POLÍTICA
29/11/2013 13:14 CET | Actualizado 29/11/2013 18:39 CET

La Audiencia de Valencia decide excarcelar a Miguel Ricart, el asesino de las niñas de Alcàsser

Miguel Ricart, único condenado por el triple crimen de las niñas de Alcàsser, queda en libertad tras cumplir 21 años de condena. La Audiencia de Valencia ha declarado cumplidas las penas impuestas y ha acordado su inmediata puesta en libertad. Ricart ha salido de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) a las 17.42 horas de este viernes.

Según el Tribunal Superior de Justicia valenciano, la sala desestima las peticiones de las partes, que pedían el mantenimiento de la aplicación de la 'doctrina Parot' a Ricart, que debía haber sido excarcelado en 2011, pero un año antes se le aplicó la doctrina Parot y se fijó su nueva fecha de salida en 2023.

El también conocido como 'El Rubio' podrá cobrar una pensión de exrecluso de 436 euros durante entre seis y 18 meses. Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press Mariano Lorente, abogado penalista de Valencia, quien ha indicado que ésta es la pensión establecida para los exreclusos, y que en este caso lo más normal es que se alargue hasta los 18 meses por todo el tiempo que ha estado en prisión.

Cuando finalice este periodo, Ricart tendrá que buscarse la vida para subsistir y encontrar un trabajo. Asimismo, el reo podrá reclamar una indemnización por haberse retrasado su salida de la cárcel debido a la aplicación de la doctrina Parot.

LA NOCHE DEL 13 DE NOVIEMBRE DE 1992

Ricart, de 44 años, fue condenado en el año 1997 a 170 años de prisión por el secuestro, violación y asesinato de Miriam, Toñi y Desirée, las tres niñas de 14 y 15 años del municipio valenciano de Alcàsser. Desaparecieron la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían haciendo autoestop a una discoteca de la vecina localidad de Picasent, donde se celebraba una fiesta del instituto.

En enero de 1993, dos apicultores encontraron los cadáveres semienterrados en una fosa. Las investigaciones policiales apuntaron a que el triple crimen fue cometido por los delincuentes comunes Antonio Anglés y Miguel Ricart (de 26 y 23 años respectivamente), pero el primero de ellos, que estaba de permiso penitenciario, huyó en cuanto conoció que estaba siendo buscado y aún hoy continúa en paradero desconocido.

Ricart fue, por tanto, el único detenido, juzgado y condenado.

SIN PRONÓSTICO DE REINSERCIÓN

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, reconoció recientemente que Ricart no tenía "pronóstico favorable de reinserción" y explicó que este tipo de delincuentes suelen tener buen comportamiento en prisión, porque en el "código carcelario" tienen "enorme rechazo" y "buscan el cobijo de quien por imperativo legal tienen la obligación de protegerlos", es decir, de los funcionarios.

Según comentó, Ricart ha hecho "algún programa" de los que la Administración oferta a este tipo de personas, pero "no existe un pronóstico favorable de reinserción". De hecho, recordó que ha cumplido la mayor parte de su condena en primer grado, el más restringido, y que cuando pasó la segundo grado --aunque limitándosele el acceso a permisos-- fue por decisión del juzgado de Vigilancia en contra del criterio de la administración.

TE PUEDE INTERESAR

8 claves de la 'doctrina Parot'

Estrasburgo tumba la 'doctrina Parot' definitivamente

Los presos beneficiados de la anulación de la doctrina Parot (FOTOS)

ESPACIO ECO