIONAL
15/10/2013 11:32 CEST | Actualizado 15/12/2013 11:12 CET

Bachar al Assad: El Nobel de la paz "debería haber sido mío"

AFP

Bachar al Assad se siente un premio Nobel de la Paz. El dictador de Siria, afianzado en el poder tras desvanecerse la amenaza de un ataque de EEUU, ha bromeado con que él debería haber recibido el galardón.

"Debería haber sido mío", dijo, según la agencia AFP, que cita a un periódico libanés en favor del régimen sirio. El premio, en realidad, fue otorgado a la Organización Para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que recientemente ha estado en Siria verificando el desarme de Assad, la condición impuesta por EEUU y otras potencias internacionales a cambio de no atacar.

Según el diario Al-Akhabar, Assad hizo el comentario "bromeando" mientras comentaba el galardonado de este año, que llega después de que le fuera concedido a la Unión Europea o a Barack Obama, entre otros.

La OPAQ tiene previsto verificar el desarme de Assad, que en 2014 debería haber destruido su arsenal de armas químicas. Según los rebeldes, que controlan parte del país, el dictador ha gaseado a su propia población, algo compartido por buena parte de la comunidad internacional, con las reservas de Rusia y China.

El diario también asegura que Assad propuso en 2003 que todos los países de la región prescindiesen de sus armas de destrucción masiva, quizás un argumento más en favor de su candidatura.

En Siria han muerto más de 115.000 civiles desde que comenzase la guerra civil, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

ESPECIAL PUBLICIDAD