ECONOMÍA
19/12/2013 08:58 CET | Actualizado 19/12/2013 08:58 CET

El Ecofin cierra un acuerdo sobre el mecanismo único de resolución de bancos

EFE

Pasito a pasito, como todo en la UE. Los ministros de Economía y Finanzas han cerrado un acuerdo sobre el futuro mecanismo único de resolución bancaria.

Después de unas intensas semanas de negociaciones, los Veintiocho ha logrado sellar un pacto en la noche del miércoles que sienta las bases del mecanismo, el conocido como segundo pilar de la unión bancaria, que comenzará a funcionar en 2016.

Los países participantes -en un principio, los miembros de la zona del euro y aquellos que se unan voluntariamente- se comprometen a firmar un tratado internacional sobre el que se asentará el fondo de resolución, similar al que fue necesario para crear el fondo de rescate permanente de la zona del euro (MEDE).

El fondo de liquidación se nutrirá de aportaciones anuales de 5.500 millones de euros procedentes de la banca y estará dividido en compartimentos nacionales, hasta que en 2026 se haya alcanzado un total de 55.000 millones de euros.

En concreto, cada año se pondrán en común un 10% de los fondos, de manera que en 2026 sea una verdadera caja única europea.

DÉCADA DE TRANSICIÓN

Durante la década de transición, en el caso de que haya que liquidar un banco, se recurrirá a los fondos del compartimento del país en que la entidad está basada, pero también se podrán utilizar los recursos de los compartimentos de los demás países.

En el caso de que haya que hacer frente a una quiebra durante la fase inicial y no haya suficientes fondos disponibles en el cajón del país o de los países en los que está asentado el banco, se podrá también acudir a las cajas de los demás países.

Además, los Veintiocho han acordado que si esto tampoco es suficiente, se tendrá que recurrir a los cortafuegos nacionales y se podrán exigir contribuciones adicionales posteriores a la banca.

Si no se logra todavía cubrir los costes de la quiebra con estas herramientas, también se podrá recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y solicitar un programa de asistencia financiera similar al concedido a España, lo que supondrá asumir un programa con condiciones a cambio del crédito.

Los Estados miembros se han comprometido a finalizar sus negociaciones sobre el tratado intergubernamental para el uno de marzo de 2014.

El acuerdo será presentado a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE durante la cumbre que celebrarán mañana y el viernes, para que le den su visto bueno, y permitirá comenzar las negociaciones en enero con el Parlamento Europeo