NOTICIAS
20/01/2014 14:01 CET | Actualizado 20/01/2014 20:33 CET

La nave Rosetta se prepara para el primer aterrizaje de la historia en un cometa (VÍDEO)

Watch live streaming video from eurospaceagency at livestream.com

La sonda europea Rosetta ha enviado esta tarde la señal de que se ha despertado tras dos años y medio de hibernación para limitar el consumo de energía en su viaje hacia el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

El director de Operaciones de Rosetta, Andrea Accomazzo, ha confirmado la llegada de la señal de la sonda en el centro de control de operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Alemania, donde reinaba el júbilo entre los asistentes.

La señal confirma que los sistemas electrónicos de la sonda funcionan de nuevo y que sigue en el espacio.

El despertador de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha sonado a las 11.00 horas de este lunes.

Tras su despertar, la sonda ha empezado a calentar los sensores de estrellas del satélite, un proceso que, según los científicos, tarda unas seis horas. A continuación encenderá brevemente sus motores para detener el movimiento de rotación y ajustará su orientación para garantizar que sus paneles solares siguen apuntando hacia el Sol.

En cuanto los sensores de estrellas estén listos, el satélite calculará con precisión su orientación y apuntará su antena de alta ganancia hacia la Tierra, encenderá su transmisor y enviará la señal que confirmará que se ha despertado. En ese momento Rosetta se encontrará a unos 807 millones de kilómetros del planeta, lo que significa que la señal tardará unos 45 minutos en llegar hasta las estaciones de seguimiento.

Con la señal de confirmación, comienza uno de sus grandes retos espaciales de 2014: aterrizar en noviembre sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, para estudiarlo en profundidad.

67P/CHURYUMOV-GERASIMENKO

Los cometas son los elementos constitutivos del Sistema Solar primitivo y, probablemente, el origen de gran parte del agua de la Tierra. Se cree que también podrían haber traído a la Tierra los ingredientes necesarios para que surgiese la vida. La misión Rosetta, compuesta por una sonda y por un módulo de aterrizaje, será observar la roca desde cerca, ayudando a comprender mejor el papel que jugaron estos objetos en la evolución del Sistema Solar.

Rosetta, que debe su nombre a la piedra que permitió descifrar el lenguaje jeroglífico de los egipcios, comenzó su viaje el 2 de marzo de 2004, siguiendo una compleja trayectoria que incluía tres aproximaciones a la Tierra y una a Marte para aprovechar su impulso gravitatorio. De camino a su objetivo, la sonda europea sobrevoló y fotografió dos asteroides: Steins, el 5 de septiembre de 2008 y Lutetia, el 10 de julio de 2010.

En julio de 2011 Rosetta entró en modo de hibernación para recorrer el tramo más solitario y frío de su viaje, cuando se encontraba a unos 800 millones de kilómetros del Sol, cerca de la órbita de Júpiter. La sonda orientó sus paneles solares hacia la estrella para recibir toda la energía posible y comenzó a rotar lentamente sobre su propio eje para mantener la estabilidad.

A 9 MILLONES DE KILÓMETROS

Actualmente, Rosetta todavía está a unos 9 millones de kilómetros de su objetivo. A medida que se aproxime, se encenderán y comprobarán los once instrumentos científicos de la sonda y los diez del módulo de aterrizaje.

A principios de mayo la distancia hasta el cometa será de dos millones de kilómetros. A finales de ese mismo mes está previsto realizar una importante maniobra para ajustar el rumbo que le permitirá encontrarse con el cometa en agosto. Las primeras imágenes de 67P/Churyumov-Gerasimenko se recibirán en mayo, y serán de especial importancia para refinar los cálculos de la posición y de la órbita del cometa.

Rosetta tomará miles de imágenes mientras se aproxima, que permitirán comprender mejor las principales características del cometa, tales como su velocidad de rotación o la orientación de su eje.